Martes, 30 de septiembre de 2014

| 2014/01/30 22:25

La adicción a los mensajes de texto ya es una enfermedad

Aunque no lo crea, la mayoría de usuarios de smartphones sufren de texiedad y texofrenia, dos adicciones que en casos extremos pueden requerir de sicólogo. ¿Sufre usted de alguno de estos males?

Síntomas que pueden terminar en problemas mentales Foto: © Greg Hinsdale/Corbis


Estas son una de las adicciones más comunes sobretodo en jóvenes que usan teléfonos inteligente y que textean durante casi todo el día.

Lo que preocupa del caso, es que casi ninguno de los que sufren de esta adicción son concientes de ello, y este problema puede desembocar en desordenes mentales y lesiones físicas.

Texiedad, hace referencia a la ansiedad, la angustia y la frustración que siente una persona cuando envía un mensaje de texto y no recibe respuesta pronta.

Si usted es de los que se desespera, mira cada tres segundos el celular cuando acaba de enviar un mensaje, siente angustia cuando su mensaje no se envía con éxito, tenga cuidado pues puede estar sufriendo de esta adicción.

La Texofrenia, por su lado es el estrés que tiene un usuario cuando revisa su celular cada minuto  esperando recibir mensajes de texto o actualizaciones, que no existen.

Esto se convierte en un desorden a tal punto, que el paciente puede llegar a sentir que ha recibido mensajes, aunque esto no ocurra.


Estas adicciones pueden terminar en estrés agudo, depresión, sentimientos de soledad y baja autoestima por la incapacidad de estar conectado todo el tiempo a toda hora.

Si usted se siente identificado con algunos de estos síntomas siga estos pasos que nos dio la Psicóloga experta en adicciones, Stephanie Garzón para combatir esa ansiedad:

1. Debe ser conciente de que sufre de ansiedad por textear.

2. Comience a dejar el celular de lado durante algunas horas al día.

3. Cuando tenga reuniones o vaya salir a que no necesita el celular, déjelo en su casa durante el día y evite pensar en el aparato.

4. Cuando llegue en las noches a su casa, apague el celular y préndalo al otro día, sólo cuando sepa que lo va a necesitar, de lo contrario manténgalo apagado durante el mayoría tiempo posible.

5. Si ve que la ansiedad y el estrés continúan y no ha podido hacer nada, lo mejor es que visite un especialista, ya que esto puede terminar en desordenes mentales de mayor magnitud.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×