Lunes, 5 de diciembre de 2016

| 2015/11/09 17:00

Hedy Lamarr, la diva eterna del WiFi

Google, con su doodle, le rinde homenaje a la artista austriaca que promovió por primera vez una forma de expandir ondas de conexión. Su historia es de novela.

Doodle de Google: Hedy Lamarr Foto: Archivo particular

Hedy Lamarr es la definición real de una estrella. Fue la primera actriz en la historia del cine que actuó completamente desnuda. También fue la primera mujer que actuó un orgasmo en la pantalla grande. Pero su aporte no solo fue cultural, el mundo de la tecnología que hoy conocemos le debe la forma como nos conectamos hoy en día: las redes de WiFi.

Lammar nació el 9 de noviembre de 1914, por lo que Google para celebrar el 101 aniversario de nacimiento le dedicó su reconocido doodle (la animación característica del buscador). Su aporte al mundo de la tecnología estuvo marcado primero por el ostracismo y después por el reconocimiento póstumo.

Para el año 1942, Hedy Lamarr y el pianista George Antheil lograron cristalizar un proyecto en el que trabajaron por más de una década. La actriz que dedicaba sus días a Hollywood y las noches a la innovación, logró consolidar un sistema de ondas inalámbricas que impedía la interceptación, gracias a la necesidad de tener una contraseña para descifrarlo. El mismo sistema resultó siendo el principio que hoy utilizamos para conectarnos a redes de WiFi.

El descubrimiento de Lamarr tuvo poca repercusión en su momento. Primero, porque el concepto de conectividad total ni siquiera era un proyecto para la época y segundo porque muy pocos daban crédito que una bella actriz de cine tuviera la capacidad de inventar algo tan avanzado para su era.

El diario El País de España indica que la patente se publicó el 11 de agosto de 1942 con el número 2'292.387, bajo el título ‘Sistema de comunicación secreta’. El diario también reseña que la invención de Antheil y Lamarr sería aprovechada a partir de los años 60, cuando la patente se utilizó para desarrollar comunicaciones militares inalámbricas para misiles guiados.

El punto de quiebre, tecnológicamente hablando, llegó a mediados de los noventas cuando empresas de conectividad encontraron que el principio de la comunicación inalámbrica con contraseñas sería la clave para agrupar en línea varios equipos al mismo tiempo. La explosión llegó con el auge de los dispositivos móviles.

Ahora cada 9 de noviembre los austriacos y alemanes celebran una especie de día del inventor en honor a la bella Hedy Lamarr. Un homenaje que aunque tardío le hace verdadero reconocimiento a una mujer tan hermosa como brillante.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.