Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/25/2016 11:07:00 PM

¿Por qué es tan difícil instalar una antena celular en Colombia?

En zonas apartadas del país todavía consideran que las antenas pueden causar impotencia o hacer parte de ritos de brujería. A pesar de los esfuerzos, la conectividad es insuficiente.

Una de las razones por las que la calidad de la telefonía celular sigue siendo insuficiente en Colombia es la falta de antenas que brinden la cobertura necesaria para que las llamadas no se caigan o los planes de datos no sean intermitentes. Detrás de este problema se han creado mitos que, a fuerza de especulaciones y rumores, se han convertido en una especie de verdad a voces, sobre todo en las zonas más apartadas del país.

“En una de nuestras comunidades consideran que las antenas celulares hacen parte de ritos de brujería”, cuenta Gilberto Montes Villalba, alcalde de Planeta Rica, en Cesar. Gilberto Toro Giraldo, director ejecutivo de la Federación Colombiana de Municipios, asegura que en un municipio de Córdoba “un ama de casa aseguró que su marido no ‘funcionaba bien’ desde cuando instalaron una terminal”.

De ese tamaño son los cuentos que se han creado en torno a la instalación de infraestructura. Aun así, el mito más recurrente es que “las antenas celulares producen cáncer”. No hay pronunciamiento oficial, artículo científico o publicación periodística que les saque de la cabeza a miles de colombianos que no hay algún tipo de afectación.

El Ministerio de las TIC, la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) y los propios operadores de telefonía móvil argumentan que la talanquera para desplegar la infraestructura son “las alcaldías que se interponen, arguyendo los planes de ordenamiento territorial, para evitar que se instalen esas estructuras”.

Los alcaldes, por su parte, se defienden. “Desde Bogotá es fácil enviar circulares, pero invito a las autoridades a que vayan al terreno para explicarles a los comunidades los beneficios de instalar una antena”, expresa el alcalde Montes Villalba. En el mismo sentido, Gilberto Toro, de Fedemunicipios, reconoce que desde el Ejecutivo “existe un cierto desdén por lo que ocurre en zonas apartadas del país”. Para Toro es necesario que el MinTic y la CRC hagan pronunciamientos de fondo para tumbar esos mitos que parecen invencibles.

Tanto el MinTic como la CRC han recurrido al garrote, en vez de la zanahoria, para superar el déficit de antenas. Por ejemplo, le hicieron llegar un concepto con copia a la Procuraduría, al alcalde de Planeta Rica para que proponga soluciones y que la infraestructura se pueda poner. “Hacemos los esfuerzos necesarios, pero no podemos imponerle las cosas a la comunidad”, aseguró el alcalde Montes.

Las Alcaldías de Cali, Cúcuta, Ibagué, Sincelejo, Popayán, Ciénaga, Corozal, Lorica y Planeta Rica también recibieron notificaciones con las especificaciones de los aspectos que deben revisar en sus Planes de Ordenamiento Territorial, con copia a la Procuraduría General de la Nación, “debido a que han pasado los 30 días hábiles después del envío del concepto y no han presentado las alternativas de mejora”.

De acuerdo con cálculos del Gobierno y Asomóvil, gremio que reúne los principales operadores de telefonía celular, se necesitan entre 7.000 y 10.000 nuevas antenas en todo el país si se quiere suplir las fallas y cumplir la ambiciosa meta que se puso el Gobierno de llevar internet móvil de alta velocidad (tecnología 4G) a 1.115 de los 1.122 municipios del país.

El tema es que si no hay antenas suficientes, los servicios de telefonía e internet móvil no serán los mejores. Es más, en caso de que no se pueda solucionar el cuello de botella, el acceso a tecnologías móviles podría mermar en el mediano plazo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.