Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2016/02/11 19:40

¿Qué es Cabify, el nuevo competidor de Uber y los taxistas?

Una de las plataformas de movilidad más exitosas del entorno digital llegó a Colombia para competir con Uber y, a mediano plazo, con los taxistas. ¿Cómo funciona?

Cabify fue desarrollada en el 2011 por emprendedores españoles. Foto: Archivo particular

Uber tiene competencia y es más que calificada. La aplicación Cabify hizo su arribo al mercado colombiano y llegó pisando duro. La plataforma es mundialmente conocida por prestar un servicio de transporte de lujo que conecta empresas y servicios turísticos con empresas de transporte establecidas. Cabify, que fue desarrollada en el 2011 por emprendedores españoles, ya tiene alianzas con 350 empresas colombianas, aunque sólo ahora se establecieron oficialmente.

El funcionamiento de esta plataforma, en su fase inicial en el país, busca cautivar al sector empresarial para remplazar el famoso modelo de los vales que muchas compañías aún manejan. Cabify, básicamente, es un intermediario entre las sociedades que necesitan movilizar a sus empleados o turistas y las compañías de transporte que pueden prestar el servicio.

El modelo de cobro es diferente al que tiene Uber, aunque por el momento no son competidores directos. Cabify utiliza un algoritmo para calcular el cobro de los recorridos. Se cobra únicamente por kilómetros y de acuerdo con la ruta óptima entre el sitio de partida y el de llegada, sin importar si el usuario decide cambiar la ruta de movilización.

¿Dolor de cabeza?

Ómar Calvo, director general de Cabify Colombia, en charla con Semana.com aseguró que la plataforma cumple con todos los decretos y leyes que tiene el Estado colombiano. “Nos ajustamos a la normatividad de los países donde operamos para ofrecer soluciones innovadoras de movilidad a nuestros clientes”, señaló, en clara referencia a otras plataformas como Uber. Precisamente, en mercados como el mexicano ambas aplicaciones ya son competidoras en el mercado más grueso: el de usuarios individuales.

El ejecutivo reconoció que están diseñando una estrategia para competir por la crema del mercado, lo que sería un dolor de cabeza para el Estado colombiano. “Estamos trabajando en propuestas para competir en otros mercados, pero vamos a tratar de no reñir con las normas establecidas”. Sin embargo, en países como México las dos plataformas de movilidad han generado el rechazo del gremio de los taxistas.

En México, por ejemplo, las similitudes con Uber saltan a la vista. El modelo de car-sharing (compartir carro), en el que conductores profesionales o dueños de carro particulares prestan el servicio solicitado por una aplicación, causó un duro enfrentamiento con taxistas en la capital mexicana. En el 2015, el gobierno de ese país expidió una regulación que terminó por legalizar ambos modelos.

La llegada de Cabify a Colombia puede ser un arma de doble filo. Por un lado, si esta aplicación incursiona en el transporte individual, podría aumentar el flujo de trabajo entre conductores y empresas de transporte. Pero también podría aumentar los roces con el gremio de los taxistas que siguen en pie de lucha.

Lo cierto es que las plataformas disruptivas siguen llegando al país por ser un mercado dinámico, pero el marco legislativo sigue siendo del siglo pasado, al menos en temas de movilidad. Una vez más, será el mercado (los usuarios) el que mande la parada.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.