Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/28/2016 2:57:00 PM

Cinco formas absurdas en las que regalamos información personal en internet

A pesar de que las grandes empresas de la web luchan para que los usuarios no regalen datos, los piratas informáticos siguen ganando la batalla por cuenta de la inocencia de las personas.

Internet, y más recientemente los dispositivos móviles, son tan productivos como peligrosos. Los piratas informáticos diseñan trampas sofisticadas para acceder a los datos de millones de usuarios que inocente, o tontamente, entregan contraseñas, fotos, usuarios y claves bancarias sin chistar.

Paradójicamente, cada 28 de enero se celebra el día de la privacidad en internet. Las empresas de seguridad informática se esfuerzan presentando estudios, recomendaciones y diagnósticos para que los usuarios protejan su información. Pero los esfuerzos, aunque importantes, siguen siendo insuficientes.

La razón para que tantos esfuerzos queden relegados no es más que el propio usuario. Internet cambió la forma como entregamos información. Las personas que se conectan, al menos una buena población, consideran que “conocen” a los usuarios con los que interactúan. Pero las estadísticas dicen otra cosa. Según cifras de Kaspersky Lab, uno de cada cinco usuarios ha sido hackeado en internet.

Germán Enrique Bacca, delegado para la protección de Datos Personales de la SIC, señala que, “para una efectiva protección de los datos personales es fundamental que todos nosotros seamos conscientes de los riesgos existentes y cuidemos a quién y bajo qué condiciones la compartimos”. Por su parte, Andrés Umaña, de Microsoft Colombia, indica que “en el país existen organizaciones delincuenciales dedicadas al hurto especializado de información”.

Semana.com hace un recuento de cinco absurdas situaciones cotidianas que llevan hasta al más inteligente a perder la información de sus redes sociales.

1. Las tontas aplicaciones para espiar

Por el afán de saber si su pareja es infiel, los más celosos e intensos instalan cualquier aplicación que les promete descubrir la contraseña del Facebook de su novio (a), saber quién entra a su propio perfil o acceder a chats ajenos de Whatsapp.

Esta ingenua artimaña logra un efecto contrario. Además de que nunca le revelan la contraseña de la pareja, sí les roban la suya, envían mensajes a sus contactos sin que usted se dé cuenta, lo hacen quedar en evidencia frente a quien intentó hackear y, en el peor de los casos, se adueñan de sus cuentas, con las evidentes consecuencias que esto traería.

2. Los videos eróticos fantasma

“El video que Facebook no quiere que se publique”, “Mira este video antes de que lo borre Youtube”, “Si eres hombre y te encantan las mujeres, tienes que ver este video”, “Estas chicas se revuelcan en lodo por un hombre”. Seguramente se le hacen familiares estas frases porque las ha visto en el muro de Facebook de algún amigo. Estos titulares van acompañados de la imagen de un video subido de tono.

Todo es tan inteligentemente atractivo y morboso, que es casi imposible no dar clic. Pero no lo haga. Aguántese las ganas. La razón es que nunca llegará a ver ese video y sí estará abriendo la puerta para que hackeen sus cuentas. A eso súmele que quedará como un pervertido ante sus amigos en Facebook porque al hacer clic, sin darse cuenta lo está compartiendo y publicando también en su muro.

3. La fiesta a la que nunca fue

“¡Mira esta foto en la fiesta de anoche! ¡Te ves genial!” Es la frase genérica que llega desde una cuenta hackeada, por ejemplo por el caso del punto 1. Puede venir de un amigo en Facebook, un mensaje directo de alguien que lo sigue en Twitter o de un contacto en su correo. Al hacer clic en el enlace que supuestamente muestra la foto, se lleva a cualquier lugar que nunca tiene tal foto.

Ese enlace, en cambio, puede llevar a una página llena de contenidos impactantes (algo como lo que explicamos en el punto 2, o simplemente está descargando un virus en su computador o un robot que espiará su navegación y sus contraseñas en el computador sin que usted se dé cuenta.

4. El problema con su perrito

El exceso de información pública al alcance de cualquiera, como las fechas de cumpleaños de los hijos, el nombre del perrito que acaba de irse al cielo de las mascotas o la foto del primer carro, son perfectos para que cualquiera adivine una contraseña.

Las contraseñas más populares, luego de las más estúpidas, “1234” o “0000”, son las relacionadas con los datos, las fechas y los nombres más relevantes en la vida de una persona. Pero si esta no se logra descubrir, las preguntas de seguridad que existen como filtro para proteger nuestra seguridad en caso de olvidar la contraseña hacen incluso la tarea más fácil.

5. El correíto del banco

La modalidad más directa y más peligrosa, porque implica además pérdida de dinero, es la de los correos falsos de bancos y administradores de correos electrónicos. Los correos falsos de banco le piden descaradamente responder el mensaje con sus números de tarjeta o sus claves, como una supuesta acción para actualizar datos. A diario cientos de inocentes caen.

Los delincuentes también envían correos desde cuentas falsas cuyo remitente es “Administrador de Gmail” o del nombre de su empresa. Los bancos jamás piden contraseña por este medio. Estos correos fraudulentos además no dan opción de comunicarse con un número telefónico y no lo saludan por su nombre.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.