Lunes, 24 de noviembre de 2014

| 2014/02/03 00:00

10 aspectos de la vida cotidiana que Facebook cambió

La red social cumple 10 años y, aunque se habla de su posible declive, lo cierto es que ha transformado radicalmente el modo en el que actuamos y nos comunicamos.

La red social ha sumado más de 1.200 millones de usuarios en 10 años. Foto: © Zave Smith/Image Source/Corbis

Seguramente son muchos más los cambios que ha generado Facebook, pero estos son los 10 más impactantes que destacamos en Semana.com:

1. Más usuarios conectados

Como la eterna pregunta, ¿qué fue primero, el huevo o la gallina? Así mismo ocurre con internet móvil. ¿El vicio de revisar Facebook ha incrementado la cantidad de usuarios con internet móvil? O por el contrario, ¿el crecimiento de usuarios móviles ha llevado a que cada vez se revise más Facebook?

Lo cierto es que estos dos fenómenos, han crecido de la mano. Hace 10 años no había el número de usuarios conectados y mucho menos en sus celulares.

El tener un quéhacer social como husmear en la vida de amigos y enemigos y compartir información, genera una necesidad de estar conectados, que ninguna otra página o servicio online había logrado.

A esto se suma el afán por tener el Smartphone más costoso, que requiere todo un capítulo adicional de consumo.

2. El concepto de amistad


Hace 10 años, la amistad era más tangible que hoy. Aunque eran Messenger y el correo electrónico, los reyes de las relaciones virtuales entre amigos, les faltaba ese espacio en común para comunicarse, que sí tiene Facebook: los muros y las biografías que facilitan la publicación y el consumo de contenidos de otros.

Ignorar a alguien en Messenger o no responder un correo, no duele tanto como ser eliminado de Facebook o ver un “Visto” en el chat, sin recibir respuesta.

Agregar a alguien en Messenger no tenía ninguna pretensión adicional a poder de vez en cuando chatear. Agregar o aceptar amigos en Facebook en cambio, es un acto que incluye sentimientos reales de amistad, aceptación y cariño.

Muchas veces encierra también un simple acto de hipocresía o de actuar de un modo políticamente correcto por no quedar mal.

No responder un mensaje, ver las fotos de otro, agregar o eliminar a alguien, puede generar los conflictos más grandes entre dos o más personas y despertar odios, celos, rencores, tristezas, rupturas y hasta asesinatos, sin lugar a dudas.


3. Muerte a las redes 'noventeras'


Justamente el Messenger ha sido la víctima más visible que se le puede otorgar a Facebook. El 'feis' mató en poco tiempo al MSN, quien poco a poco vio cómo sus usuarios iban desertando porque además de las fotos y de los videos de los amigos que se podían ver, de repente Facebook también les permitía chatear.

MySpace y Hi5, fueron otras 2 víctimas del asunto, junto con los grupos de Yahoo y Live Messenger que fueron las primeras en ofrecer comunidades de usuarios que querían compartir algo en común.

Yahoo! Fotos era un servicio muy popular, usado para publicar fotos y compartir el vínculo con amigos vía e-mail. También fue sepultado por evidentes razones.

Los adolescentes de finales de los 90s y comienzos del 2000, invertían horas adornando sus páginas de internet personales con fotos propias, gif animados copiados de otras páginas, y recortes de otras tantas.

Sin duda, el resultado estético no era el más deseado, así que Facebook llegó también a adoptar a esos usuarios. Incluso se han dejado de abrir blogs personales cuya única función, más que generar contenidos, era tener un repositorio de vida o una biografía virtual. De nuevo, el feis resultó ser una mejor opción.

Hay quienes se atreven a pronosticar, que Facebook matará por completo el correo electrónico como medio de comunicación.
Lo cierto es que hoy el correo tiene un uso más corporativo, migrando toda actividad social a Facebook.

4. Despierta el morbo


Y no solamente el sexual. ¿Cuándo antes era posible ver al jefe en traje de baño, envidiar las vacaciones de otro y hasta enterarse de la muerte de la tía del sobrino de un amigo del colegio que no vemos desde el 84?

Facebook permite esto y más. Actividades que no nos importa, de gente que tampoco nos interés, resultamos viéndolas en tiempo real o ¿quién no ha mirado las fotos del matrimonio del señor del segundo piso de la oficina que nunca saluda pero es nuestro amigo en la red?

5. Sociedad pantallera

Nunca antes la expresión “ser pantallero” había sido tan literal. Es innegable que hoy algunos usuarios hacen cosas que normalmente no harían, solo para poder contarlo o exhibirlo en Facebook.

Desde una simple salida a comer hasta estrenar ropa o carro, son merecedoras de la foto “pa´l Feis”, solo para presumir.

6. Del like a la depresión


Publicar y compartir fotos con el simple interés de eso, de “compartir”, se enterró con las redes noventeras que tenían solo ese fin.

