Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2016/02/23 09:53

¿Le pondría un GPS a su hijo?

Una de las novedades del Mobile World Congress son las manillas y collares con sistemas de ubicación y control. Los dispositivos han generado polémica.

Algunos expertos señalan que "los equipos con GPS están bien para las mascotas, pero serían una extensión del cordón umbilical en los niños". Foto: bebesymas.com

Tal vez el concepto de ‘internet de las cosas‘ es un tanto complejo de asimilar. Para entenderlo mejor vale usar un ejemplo: empresas como Kuan Yi, de China, han desarrollado pulseras para niños que utilizan sistemas de geolocalización (GPS) y sensores de control. El pequeño dispositivo se conecta a Wifi y le envía datos al celular. Así es el internet de las cosas.

Las pulseras con GPS han dado de qué hablar en el Mobile World Congress (MWC) que se desarrolla esta semana en Barcelona, y no precisamente por su funcionamiento. Por un lado tanto los desarrolladores como los entusiastas alaban las bondades de estos equipos. "Con una pulsera, cualquier padre puede prevenir que su hijo se pierda o que esté en malos pasos", señala Xi Pin de la empresa fabricante.

Y es que la potencia de estos equipos es indiscutible. Las pulseras son capaces de conectarse con Google Maps para que los padres observen en tiempo real qué están haciendo los pequeños. Además, podrían evolucionar para que en algunos años envíen datos sobre la salud de los niños.

En Europa, empresas como Trax ya comercializan estas pulseras. El costo llega a los 100 euros (alrededor de 340.000 pesos) e incluyen una aplicación que cada usuario descarga en el celular para que con un simple toque conozca hasta el más mínimo detalle de salud o ubicación.

Sin embargo, estas innovaciones no han le han caído bien a todos. En España, analistas que recorren la feria han señalado que este tipo de dispositivos "son invasivos y evitan que los niños sean totalmente libres". Algunos expertos señalan que "los equipos con GPS están bien para las mascotas, pero serían una extensión del cordón umbilical en los niños".

En entrevista con el diario El País, Charo Sádaba, profesora de la Universidad de Navarra, especializada en nuevas tecnologías y jóvenes, aseguró que se pueden producir dos efectos, el primero que "el niño puede no querer llevarlo para que no le controlen, como una forma de reivindicar su autonomía personal; y el segundo es que se retrase la necesaria formación del juicio personal del niño. Hay un punto evolutivo en que el niño tiene que aprender a ponderar las situaciones de riesgo a las que se enfrenta".

Los defensores de estas tecnologías señalan que "más que una herramienta de control, el GPS es un dispositivo de prevención que puede recolectar valiosa información". En países como Colombia no existen regulaciones específicas al respecto. Abogados consultados por Semana.com señalan que "acaso lo más cercano es el derecho a la libre movilidad".

Lo cierto es que en ferias como el MWC además de presentar dispositivos dignos de películas de ciencia ficción, también inician las más profundas discusiones sobre el cambio de paradigmas de las libertades individuales. ¿Usted como padre qué haría?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.