Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2016/03/22 21:34

Las razones por las que Apple dejó de ser exclusivo

Con el lanzamiento del iPhone SE el emporio de Cupertino entra decididamente en el mercado de la gama media. Los cañones apuntan al mercado chino.

Costará 399 dólares sin contrato en Estados Unidos. Foto: Apple.com

Steve Jobs siempre promulgó una filosofía difícil de sostener en un mercado cambiante. Para Jobs, los productos de Apple “no eran para todo el mundo”. A partir de esta premisa se creó todo un culto en torno a los productos de la ‘manzanita’. Por años, los usuarios de Apple se sentían en una suerte de comunidad que miraba a los demás consumidores con otros ojos. Sin embargo, los años, los competidores y, sobre todo, el mercado hicieron que los paradigmas cambiaran.

En su primer lanzamiento del 2016, Apple apostó a lo pequeño, al reducir precios y tamaños de pantalla, cuando develó este lunes nuevos modelos de iPhone y iPad con la intención de atraer consumidores que buscan equipos más accesibles y compactos que sus modelos estrella.

El nuevo teléfono inteligente, llamado iPhone SE, costará 399 dólares sin contrato en Estados Unidos, lo que representa una importante reducción de precio respecto a los iPhones más grandes. El vicepresidente de Apple, Greg Joswiak, dijo que muchos consumidores prefieren smartphones más pequeños y que en el 2015 se vendieron 30 millones de iPhones de pantalla chica.

Las razones oficiales aseguran que “el iPhone SE está dirigido a clientes que compran el teléfono de Apple por primera vez y a aquellos que quieren una mejora respecto a los iPhones 5S y 5C, que no han sido actualizados en dos años”. Sin embargo, hay razones adicionales para que los modelos de costo medio llegaran a Apple.

En los últimos dos años marcas chinas como Huawuei y Xiomi rompieron barrares en el mercado y se acercaron a los líderes, Apple y Samsung. Y lo hicieron con una idea sencilla pero ganadora: modelos para todos los gustos y, sobre todo, para todos los bolsillos. El mercado ha demostrado que las pantallas grandes no son para todo el público y que la transición a lo móvil no es tan rápida en países emergentes.

El iPhone de gama media era un secreto a voces en el mercado. Apple promete que el dispositivo tendrá las “capacidades Premium” que siempre los caracterizaron. Pero si el costo es menor, es claro que el rendimiento también disminuirá en algún punto. Especialistas en el mercado móvil señalan que “las diferencias con los equipos de alta gama del mismo fabricante serán abismales y eso no es del todo positivo”.

Pero los propios usuarios no son tan radicales. La apertura de Apple termina beneficiando a un público que, a lo mejor, nunca había considerado tener un dispositivo de estos. Aunque el objetivo central es vender más y más teléfonos, al final son el sistema operativo y los beneficios prácticos las razones por las que un usuario actualiza su teléfono o simplemente adquiere uno nuevo.

“Tenemos un nuevo miembro en la familia. En el 2015 se vendieron 30 millones de iPhones de cuatro pulgadas. A muchos les gustan los teléfonos pequeñitos. Lo destacamos también porque para muchos es su primer móvil o su primera experiencia con iOS. En China es el modelo mayoritario”, indicó Greg Joswiak, vicepresidente de marketing de iPhone.

Precisamente, China resulta ser la joya de la corona. Para Apple controlar el mercado chino es la mejor forma de controlar el mercado mundial. Saben que sus competidores apuntan por la masificación de los móviles, por lo que quedarse con un nicho exclusivo, en aguas tan dinámicas, sería un suicidio a mediano plazo.

Lo cierto es que Apple tuvo que sacrificar algunos de los principios que para Steve Jobs eran innegociables hace 30 años. Todo porque así es el mercado: competido y dinámico. Veremos cómo les sale esta nueva apuesta.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.