Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/15/2016 7:30:00 PM

Existen oscuros intereses detrás de ‘matar’ famosos en internet

Recientemente el locutor Édgar Perea tuvo que salir a desmentir rumores que afirmaban que había fallecido. ¿Qué hay detrás de la tendencia de las mentiras virales?

Internet se convirtió en un enterrador de famosos. Aunque la tendencia no es nueva, sí mantiene un impacto negativo para los usuarios que, inocentemente en la mayoría de los casos, comparten información mentirosa. Es un círculo vicioso que no parece tener control.

La víctima más reciente fue el legendario locutor Édgar Perea. Un portal ficticio difundió la noticia que el ‘Campeón’, como es conocido, había muerto. La falsedad se propagó como pólvora y, de forma inverosímil, el protagonista tuvo que salir a aclarar que había Perea para rato.

Una semana antes, la actriz argentina Lorena Meritano tuvo que pasar por el mismo proceso. Con el agravante de que varios medios tradicionales cayeron en la trampa y amplificaron la noticia de una tragedia que no ocurrió. A través de sus redes sociales, la artista aseguró que este tipo de versiones, lejos de ser divertidas, son malintencionadas y hacen daño tanto a la persona como a la familia.

El nombre técnico de las mentiras virales es ‘hoax (que significa truco o engaño) y, como bien lo explicó Lorena, no tiene nada de divertido. Detrás de estas noticias falsas hay un entramado de piratas cibernéticos que buscan propagar virus, recolectar datos personales de usuarios y sobre todo hacerles daño a las figuras públicas. Los delincuentes se valen del alcance de la web y de la apatía de los usuarios por leer.

El modelo que utilizan los delincuentes es básico. Como el viejo cuento de Gabriel García Márquez, un rumor se propaga voz a voz hasta que todo el pueblo decide huir. En internet ocurre algo similar. Crean la falsedad con la muerte de un famoso, comparten el link de un sitio de noticias falso y el resto corre por cuenta de los propios usuarios que comparten los datos sin confirmar en sus perfiles. Se crea una bola de nieve que rueda sola.

Para los piratas informáticos cada vez es más fácil propagar estas ‘muertes’ por la web. Expertos en comunicación señalan que “muchas veces los usuarios comparten la información aunque sepan que es falsa”. ¿La razón? Tener más interacciones. Sí, muchas personas ven que estas mentiras generan más ‘Me gusta’, más retuits y más corazones. Esto, sumado la creencia que todo en internet es verdadero, creó una fórmula a la medida de los inescrupulosos.

De fondo, hay un lucrativo interés particular. Los piratas cibernéticos, cuando propagan mentiras virales, recolectan valiosa información. Es una cadena: el usuario abre enlaces falsos, regala datos como correos, contraseñas y hasta claves bancarias, y todo termina afectando a los familiares de la víctima de la mentira. Y lo peor: es casi imposible llegar a los culpables.

La cadena se agranda tanto, que todo termina en que “todos son responsables, pero nadie es culpable”. Por ejemplo, la legislación colombiana tiene una ley de habeas data que protege la información de los usuarios. Pero hasta ahora, no se ha producido una condena contra un particular por difundir o propagar una noticia falsa.

¿Qué se puede hacer?

La solución ante este peligroso fenómeno está en manos de los usuarios. Son los perfiles personales los únicos que pueden romper la cadena.

1. Si tiene dudas, antes de ponerse a reenviar cadenas inútiles de mensajes, consulte directamente con portales reconocidos de información.

2. Aunque le parezca gracioso, no multiplique el rumor de la muerte de un famoso. Detrás de la pantalla puede estar un familiar o amigo que seguro se verá afectado.

3. No ingrese a páginas falsas o de dudosa procedencia.

4. No reenvíe cadenas de Whatsapp o comparta publicaciones en su muro de Facebook, a menos que esté completamente seguro de que son verdaderas.

5. No entregue datos personales en páginas web desconocidas. Su correo y su contraseña son tan valiosos como la clave de su cuenta bancaria.

 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.