Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/15/2014 12:00:00 AM

Colombianos compran más tabletas de marca

Los principales fabricantes de tabletas aseguran que los colombianos ya no confían en las marcas blancas y prefieren invertir en un mejor producto.

En los últimos meses, se ha dicho que el segmento de las tabletas está en declive. En líneas generales la consultora IDC prevé que en el mundo este año se venderán menos tabletas y dos en uno (portátil que se convierte en tableta) que lo esperado (6,5 %), pero en países emergentes como Colombia, el crecimiento será de 12 %, impulsado especialmente por dispositivos de menos de ocho pulgadas.

Un menor crecimiento puede deberse que mientras los celulares se remplazan en promedio cada año, las tabletas han resultado heredables a los hijos y con un período de uso de más de dos años, lo que por supuesto frena el consumo masivo.

Quienes buscan pantallas grandes parecen inclinarse más por portátiles de bajo costo mientras que quienes buscan pantallas más pequeñas buscan tabletas o phabletas (entre cinco y ocho pulgadas).

En Colombia, según IDC y estadísticas de algunos fabricantes consultados por Semana.com, este año Huawei lidera el segmento de tabletas en el país, debido principalmente a las compras que ha hecho el gobierno para entregar en municipios y escuelas.

Las marcas blancas suman otro 23 %, sigue el grupo Lenovo y CCE con 14 %; Samsung y Apple con 10 % cada uno; HP con 2 %, Sony el 1 % y el resto se distribuye entre otras marcas.

Menos genéricas

Los ejecutivos de Lenovo, Huawei, Samsung, HP, Sony y AOC consultados por Semana.com coinciden en afirmar que en el mercado colombiano, si se ve una caída, es en las tabletas conocidas como genéricas, de caja blanca, de marca desconocida, de entrada o de bajo costo, de menos de 200 mil pesos.

Hace dos años se había disparado la venta de esta categoría y resultaba un buen reglo para un niño o la primera compra de quienes tímidamente entraban a probar qué era una tableta.

Hoy el consumidor ha entendido que esos dispositivos no ofrecen la versatilidad que esperaban, no permiten correr aplicaciones, no ofrecen calidad en la pantalla, no tienen garantía ni posibilidad de navegar rápidamente o con SIM Card propia y se bloquen constantemente.

En general no ofrecen la experiencia correcta para el cliente (rendimiento bajo al tacto, procesadores lentos, se congela el sistema constantemente). 

Esto hace que, de inmediato, los consumidores busquen dispositivos de más de siete pulgadas, más rápidos, eficientes y con pantallas en alta definición y decidan migrar a un mejor producto y ahí es donde empiezan a mirar las marcas de los grandes fabricantes como Samsung, Apple, Lenovo, Huawei, HP, Sony o AOC.

Al mismo tiempo, las tabletas de marca han venido bajando de precio y así se rompe el mito de que esta es una categoría inalcanzable. Si bien hay tabletas de más de un millón de pesos, hay otras desde 250 mil pesos que ofrecen buenas características.

Los que experimentaron con tabletas económicas marca blanca, hoy prefieren invertir en un celular de gama media que los va a acompañar en todo momento. Hay que tener en cuenta que mientras las tabletas genéricas se hicieron populares, iPad y Galaxy eran prácticamente las únicas opciones de tabletas con costos por encima de los 800 mil pesos.

Hoy la oferta es más amplia incluyendo la categoría de celulares inteligentes. Hay desde tabletas de gran tamaño (más de diez pulgadas), hasta dos en uno que mezclan los beneficios de los portátiles y las tabletas, pasando por phabletas entre seis y siete pulgadas.

Todos también coinciden en que el mercado de tabletas no va a desaparecer como se ha rumorado sino que el segmento se va acomodando a las necesidades de los consumidores.

El consumidor colombiano

El gerente de marca de Lenovo, Emilio Serrano, asegura que el mercado colombiano de tabletas creció 65 % el último año, teniendo en cuenta no solo los estudios de las consultoras sino las tendencias en ventas de hipermercados y centros de tecnología como Unilago, en Bogotá; o Pasarela, en Cali.

Unas 3 millones de tabletas se vendieron entre junio del 2013 y junio del 2014, y en el último trimestre entre abril y junio la cifra llegó a 602 mil.

Hay tabletas de Lenovo desde 250 mil pesos que son las preferidas de taxistas y vendedores que necesitan una pantalla mediana para trabajar todo el día conectados a internet. En su caso, una oferta en varias categorías como Yoga, A3300 y la estrategia de marca dual con CCE, además de ofrecer versiones en sistemas Android y Windows 8, ha sido clave para que el consumidor comprenda que hay una amplia variedad según el presupuesto y las necesidades y que no se trata necesariamente de un producto de lujo.

