Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/16/2014 12:00:00 AM

¿Vale la pena contratar un plan de más de cinco megas?

Los operadores de internet ofrecen planes de 10, 20 y 50 megas que cobran importancia cuando se consume TV online y se aumentan los dispositivos en el hogar.

Hace cinco años, lo más común en los hogares es que las conexiones de internet se utilizaran solo para un computador, que lo utilizaban todos los miembros de la familia.

Además que se trataba de un solo dispositivo para 4 o más personas, los contenidos que se consumían eran más planos y las redes sociales no tenían la penetración de hoy.

Un estudio de Ipsos Napoleón Franco que pretende conocer los hábitos de consumo de internet en Colombia, deja ver que en promedio, 38 % de los hogares en el país tiene mínimo tres dispositivos, entre portátiles, computadores de escritorio, tabletas o celulares.

Hace tres años, lo que más se veía en redes sociales como Facebook o Twitter, eran actualizaciones de estado y mensajes en texto. Este es el grueso de los usuarios ya que 81 % asegura acceder a redes sociales.

Hace dos años se empezaron a hacer más populares las fotos y desde el año pasado, los videos cortos en estas dos redes son los contenidos más consumidos, impulsados por plataformas como Instagram y Vine.

Este solo hecho ya hace que el consumo cambie y que si hace 5 años una conexión de 1 mega era suficiente, hoy un promedio de cinco megas es necesario no solo para satisfacer la necesidad de ver esos contenidos en tiempo real sino para que varios equipos puedan conectarse al mismo tiempo.

A los miembros de cada hogar se suman las visitas que lo primero que hacen es pedir la clave de WiFi para conectarse a sus celulares, lo que rápidamente convierte al módem de la casa en un centro para conectar diez o más dispositivos.

Hay que tener en cuenta que entre más dispositivos se conecten simultáneamente, la velocidad de navegación disminuirá para cada uno. Las megas se dividen entre el número de equipos conectado, por lo que si tres equipos están descargando videos o música, no se verá un flujo eficiente de navegación.

El estudio también deja ver que 78 % de los hogares, tiene acceso a internet y que 46 % se conecta por medio de un portátil, 42 % con un teléfono inteligente y 16 % con una tableta. Estos dispositivos móviles son los que más han crecido en preferencia de conexión, ya que en 2012, solo 3 % de los usuarios se conectaba con una tableta y 23 % con un smartphone.

Según el estudio, 35 % de los hogares tiene una conexión inferior a 5 megas, otro 35 % entre cinco y diez megas y solo 10 % tiene planes de más de diez megas.

Según cifras del Ministerio TIC, la mayoría de familias tiene conexiones entre dos y cinco megas: 1,8 millones de clientes, seguido de uno a dos megas con 1,5 millones de hogares; 906.000 con conexiones entre cinco y diez megas y unas 166.000 conexiones de más de diez megas.

Video online

Esas cinco megas son suficientes para ver los contenidos más frecuentes sin interrupciones. Si además de esos videos cortos de redes sociales se incluye la televisión y el cine vía internet, se requiere de una conexión más veloz.

El estudio de Ipsos muestra que 62 % de los colombianos asegura ver videos por streaming (portales tipo Youtube o Netflix) y que 24 % ve películas.

En el mundo, los operadores reportan que 40 % de su tráfico va hacia portales de video online y es el tipo de contenidos que más aumenta año a año.

Esto significa que internet debe ser tan robusto que se capaz de reproducir sin interrupciones, el streaming o la descarga en tiempo real de una película de una o dos horas.

Netflix señala que cinco megas son suficientes para ver sus contenidos. Pero por supuesto, si un usuario frecuentemente ve estos contenidos y quiere sentir la experiencia de estar viendo TV, in interrupciones, es aconsejable que le apunte a un plan de mayor velocidad.

Aquí viene otra tendencia y es el uso de una segunda pantalla. Es decir, que mientras se ve televisión o una película bien sea por señal de TV o por internet, el usuario está al mismo tiempo interactuando en redes sociales, viendo contenidos a internet, descargando archivos de correos o escuchando música también en streaming en su celular o tableta.

Para que ambas pantallas naveguen sin interrupciones, una mayor velocidad asegura una carga inmediata de los videos o de la música.

El gerente de Experiencias de Claro, Rodrigo Márquez, recomienda conectar al módem por medio de un cable, la mayor cantidad de equipos posibles para que no se sature la transmisión inalámbrica. El cable directo hace que la transmisión de datos sea más fiel.

Así las cosas, lo más práctico sería mantener conectados los equipos que no son portátiles como el televisor o el computador de la casa que siempre están en el mismo lugar y pueden estar cerca del módem conectados con un cable de red, mientras se deja libre la transmisión WiFi para tabletas y celulares.

Los paquetes

Los operadores se han encargado de empaquetar servicios con diez megas de internet, teléfono y televisión por el mismo precio por el que antes pagaban 1 mega.

En promedio, hace cinco años una conexión de una mega costaba 37.000 pesos. Hoy se pueden conseguir planes de diez megas por ese mismo valor.

Es importante tener en cuenta que si un usuario hace una actualización de su plan de internet de cinco a diez megas, por ejemplo, el operador no puede exigirle una nueva cláusula de permanencia puesto que se trata del mismo servicio que ya estaba utilizando. Si se trata de un servicio nuevo, si es necesario firmar un contrato a un año o pagar por la instalación que ronda los 300.000 pesos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.