Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/23/2015 4:58:00 PM

¿Qué hizo Taylor Swift para vencer a Apple?

Después de que Taylor Swift decidió no publicar su último álbum en la plataforma de streaming de Apple, la empresa tuvo que dar marcha atrás.

;
BBC
"Esto no es sobre mí. Estoy en mi quinto álbum y puedo mantenerme a mí misma, a mi banda y a todo el equipo gracias a las actuaciones en directo".

Con esa frase Taylor Swift aclaraba que la decisión de no publicar su álbum de estudio 1989 en el servicio de streaming Apple Music no era algo personal.

La estrella pop que inició su carrera como cantante de country pretendía ser la voz de una parte de la industria de la música.

Concretamente la del sector que considera más vulnerable: "Los artistas y las bandas que acaban de lanzar su primer álbum o single y los productores que trabajan sin descanso para innovar y crear".

Y es que Apple acababa de presentar su nuevo servicio de reproducción de música en línea, con una particularidad: los usuarios podrían disfrutar de éste de forma gratuita durante tres meses.

Era una apuesta de futuro para afianzar usuarios fieles a costa de los artistas, ya que en el periodo de prueba estos no cobrarían nada.

Y tras ese tiempo Apple les pagaría el 71,5% de los ingresos por reproducción.

Ante esto, la cantante estadounidense dirigió una carta abierta al gigante tecnológico tildando la maniobra de "sorprendente, decepcionante y totalmente diferente a lo que ha hecho Apple una empresa históricamente progresista y generosa".

En el texto, titulado To Apple, love Taylor (Para Apple con amor, Taylor, en una traducción libre), subrayaba que es injusto que los artistas y productores no cobren por su trabajo cuando la compañía tiene la capacidad económica para hacerlo.

Y los de Cupertino no tardaron en reaccionar.

Eddy Cue, el principal responsable de software y servicios de Apple, anunció por Twitter que los reclamos de Swift habían sido escuchados y que los artistas recibirían el pago correspondiente por cada reproducción.

El poder de Taylor Swift

El hecho de que Apple haya cambiado de idea muestra, según los expertos, el poder que Swift, una cantante de 25 años, tiene dentro de la industria.

Pero por joven que parezca, no es una recién llegada.

Criada en Wyomissing, Pensilvania, Swift se mudó a Nashville, Tennessee, a los 14 años para seguir una carrera de música country.

Firmó con la compañía discográfica independiente Big Machine Records y se convirtió en la compositora más joven contratada por Sony/ATV Music.

En 2006 lanzó su álbum debut homónimo Taylor Swifty y con el segundo, titulado Fearless, el más vendido del año en su país, obtuvo cuatro premios Grammy, el principal galardón que otorga la industria en EE.UU.

Con sus siguientes dos discos, Speak Now (2010) y Red (2012), no bajó del millón de copias vendidas y siguió acumulando gramófonos y micrófonos dorados (premios Billboard).

Lanzó el quinto álbum, el de la discordia, 1989, en octubre del año pasado. Y en la primera semana vendió 1,28 millones de copias.

Fue todo un récord, ya que desde 2002 ningún artista había logrado vender más de un millón de copias físicas.

Además, sólo 18 discos en la historia de la música pueden presumir de tal hazaña.

Así que teniendo en cuenta su éxito, no es de extrañar que Apple diera marcha atrás.

La guerra con Spotify

Sin embargo, las decisiones de Swift no siempre tuvieron ese efecto.

La estadounidense ya retiró su último álbum del catálogo de Spotify en marzo del año pasado por reticencias con su modelo de negocio y por temor a que fuera pirateado.

Pero la reacción del rey de los servicios de reproducción de música en internet poco tuvo que ver con el de Apple, y criticó a Swift por su decisión.

Así que en una entrevista ofrecida a Yahoo, Swift explicó que la retirada se debió a que la empresa "no paga lo suficiente".

Y quitó todos sus discos del catálogo del servicio.

Pero el cofundador y CEO de Spotify, Daniel Ek, desmintió en una carta que las ganancias de Swift fueran pocas.

De acuerdo a Ek, en 2014 la cantante habría superado los US$6 millones si no hubiera retirado toda su música de la plataforma.

Además, aprovechó para desmentir lo que según él son mitos sobre los servicios como el suyo.

"Nosotros, a diferencia de otras opciones gratuitas, desde la piratería a YouTube o Soundcloud, pagamos a los artistas y los dueños de los derechos por cada canción que suena en nuestro servicio gratuito", escribió.

Y aclaró que cada reproducción cuenta como una sola, y que por acumulación Spotify pagó más de US$2.000 millones de dólares a sellos, editores y sociedades de gestión para que hicieran llegar el dinero a los artistas.

Por su parte, el CEO de Big Machine (el sello de Swift), Scott Borchetta, desmintió las cifras de Ek, y señaló que la cantante obtuvo el 8% que éste proclamó: US$496.000 reproducciones domésticas y US$2 millones a nivel global.

Otras voces

Swift no es la primera en alzar la voz por los derechos de los artistas ante las reglas de este tipo de compañías.

Thom Yorke, el vocalista de la banda inglesa Radiohead, por ejemplo, aseguró en su momento que Spotify perjudica a los artistas emergentes, ya que "millones de reproducciones producen muy pocos miles de dólares".

Y algo similar declaró el líder de Placebo, el luxemburgués Brian Molko.

Después de que ambos músicos llamaran al boicot de la plataforma, en julio de 2013 el sindicato de músicos de Reino Unido, con más de 30.000 afiliados, exigió mejores condiciones para los artistas.

Concretamente pedía a Spotify "un modelo de royalties o regalías como el de la BBC y las emisoras comerciales".

"Spotify paga a los artistas 0,4 peniques (0,6 centavos de dólar) por escucha", señalaba el sindicato. Mientras que "una canción de tres minutos en Radio2 (de la BBC) genera 59,73 libras (US$94,49) para los compositores y una suma similar a repartir entre el sello discográfico y los intérpretes".

Pero su petición no tuvo mayor eco.

Y la maniobra más reciente fue la de un grupo de artistas liderado por Jay-Z.

El rapero estadounidense, aliado con personalidades de la talla de Beyoncé, Madonna, Rihanna, Kanye West, Daft Punk o Alicia Keys, y con el apoyo de grandes discográficas como Sony, Universal y Warner, lanzó Tidal, un ambicioso servicio de música en streaming de pago.

Se estrenó en EE.UU. y Reino Unido el 28 de octubre del año pasado.

En cuanto a resultados, las únicas cifras oficiales corresponden al 31 de diciembre de 2014, cuando sólo tenía 12.000 suscriptores.

Desde su lanzamiento global, el 31 de marzo de este año, no ha habido actualizaciones.

Además, la aplicación ha desaparecido de la lista de las más descargadas, tanto en App Store como en Google Play, y varios cantantes y grupos la han criticado, argumentando que no es "el servicio de los artistas", sino el de los artistas ricos.

Así que otras voces se alzaron, pero por el momento, la única que parece ganar batallas es Taylor Swift.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.