Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2015/12/14 15:04

Factura electrónica ¿el antídoto contra la evasión de impuestos?

En el 2016, la factura electrónica será obligatoria para todas las personas naturales y jurídicas que sean seleccionadas por la DIAN. ¿Qué falta para que estas plataformas ataquen a los evasores?

La Dian implementará la factura electrónica de forma progresiva en 2016. Foto: Archivo particular.

En el 2016, Colombia pondrá en marcha un nuevo sistema de facturación electrónica que será obligatoria para todas las personas naturales y jurídicas que sean seleccionadas por la DIAN, que se encargará de modular la obligatoriedad entre las empresas. Mediante esta plataforma, las autoridades buscan cazar a los evasores fiscales a través de la tecnología.

Las cifras son agridulces. En los últimos años, la DIAN recolectó cifras récord en impuestos. En el 2014, llegó a 4,2 billones de pesos, sin embargo, cálculos de la misma entidad indican que se podría recolectar hasta 70 billones de pesos. En estos años, la cruzada de la DIAN para que los evasores respondan ha tenido altibajos.

Por esto, la DIAN presentó el Decreto 2242 del 24 de noviembre del 2015, en el que el Gobierno asienta las bases y las reglas de la factura electrónica en Colombia. El nuevo sistema de facturación tiene un formato conocido como XML, que es un estándar internacional, para que las empresas cumplan con los esquemas que imponga la Dian.

Para Carlos Velamazán, de la empresa Seres, “el decreto aporta buenas noticias porque las empresas se podrán adaptar al sistema de forma gradual el próximo año”. Una vez que la DIAN seleccione los sectores y las empresas que deberán facturar electrónicamente, estos sujetos contarán con un plazo aproximado de seis meses para cumplir la obligatoriedad y no ser sancionados.

De igual manera que ocurrirá para todas aquellas empresas que opten voluntariamente por el nuevo sistema de facturación. Además, las compañías que ya utilizan la factura electrónica tendrán un plazo de transición, hasta el 2018, para adaptarse al nuevo sistema de facturación.

En el modelo vigente, la facturación electrónica se realiza entre las partes y luego se comunica cada dos meses a la DIAN. Con el nuevo sistema definido por el Gobierno, en el proceso de facturación se deberá enviar una copia de la factura electrónica al ente de control en un plazo máximo de 48 horas desde su emisión.

¿Qué falta?

El ingeniero Jaír Gil, docente de la universidad EAN y experto en temas electrónicos, le explicó a Semana.com que este nuevo sistema sí podría ayudar a combatir la evasión de impuestos. “Es posible que a través de este sistema de facturación se evite la evasión, sin embargo, como todo sistema de información, tiene vulnerabilidades en temas de seguridad, conectividad, concurrencia y manejo de información”.

Señala, además, que por tal razón se deben identificar todos los riesgos asociados al uso de este sistema y gestionarlos adecuadamente para evitar fracasar en el intento de implementación. El experto además insiste en un tema fundamental: el factor humano.

“Más allá del sistema de información están las personas que lo gestionan. Por tanto se deben implementar todos los controles que sean necesarios para evitar la manipulación de las bases de datos que originan o recepcionan los datos, lo anterior podría resultar como un ciberdelito”, aseguró Gil.

Por su parte, Carlos Velamazán solicita que se tenga en cuenta el factor de la asistencia tecnológica. El ejecutivo señala que es necesario “ofrecer un servicio de intercambio seguro de documentos, que garantice la seguridad y trazabilidad de los documentos, la conectividad entre todas las empresas”.

En este caso, la DIAN tendrá el reto de brindar una total agilidad y flexibilidad para responder ante los requisitos ya establecidos y los cambios futuros.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.