Hoy, no obtener cientos de “Me gusta” o “Like” a una foto o un comentario, puede desencadenar una depresión total y despertar envidia por quienes logran con cualquier publicación, ese espaldarazo de los amigos.

Sin saberlo, los usuarios piensan ahora como los periodistas que buscan llamar la atención para lograr audiencia o rating, a veces a cualquier precio.

Pedir un like a un amigo o hacer un reclamo porque no ha recibido uno, se ha convertido en un tema cotidiano de conversación y hasta en una competencia entre amigos por quién suma más y más manitos con el pulgar arriba.

7. Leemos más y también menos

Cierto es que Facebook es enviciador y demanda mucho tiempo que podría invertirse en actividades más productivas como leer.

Pero cierto es también, que nunca antes había existido una herramienta que nos permitiera compartir un buen artículo, un libro o recibir información de nuestros medios de comunicación favoritos, reunidos en un solo lugar.

Facebook es hoy el gran portal de portales, que el usuario tiene vierto todo el día y desde allí hace clic para visitar otras páginas con artículos, galerías, videos y demás contenidos. Todos luchando por la atención del usuario y compitiendo en el mismo lugar con la foto de la tía que acaba de llegar de Melgar.

Así que si bien se puede pensar que hoy se lee menos, puede que Facebook genere un raro fenómeno que consiste en que leemos más cantidad pero de modo fragmentado: pedacitos de varias fuentes.

8. Siempre, siempre en contacto 


Cuando Facebook se hizo popular, en 2007, no había mejor ejercicio que buscar gente del pasado, de la que no teníamos noticias hace años, y así retomar una relación de amistad, de noviazgo y hasta de enemistad.

Lo bueno es que ha permitido el reencuentro de millones de personas. Hoy es casi imposible no encontrar a alguien allí. Y así nunca se hablen, lo cierto es que en vez de anotar su teléfono y su correo en una agenda que al final, se pierde, allí está siempre el contacto a un clic de distancia.

Lo malo es cuando a la larga, después de la emoción del primer encuentro, ya no tiene sentido mantener contacto con ese conocido del pasado y ya no es interesante seguir sus pasos día a día cuando eso que había en común, ya no existe.

9. La pruebita de amor


El activo más valioso de un usuario en Facebook, es su contraseña. Esa combinación de letras y números que da acceso directo a la vida privada de 1.200 millones de personas en el mundo que usan hoy el servicio.

La prueba de amor en una relación es darle al otro la clave como muestra de confianza. Y es que si bien, desde el origen de internet existen los chats o antes, las agencias de parejas, Facebook da la opción de mantener viva una relación por más tiempo.

Un chat facilita un encuentro casual, pero Facebook mantiene un contacto día a día y se alimenta de fotos, likes y mensajes privados.

Pasando a otros menesteres, esa misma clave es la puerta a cuentas bancarias, claves de tarjetas, números de tarjetas de crédito, conversaciones delatadoras…

10. Nuestra vida a la venta

Mark Zuckerberg, quien creó Facebook en febrero de 2004, inicialmente como un punto de encuentro común para los estudiantes de Harvard, tiene hoy 1.200 millones de personas trabajando para él.

Cada uno de los usuarios, al ingresar sus datos: nombre, sexo, ciudad, dónde estudia, dónde trabaja, qué le gusta y luego completar con fotos de su vida cotidiana y charlas públicas y privadas de todo índole, le está dando a la empresa, el máximo recurso para que el negocio funcione.

Facebook vive principalmente de la venta de publicidad segmentada. Esa que llega solo a quienes realmente quiere llegar, y que se puede clasificar fácilmente gracias a los datos que cada usuario publica.

Pero más allá de sus ingresos por publicidad, el poder que tiene al tener almacenada la vida de sus usuarios, es quizá un acto que ha impulsado el crecimiento en bolsa del valor de su acción que por estos días se negocia en más de 60 dólares.

¿Muerte o evolución?


¿Que va a morir? ¿Quién se atreve a predecirlo? La verdad es que esta red se ha mantenido y ha evolucionado. Los mismos usuarios nos hemos encargado de modificarla a nuestro antojo.

Así que más que morir, parece que se trata de una red flexible que de ser exclusiva para un grupo, hoy está abierta al mundo. De ser principio un solo corrillo de chisme, es hoy la principal fuente de información y de difusión de ideas en todo el mundo.

Así que si este martes 4 de febrero, le llega la notificación de “Felicita a Facebook por su cumpleaños”, hágalo con gusto. Al final, nos ha cambiado la vida y no somos los mismos de hace 10 años, gracias a ella o debido a ella.

* 10 consejos útiles para usar mejor Facebook.


* 20 datos de Facebook que debe conocer.

* Su vida en Facebook en un video de un minuto.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×