Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2015/12/01 00:00

¿Las empresas colombianas le temen a ‘la nube’?

Las organizaciones nacionales paulatinamente están guardando información en zonas de almacenamiento remoto. Sin embargo, todavía falta mucho para llegar a la virtualización total.

La nube es un mecanismo para que usuarios, empresas y entidades gubernamentales puedan guardar y acceder a su información desde cualquier lugar. Foto: Archivo SEMANA

El concepto de la nube sigue siendo difícil de entender al interior de las organizaciones. Al menos eso es lo que demuestran estudios recientes. De acuerdo con una encuesta de la empresa tecnológica Red Hat, reveló que sólo un 35 % de las organizaciones encuestadas afirma que “las aplicaciones móviles y el famoso ‘cloud computing’ cambian la forma en que llevan a cabo sus operaciones al reinventar los procesos de negocio”.

La nube es un mecanismo para que usuarios, empresas y entidades gubernamentales puedan guardar y acceder a su información desde cualquier lugar. Sólo se necesita conexión a internet y los permisos necesarios. A pesar de las ventajas que tienen estos mecanismos, no son pocos los gerentes que todavía desconfían de este servicio.

La principal razón que esgrimen los directivos que todavía no se suben a la nube es que consideran “no tener un control real sobre la información que se almacena”. Y es que la percepción generalizada es que literalmente los datos que se guardan quedan en el aire, sin que haya un soporte real en caso de emergencia.

Según Dairo Ortiz, experto de la multinacional especializada en telecomunicaciones BT, fueron los propios proveedores de servicios se han encargado de “confundir a sus clientes haciéndoles creer que los datos almacenados en la nube están en el aire”.

Cuando la realidad es que la información se almacena en los centros de procesamiento de datos (CPD). Los famosos data center que hay en todo el mundo. Esas instalaciones físicas son administradas por compañías especializadas, que administran los archivos digitales de las compañías, que a su vez deben pagar un porcentaje por “arrendar” este espacio.

Por su parte, Helcio Beninatto, de la empresa Unisys, explicó que “la adopción de un servicio de nube siempre se da gradualmente. Sus tipos de aplicación y su infraestructura dependen directamente de las cargas de trabajo de cada empresa”. A su vez, Ricardo Imbacuán, de la C&W Bussiness expresó que “las empresas nacionales, sobre todo las medianas y pequeñas tienen que subirse a la nube para poder competir a mediano y largo plazo”.

Las ventajas

En las organizaciones deben cambiar paradigmas para subirse correctamente a la nube. Para Juan Carlos Hincapie de IBM Colombia, las ventajas para las compañías cubren temas esenciales como ahorro de costos, mejor organización y la más importante mayor productividad. “Por ejemplo, si una empresa se sube a la nube deja de utilizar discos duros que se llenan en cinco años y tienen muchos riesgos de seguridad”, afirmó.

De acuerdo con un informe de International Data Corporation (IDC), los ejecutivos aún desconocen que gestionar los datos en la nube de manera optimizada les permitiría “incrementar los ingresos un 10,4 %, reducir los costes un 77 %, acelerar la provisión de servicios y aplicaciones un 99 % y duplicar la capacidad de invertir en nuevos proyectos para impulsar la innovación”, finaliza el informe.

Para Flavio Ruiz de la empresa Nexsys, “la nube es la tendencia dominante hoy en el mundo de la tecnología para negocios”. Aunque el escepticismo sigue siendo moneda corriente, montones de empresas están acudiendo a servicios de terceros para que administren sus aplicaciones y procesos sobre plataformas Web, bajo el enfoque de disponer de ellas desde cualquier lugar y desde cualquier dispositivo.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.