Por su parte, el gerente de la Categoría de Consumo en Movilidad de HP Latinoamérica, Fabio Ranieri, dice que un hecho que ha despertado esa necesidad de estar siempre conectados y tener una pantalla al alcance, son las redes sociales. 

Destaca que eso lleva a que los usuarios necesiten aparatos que funcionen todo el día y que estén listos para ser usados. Es ahí cuando los celulares y las tabletas ganan protagonismo frente los computadores que tardan más en encender.

“Todo el mundo estará conectado con diferentes pantallas como smartwatches, Smartphones, Tabletas, computadores, televisores y automóviles, entre otros, respondiendo además a la tendencia del internet de las cosas que lleva que todo aparato esté conectado a internet y les facilite la vida a los usuarios”, asegura.

Para HP, el mercado de las phabletas en América Latina, se quedará en pantalla de 5 y 6 pulgadas en promedio pues los latinos prefieren dispositivos delgados y livianos. En Asia en cambio los equipos de 7 pulgadas son un éxito.

La inseguridad de los países de la región puede ser determinante para que se opte por celulares más discretos.

HP espera un crecimiento en ventas este año en tabletas a unas 250 mil unidades para todo el mercado, sin embargo es un crecimiento inferior al de años anteriores, debido a que el mercado está más maduro, algo normal cuando pasan ya los primeros años de lanzamiento de una nueva categoría.

El gerente de Producto de Huawei Colombia, Ricardo Triana, coincide en afirmar que el mercado de tabletas en Colombia sigue aumentando pero el último año creció a un ritmo menor.

Hoy se consiguen smartphones de gran pantalla o phabletas con características de memoria y procesamiento similares o mejores que las de algunas tabletas, que han sustituido en algunos casos la adquisición de tabletas pues ofrecen un buen tamaño para correr aplicaciones de tableta pero en un tamaño portátil, asegura.

Más oferta

Sebastián Vélez, gerente de Mercadeo de móviles de Samsung Colombia, asegura que este segmento está en crecimiento, impulsado por el lanzamiento de nuevas referencias en las categorías Pro y Tab.

En la medida en que una tableta tenga más funciones, será capaz de remplazar a un computador y esa es la estrategia de Samsung.

La línea Pro por ejemplo, busca que el usuario no solo consuma contenidos sino que los cree y pueda trabajar allí directamente. Su foco es la productividad y se busca que incluso se utilice en las oficinas para aumentar el mercado.

Esta facilidad de trabajar y editar archivos en cambio, no la ofrecen de igual manera lo celulares. A su juicio, la intención de compra de tabletas en Colombia es todavía alta mientras la penetración del producto es baja así que se puede prever un crecimiento en las ventas.

No se puede asegurar que las tabletas entren a remplazar otro producto en todos los casos. Entre celulares, phabletas, tabletas y portátiles, se ofrece una gama amplia para que los usuarios elijan según sus necesidades.

Samsung introdujo en el 2010 el concepto de phabletas con la línea Note, una categoría que en solo tres años ya se vende tres veces más que en su lanzamiento.

Un usuario que compre un celular de 7 pulgadas seguramente no comprará además una tableta de 10 pulgadas porque están muy cerca en tamaño. Pero sí hay quienes tienen teléfonos de cuatro o cinco pulgadas y complementen su oferta con una tableta grande.

Para Vélez, lo positivo de las tabletas genéricas de menos de 100 dólares, es que contribuyen a que la categoría tenga una mayor penetración. Son la primera compra de muchos y la desilusión los hace mover rápidamente a un mejor producto.
El caso de Sony es diferente pues decidieron salir de su unidad Vaio de portátiles para enfocarse en ofrecerles a sus seguidores únicamente tabletas Xperia, con la posibilidad de convertirlas en portátiles con accesorios como teclados y ratones.
Solo le apuesta al segmento premium con tabletas que superan el millón de pesos.

El Gerente de AOC Colombia, Pedro Castro, habla de la evolución de las tabletas como ha ocurrido con los celulares hasta convertirse en lo que son hoy.

En su concepto, las menores ventas en tabletas este año se atribuyen a la transición que han experimentado los consumidores de tabletas. Hace tres años eran los “early adopters”, es decir los que siempre se arriesgan a probar nuevos productos y explorarlos al máximo mientras que los compradores de las tabletas de hoy son otro tipo de clientes, más conservadores que buscan que el dispositivo les funcione no solo en el hogar sino en el trabajo.

Cuando aparecieron los portátiles también se vio una transición desde los usuarios que usaban computadores de escritorio, pero se dio en años mientras que la transición a tabletas se está viendo en cuestión de meses.

Castro asegura que, entre el 2015 y el 2018, se verá cómo las tabletas entre ocho y 13 pulgadas entran a remplazar las ventas de portátiles y en los tres sistemas operativos iOs, Android y Windows.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.