Jueves, 19 de enero de 2017

| 2016/10/13 21:21

Tecnología para saber dónde y cuándo ocurrirá un crimen

En ciudades de Estados Unidos, la Policía ya está en la capacidad de vaticinar las coordenadas del delito. Y no, no es una película de ciencia ficción.

Central de Inteligencia de la Policía Nacional. Foto: Archivo SEMANA

Los avances tecnológicos parecen alejados al ciudadano del común. Pero eso sólo está ocurriendo en contextos emergentes como el colombiano, pues en los países desarrollados tendencias como el Big Data ya están revolucionando cuestiones cruciales para la ciudadanía como la seguridad. En ciudades como Nueva York y Miami, la Policía está utilizando plataformas de analítica no para evitar un robo, sino para anticiparlo. Y no es una cuestión ‘hollywodesca’.

Aunque parezca una realidad del 2050, actualmente en ciudades de Estados Unidos cuerpos de la policía saben de antemano que un viernes a las 3 de la tarde ocurrirá un atraco cerca de un centro comercial. Tanto así que empresas tecnológicas han publicado comerciales en los que, para promover sus soluciones de Big Data, les sugieren a los ladrones que “ni lo intenten”.

Puede leer: Big Data: el gigante dormido de la tecnología

¿Cómo se logra tal maravilla? En realidad la explicación no es tan compleja. Los cuerpos de seguridad de cualquier urbe saben cuáles son los sitios donde ocurren con frecuencia los actos delictivos, de hecho, la comunidad y los propios ciudadanos conocen estos datos. Lo que han hecho las empresas de desarrollo es cruzar esta información, determinar tendencias y sacar un informe sencillo que llega a los uniformados.

En la práctica, empresas como IBM desarrollaron plataformas como Analítica Criminal, que básicamente cruza todos los datos que recolectan los cuerpos policiales y genera un diagnóstico detallado de los sitios donde alguien puede violar la ley. De esta forma, los recorridos de los uniformados son organizados en razón de estos análisis. “Al policía le llega el dato de dónde debe estar a las 3 de la tarde del día domingo para prevenir un robo o un acto delincuencial”, explicó Guillermo Vallejo, de IBM, en charla con Semana.com.

Según un estudio revelado por Naciones Unidas, para el 2050 el 75% de la población mundial vivirá en zonas urbanas. Esto equivale a 6.000 millones de personas, lo cual significa que para poder administrar, gestionar y brindar seguridad a una urbe es fundamental aplicar infraestructura tecnológica de última generación. Es así como soluciones eLTE y Big Data se convierten en herramientas claves para la seguridad ciudadana.

Le sugerimos: “Hay que cambiar el modelo urbanístico”: director ONU Hábitat

“Sin duda este tipo de implementaciones representa un paso hacia el desarrollo de ciudades más seguras, que se traduce en mejorar la satisfacción de los ciudadanos, los índices de violencia, criminalidad y seguridad de las urbes del país”, señaló Iván Herrera, de la empresa de tecnología Huawei.

Las redes de comunicación eLTE facilitan la comunicación avanzada por radio, servicios de datos, voz, video vigilancia, comunicaciones de emergencia y otros servicios, en una red privada dedicada al uso de la fuerza pública.

“Esta red, que cuenta con tasas de descarga de 100Mbit/s y transmisión de baja latencia, abre la posibilidad a la implementación de una amplia gama de servicios para la fuerza pública, que les permitien ser más eficientes en sus operaciones, ya que las redes de comunicación sobre las que apoyan actualmente su operación están únicamente basadas en tecnología para comunicarse a través de voz”, aseguró Herrera.

¿Y en Colombia?

Desde el 2013, la Policía colombiana tiene el edificio de la Dipol, que cuenta con una infraestructura de lujo para enfrentar la criminalidad. El corazón del sistema está centrado en gigantescos computadores con capacidad para procesar más de cuatro millones de datos en pocos segundos. No hay ningún otro como este en Colombia. El desarrollo estuvo a cargo de un grupo de ingenieros de IBM, quienes junto a oficiales de la Dipol crearon un sistema criollo que tuvo como base los modelos tecnológicos que utiliza Europol, el Departamento de Estado de Estados Unidos y la Policía de Nueva York, entre otros.

“Por medio de diferentes convenios se tiene acceso en esta primera fase a más de 95 bases de datos públicas y privadas, fuera de las que tiene la propia Policía, lo que permite hacer infinidad de cruces de información en tiempo real y por ende un mejor análisis y diagnóstico”, explicó uno de los oficiales encargados a la revista SEMANA en su momento.

Lo que se viene para la fuerza pública colombiana es poder gestionar sus recursos a través de comunicación visual, dado que datos, fotos y videos pueden ser enviados al centro de comando, a los terminales de otros agentes y a salas de crisis, en tiempo real, respondiendo de manera más rápida a emergencias.

De esta forma, la Policía podrá generar alarmas tempranas antes de los incidentes, eficiencia durante el incidente y aumento en la resolución de casos luego de los incidentes, ya que la solución habilita el análisis de datos almacenados en video.

Y no, no es una cuestión de ciencia ficción. De hecho, es una necesidad urgente para la ciudadanía.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.