Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/30/2014 10:07:06 PM

Depender del celular es una enfermedad, evítela

¿Se siente mal cuando deja el celular en la casa? ¿No puede ir al baño sin su celular? ¿Tiene que revisar su teléfono cada 5 minutos? ¿Está intranquilo si se le descarga su equipo? Usted puede sufrir de nomofobia. Le decimos cómo combatirlo.


Cuando le hablen de nomofobia, no se están refiriendo al temor a los gnomos. Se trata de la ansiedad al sentirse desconectado del mundo por no traer el celular consigo. El nombre nace de –No –Mobile- Fobia (en inglés).

El sentir miedo, ansiedad o inclusive, desespero, cuando se le queda el celular en la casa, se lo roban, lo pierde, le suspendieron el plan de voz o datos, o tienen que desprenderse del aparato por algunos minutos; puede traducirse en esta enfermedad, que desde ya, aqueja a más de las mitad de los usuarios de teléfonos inteligentes.

La sicóloga de la Universidad de la Sabana, María Angélica Peñalosa, cuenta que ha tratado casos crónicos a tal punto que han requerido de ayuda sicológica para superar la enfermedad.

De otra parte, la sicóloga de la Universidad Javeriana, Angela Castaño, dice que lo principal es aceptar el problema, no como un problema menor, pasajero y hasta gracioso sino como un desorden que puede afectar sus relaciones laborales, sociales, familiares y hasta íntimas.


Algunas cifras


Según cifras del Centro de Estudios Especializados de España, 53 por ciento de los usuarios de celular, sufren de Nomofobia, mientras que en Inglaterra la cifra asciende a 66 por ciento, según estudio de la consultora SecurEnvoy en el Reino Unido.

Dentro del mismo estudio también se determinó que las mujeres son las más afectadas por este síndrome. Siete de cada diez, siente ansiedad y miedo cuando no tienen el celular consigo, frente a seis de cada diez hombres.

La constante necesidad de estar comunicándose y el hecho de usar el teléfono inteligente como medio para investigar, guardar información importante, entre otras, pueden ser algunas de las causas para que se presente este tipo de enfermedad, que ataca a la mayoría de la población en el mundo.


Síntomas para detectar la fobia:

1. Necesidad de estar revisando el celular en todo momento.

2. Tener el celular cerca o en la mano en todo minuto.

3. Contestar a todos los mensajes que llegan al celular de una forma inmediata.

4. Estar revisando las redes sociales o correo, constantemente en el celular sin necesidad de que le llegue notificaciones.

5. Sentir ansiedad, tristeza o desespero cuando pierde o deja el celular en la casa.

6. Sentirse incomunicado cuando no tiene el celular cerca.


Tips para combatirla:

Las especialistas de la Sabana y de la Javeriana, dan a los lectores de FacilDigital.com, una serie de recomendaciones para evitar caer en esta fobia. Son más obvias de lo que cree, pero ponerlas en práctica lo pueden salvar de necesitar asesoría sicológica por un asunto menor.

1. Procure involucrase en actividades paralelas a su trabajo y a su vida cotidiana que no tengan relación con la información que puede encontrar en el celular. Las actividades deportivas, artísticas, religiosas y sociales, son perfectas.

2. No guarde toda la información que necesite en el dispositivo. Intente manejar agendas para guardar algunos teléfonos fijos o correos de personas. No guarde todo en el equipo para evitar depender totalmente de él.

3. Abandone el celular en el momento que no lo necesite. Por más importante que sea su trabajo, debe darse licencias al menos a la hora de almorzar, de hablar con sus familiares o amigos o de tomarse un café. En esos momentos no use el celular. Incluso apáguelo para que no tenga excusas y recupérelo al volver a su actividad. 

4. Evite estar revisándolo cada momento. Esto con la idea de crear hábitos que permitan abandonar la dependencia.

5. Busque otros medios de comunicación con las personas. Por ejemplo, si las tiene cerca, no use el chat o WhatsApp, sino que más bien vaya directamente para tener una comunicación cara a cara.

6. Si la ansiedad por el celular es muy grande, lo mejor es que durante un tiempo evite tener plan de datos o internet en el celular. Con esto obligatoriamente tendrá que desconectarse. Con este ejercicio se dará cuenta de que puede sobrevivir sin internet.

7. Si es un fanático de las noticias y de la información, internet es la mejor fuente pero puede descansar unos momentos leyendo una revista o escuhando radio (no en el celular).

8. Identifique los momentos reales en los que utiliza el celular por necesidad y determine las actividades que reliza en las que NO necesita el teléfono. Así puede darse cuenta en qué momento es estrictamente necesario tener cerca el teléfono y en qué casos no.

Responder una mención o un comentario en Facebook por ejemplo, puede esperar un tiempo para que usted lo responda desde su computador, no tiene porqué ser una respuesta en tiempo real.

9. Evite tentaciones. Elimine las notificaciones de redes sociales de su celular para que no le lleguen mensajes cada vez que alguien le escribe. Si quiere saber cómo eliminar las notificaciones en su iPhone, siga este enlace.

Debe pensar que siempre hay formas de comunicarse, y que sin celular con plan de datos o internet, no se va a alejar de las personas. Recuerde que si lo necesitan con mucha urgencia, seguramente lo llamarán o le mandarán un mensaje de texto.

Por último, piense que esta dependencia le puede quitar mucho tiempo y que es molesto para las personas que conviven con usted, estar con alguien que todo el tiempo mira el celular y que no puede despegarse de él.

* ¿Sabe en qué consiste la enfermedad conocida como "Nomofobia"?
Siga este enlace.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.