Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/22/2014 12:00:00 AM

El conflicto de la falta de antenas de TV

Los constructores de casas y edificios tienen parte de responsabilidad en el debate actual de la TV por no garantizar la recepción de señal vía aérea.

La pelea en el sector de la televisión no se detiene. Hoy el punto de debate aparente es el acceso que deberían tener todos los colombianos de recibir los canales nacionales abiertos públicos y privados (Caracol, RCN, Señal Colombia, Señal Institucional, Canal Uno y regionales) sin pagar un peso.

El tema es que no hay antenas en las azoteas de las casas ni de los edificios por lo que necesariamente desde los años noventa, los usuarios se han acostumbrado a que tienen que pagarle a un operador para recibir la señal de televisión.

La responsabilidad de tener una antena aérea, es de las administraciones de los edificios de propiedad horizontal o de los propietarios de las casas. Caracol y RCN cumplen con construir la red de transmisión pero la recepción por medio de la antena es responsabilidad del usuario.

En ese punto coinciden tanto la TV paga como la TV abierta. El caso es que Caracol y RCN aseguran que los operadores de TV paga han sido responsables de que esas antenas ya no existan en los techos de las edificaciones, lo que ha obligado a los usuarios a pagar por el servicio.

Alberto Solano, director TIC de Andesco, el gremio que representa a las empresas de TV paga (Claro, Une, Movistar y DirecTV), dice que la única manera de probar que los operadores han dañado esa infraestructura en las ciudades, es estableciendo cuántos ciudadanos se han quejado por la falta de antenas en sus casas.

Como al interior de los operadores no se han reportado quejas, hace tres semanas este gremio le solicitó a la Autoridad Nacional de Televisión (ANTV) información en caso de haber recibido quejas al respecto, pero todavía no tienen respuesta. La ANTV respondió que por tratarse de un derecho de petición, pueden tomarse hasta 30 días para responder.

La TV paga asegura no tener responsabilidad en el asunto. La verdad es que a estas alturas es complejo culpar a alguien. Si bien puedo haber pasado que en los años noventas cuando se inició la masificación de la televisión por suscripción, los operadores de la época se hubieran encargado de eliminar las antenas, estos no son las mismas empresas de hoy.

Para entonces el sector era desorganizado y era complejo establecer un control. Salvo TV Cable, DirecTV y Sky que cumplían con estándares empresariales, las parabólicas de los barrios crecían casi sin control cundo ni siquiera existía la antigüa Comisión Nacional de Televisión.

Estas empresas luego se organizaron en empresa legales como Cablecentro, Superview y Caplepacífico y hace siete años empezaron a ser adquiridas por los grandes operadores de hoy conformando así a Claro y Une como los mayores proveedores de Televisión por cable del país.

Así que los supuestos responsables del acabose de las antenas ya no existen.

Otro que ya no existe es el regulador. No existía cuando este conflicto inició hacia 1990 y ya tampoco existe hoy 24 años después.

La Comisión Nacional de Televisión, CNTV, debía garantizar la recepción de la señal abierta de televisión en todos los hogares por medio de las antenas pero nunca se dio, mientras al tiempo crecía el cable.

Hoy sería la ANTV, la entidad responsable de hacer valer la recepción de esa señal aérea pero esa competencia de regulación de redes ya no le corresponde. Cuando se liquidó la CNTV y se creó la ANTV, se repartieron varias de las funciones de la antigua entidad entre otros organismos como el MinTIC, la Superintendencia de Industria y Comercio, la Agencia Nacional del Espectro y la Comisión de Regulación de Comunicaciones, CRC.

Desde 2012 es justamente deber de la CRC encargarse de los conflictos entre redes e infraestructura de los operadores de telecomunicaciones. Pero por supuesto, entre que asumió ese rol y la expedición de nuevas normas, pasa tiempo.

Nueva regulación

La CRC tiene lista una normatividad que incluye precisamente la obligación para las nuevas construcciones de contar con una infraestructura de redes que les garantice a los ciudadanos, tener acceso a la Televisión Digital Terrestre (TDT) en cada apartamento u oficina.

La medida empieza a regir este primero de agosto, así que queda un vacío para las edificaciones anteriores a esta fecha y para las zonas donde hoy no hay cobertura de TDT ya que esta tecnología de momento solo llega a 11 ciudades.

Esta norma pretende que todos los edificios que se construyan de ahora en adelante tengan incluido en su diseño el acceso a las redes de televisión abierta para que la señal llegue adecuadamente.

