Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/24/2017 5:52:00 PM

“No es difícil imaginar un mundo en el que Facebook controle lo que ves y lo que piensas”

Jacob Morgan, futurista y experto en espacios de trabajo, habla sobre el poder de las redes sociales, la realidad de las noticias falsas y delinea a los millennials como una fuerza de trabajo particular pero interesante.

Después de haber recibido sus títulos en economía y psicología, Jacob Morgan empezó a trabajar en una gran corporación. Ya con un MBA y unos meses después vio que estaba dedicado a hacer presentaciones en Power Point. Eso no era lo que quería. Un día el CEO le dijo que tenía una reunión importante, que tomara 10 dólares y le comprara el café. Ese día Jacob se enteró que había algo muy mal en la forma en la que las organizaciones se relacionan con sus trabajadores. Desde eso se ha especializado en encontrar el mejor método para hacer del trabajo un espacio amable que piense más en las personas. 

Durante el evento Synergy organizado por la compañía Citrix, en Orlando (Florida), Semana.com habló con Jacob Morgan, experto en el futuro del trabajo quien ha escrito tres libros que se han convertido en best seller. ¿Qué empresario no quisiera saber los trucos para que sus trabajadores sean más eficientes y a la vez estén más felices? Morgan sostiene que el trabajo tradicional está muerto y que es hora de hacer cambios sustanciales.

Semana.com: ¿Cómo describe el oficio de ser un futurista? 

Jacob Morgan: Creo que el rol de un futurista es ayudar a la gente y a las organizaciones y no sorprenderse con lo que el futuro pueda traer. Los futuristas pueden ayudar de diferentes maneras, pueden dar posibles alternativas de lo que pasará y descifrar qué acciones hay que crear para el futuro que se quiere ver. Los futuristas ven diferentes escenarios y posibilidades y saber cómo se debe preparar para que eso pase.    

Semana.com: Parece que las redes sociales mandarán en el futuro, ¿cree que se salieron de control?

J.M.: Eso depende de lo que entendamos por ‘salir de control’. Parece que en las redes sociales nadie domina como Facebook, ninguna otra llega cerca en cuanto a los niveles de engagament… entonces no creo que se estén saliendo necesariamente de control fuera de este mundo nuevo completamente conectado, va en sintonía de lo que buscan. 

Semana.com: Hay muchas críticas sobre el exceso de control, ¿está Facebook cerca de convertirse en el ‘gran hermano’?

J.M.: Es interesante ver el rol que Facebook jugará dándole forma a nuestras vidas en el futuro. Ellos controlan el contenido que ves, nosotros hacemos el contenido que ellos quieren sin pensarlo mucho, ahora tienen realidad virtual aumentada. No es difícil imaginar un futuro en el que Facebook literalmente controle todo lo que ves y lo que estás pensando sobre algo. Me recuerda a la película ‘Equilibrium’  con Christian Bale donde una organización se levanta con mucho poder y empieza a controlar todo y a todos. No estoy diciendo que Facebook vaya a hacer eso, pero creo que es complejo imaginar que una compañía que conecta a millones en el mundo no sea la nueva gran organización masiva que lo quiera controlar todo. Es algo miedoso si lo ves así pero quien sabe, quizá no pase.  

Semana.com: ¿Los medios tradicionales deberían estar preocupados?

J.M.:  Ahora Facebook tiene a los medios como aliados y no los están reemplazando sino usándolos para darle información y contenido a sus usuarios. Por ahora los medios pueden promover sus noticias pero sí deberían empezar a entender cómo funciona la plataforma, lo que se comparte, el tipo de contenido que se viraliza y enfocarse en crear ese tipo de cosas. No creo que Facebook le dé baja a los medios tradicionales, no en el futuro cercano… 

Semana.com: Las noticias falsas están en todas partes, ¿es una nueva realidad a la que deberíamos acostumbrarnos?

J.M.: Sé que hay organizaciones que se dedican a crear noticias falsas. Vi un video hace poco en China sobre ‘granjas de celulares’ donde tienen miles de teléfonos cada uno con su usuario, contraseña y cuando lanzan un producto se activan para hacer reseñas y calificaciones de productos al final basados en miles de cuentas falsas. Esto funciona así también en una campaña presidencial a la hora de difundir informaciones negativas. Desafortunadamente no sabemos lo que es falso o no. Para un individuo normal es muy difícil que lo sepa. El tema de las noticias falsas es un problema gigante, creo que solo tenderá a empeorar. Solo se podrá combatir con que ese individuo tenga más información y nuevas perspectivas.

***

Semana.com: Usted es experto además en el futuro del trabajo, ¿el trabajo ideal del futuro cómo sería?

J.M.: Creo que son muchos los tipos de trabajos ideales. Hablo más de individuos. La persona que tenga éxito en el futuro del trabajo es la que mejor aprende nuevas cosas basadas en la naturaleza de los escenarios y situaciones. Para mí el futuro del trabajo pleno está en el trabajador que constantemente aprende, que experimenta, prueba. Es importante también que lo que haga lo apasione, le interese…ese es el escenario soñado; lejos de ese trabajo en el que generalmente no queremos hacer lo que nos toca hacer. Muchos odian su trabajo pero lo hacen porque necesitan el dinero.  

Semana.com: ¿Cómo el espacio de trabajo o las herramientas que se le dan a un empleado, lo pueden hacer más talentoso?

J.M.: No sé si las herramientas lo puedan hacer más talentoso, quizás lo ayuden a habilitarse para algo. Si trabajas en una organización con ventajas tecnológicas ciertamente va a ser más fácil para ti hacer tu trabajo bien, estar conectado con otra gente, encontrar información, crear contenido pero eso no necesariamente está cambiando tu talento. Se necesita ante todo esa habilidad, usas las herramientas y las combinas con tu conocimiento; eso es lo que puede amplificar tu talento. Lo mismo pasa con el espacio de trabajo, que puede impactar de forma brutal la forma en la que te sientes según el trabajo que haces. El espacio de trabajo puede hacer que el trabajador esté más comprometido, más conectado con la organización; pero eso no lo hace más talentoso necesariamente. 

Semana.com: ¿Cómo sería el mejor lugar para trabajar?

J.M.: Cualquier organización puede tener el mejor lugar para trabajar si hace tres cosas de la que hablo en mi libro: Cultura, tecnología y espacio físico. Para tener un buen lugar para trabajar debes conocer a tu gente y crear cosas que tus trabajadores realmente  quieran y le vean el valor. Si se invierte e innova en esas tres cosas seguro será un lugar mejor para trabajar. El espacio será diferente para cada quien pero lo mejor es conocerse entre sí y así impactar en el espacio físico y las comodidades tecnológicas que se pueda ofrecer. 

Semana.com: ¿Cómo están impactando los millennials en la fuerza de trabajo de las organizaciones? 

Los millennials hoy al menos en Estados Unidos, son la mayor población demográfica, en unos años lo serán la población número uno en capacidad de trabajar. Muchos estudios dicen que ellos no son tan diferentes a otras generaciones; se preocupan por trabajos flexibles, una relación fluida con sus jefes, quieren compensaciones y beneficios extras, ¿quién no quiere o ha querido esto? Hay unas diferencias, ellos no le temen a compartir la información, trabajarán duro pero no lo harán en la forma tradicional de horas establecidas y reglas muy duras. Solo simplificando las organizaciones ya esta fuerza de trabajo se sentirá más cómoda. Ellos son ambiciosos, se quieren mover rápido y con facilidad, no se quieren quedar mucho tiempo en las mismas actividades, quieren especializarse en algo y moverse; hay que tener muy en cuenta esto. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.