Sábado, 3 de diciembre de 2016

| 2015/12/10 10:23

Los problemas de poner un punto al final de sus mensajes de texto o WhatsApp

Puede que sea lo gramaticalmente correcto, pero terminar tus mensajes de texto o de Whatsapp con un punto es una mala idea.

Según una investigación, los mensajes que terminan con un punto son percibidos como menos sinceros. Foto: BBC Mundo.

Al menos eso se desprende de una investigación publicada en la revista Computers in Human Behavior que encontró que los mensajes que llevan punto final son sistemáticamente percibidos como menos sinceros.

Todo lo contrario –dicen los mismos investigadores– de lo que sucede con los mensajes que terminan con un signo de exclamación (!).

Para llegar a esa conclusión, un equipo coordinado por Celia Klin –profesora asociada de piscología de la Universidad de Binghamton, en EE. UU.– le pidió a un grupo de voluntarios que valoraran una serie de breves intercambios.

Dichas conversaciones, registradas tanto en papel como por teléfono, consistían en invitaciones seguidas de una breve respuesta, que unas veces terminaba en punto y otras no.

Y los investigadores encontraron que, en el caso de los mensajes de texto, la presencia o ausencia del punto influye marcadamente sobre la percepción de sinceridad, lo que no ocurrió con los mensajes el papel.

Para Klim, esto demuestra que la puntuación influye en la forma como interpretamos los mensajes de texto, como los que se intercambian vía aplicaciones como Whatsapp.

Adaptación

"Cuando la gente conversa cara a cara, hay mucha información social y emocional que puede ser fácilmente transmitida con la mirada, expresiones, el tono de voz, pausas, etc.", recordó la investigadora.

"Pero obviamente esos mecanismos no están disponibles cuando se emplean mensajes de texto. Entonces, tiene sentido que la gente utilice lo que tiene a mano: emoticones, errores de ortografía voluntarios que imitan sonidos particulares y, según nuestros datos, también signos de puntuación", explicó.

Se trata, sostiene la investigadora, de un nuevo y maravilloso ejemplo de cómo la gente, acostumbrada como está a tener conversaciones complejas y llenas de matices, adapta las herramientas a su disposición.

Y, para el resto de nosotros, es una pista de cómo podemos tratar de ser más efectivos en nuestra comunicación.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.