La regulación no es retroactiva y como la CRC recién asumió esta responsabilidad, para los casos actuales y anteriores hay un vacío.

En teoría, hoy un residente podría exigirle a la junta administradora de su edificio o de su conjunto, la instalación de una antena aérea para recibir la señal de TV gratuita analógica.

¿Señal sin pago?

Caracol y RCN insisten en que los operadores de televisión por suscripción tienen la obligación de garantizarles a sus usuarios, la recepción de las señales viertas mediante la misma red y que si el usuario no paga la factura, igual pueda recibir las señales de los canales nacionales ya que son gratuitos.

Si no lo garantizan, exigen a los operadores de TV por suscripción que les paguen por el derecho de retransmitir sus señales.

Así lo han manifestado a Semana.com, Gabriel Reyes, presidente de RCN y Jorge Martínez, secretario general de Caracol.

Por otro lado, Alberto Solano de Andesco contradice esa visión pues dice que los usuarios tienen la libertad de tomar la señal del aire por medio de una antena si así lo deciden y que en ningún caso el servicio de cable o satélite representa un obstáculo para que esto ocurra.

Ante la petición de los canales privados, asegura que cuando un usuario se convierte en suscriptor por firmar un contrato con un operador de TV paga, solo puede recibir señal por medio de la infraestructura del operador de cable o satélite mientras esté cumpliendo con sus obligaciones de pagar a tiempo su factura, de lo contrario no puede recibir el servicio ni siquiera de las señales nacionales.

En este caso el usuario está en libertad de conectarse a la TV aérea con una antena. Si la señal no funciona, ya no es responsabilidad del operador.

Los canales nacionales insisten en que los operadores deben instalar en los televisores de sus clientes, un selector conmutable que es un aparato que les permite pasar de TV paga a TV abierta cambiando un switch.

Solano dice que ese sistema es obsoleto y solo tenía validez en los años noventa cuando los televisores no tenían la opción de cambiar el modo de recepción de señal pero los televisores actuales incluyen la opción de cambiar con el control remoto de una entrada a otra para cambiar fácilmente de señal de cable a aire o a la entrada de un DVD.

Al respecto, Martínez dice que no se les puede pasar la responsabilidad de garantizar la recepción de la señal a los fabricantes de televisores ya que la ley les hace expresamente esa exigencia a los operadores de TV por suscripción.

Solano dice que el Anexo Técnico del Acuerdo 10 de 2006 de la CNTV que reglamenta la TV paga, establece que la garantía puede hacerse no solamente vía selector conmutable sino que el operador puede incluir dentro de su parrilla de programación a los canales nacionales, como ha ocurrido hasta la fecha, para que los usuarios reciban los canales nacionales y los internacionales por la misma vía.

Además, la instalación de ese dispositivo que mencionan los canales, deterioraría la señal que reciben los usuarios.

Procuraduría recomienda a la ANTV

En el conflicto, una vez más intervino la Procuraduría, dándole recomendaciones a la ANTV para que tenga en cuenta en el momento de emitir un concepto. Sus posturas coinciden más con las de los operadores de TV paga.

En líneas generales, en la carta enviada a la ANTV, este organismo pide poner por encima de cualquier otro concepto, tecnología o norma, el deber de garantizar la recepción de los canales nacionales abiertos, de maner gratuita en todos los hogares como ha venido ocurriendo.
 
Según la entidad, la Corte Constitucional ha manifestado que la obligación que tienen los operadores de TV paga de incluir en su red las señales de los canales nacionales, tiene el fin de garantizar el derecho al pluralismo informativo de los colombianos por el mismo sistema en el que se incluyen los canales internacionales.

La Procuraduría le sugiere a la ANTV que para el pronunciamiento que debe hacer sobre el tema, debe tener en cuenta los conceptos descritos por la Corte Constitucional, la Superintendencia de Industria y Comercio, y la regulación anterior de la Comisión Nacional de Televisión.

Según este organismo, interpretar de otra manera, la obligación de incluir los canales nacionales dentro de los sistemas pagos, puede representar desequilibrio económico en el sector de la TV, reducir los ingresos de la TV pública y podría también afectar las condiciones para la adjudicación de un tercer canal.

Si Caracol y RCN empiezan a cobrar a los operadores por transmitir sus señales, los canales regionales, públicos o locales podrían exigir lo mismo.

En todo caso, el organismo advierte que no se trata de una intromisión o de un interés en coadministrar con la Autoridad de TV. Solo se trata de una serie de recomendaciones.

Semana.com intentó hablar con un representante de la ANTV pero no obtuvo respuesta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.