Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/6/2014 12:00:00 AM

Las tabletas ‘made in Haití’

La empresa Surtab asegura que se comparan con la competencia, excepto en que son mucho más baratas.

;
BBC
Tal vez a muchos les sorprenda saber que en Haití se fabrican tabletas. Pero Surtab, la primera compañía que fabrica estos dispositivos electrónicos 'made in Haiti', trabaja para ampliar su producción porque no da abasto con la creciente demanda.

Uno de los últimos pedidos que ha recibido del exterior es del gobierno de Venezuela, que encargó 10.000 tabletas para entregárselas a estudiantes universitarios.

"Estamos muy orgullosos de este primer pedido de Venezuela a Haití. Va a crear más empleos, va a mejorar la imagen de Haití en el mundo y va a hacer saber a los venezolanos y a los países latinoamericanos y sudamericanos que tenemos tecnología y tabletas de excelente calidad", destacó el primer ministro haitiano, Laurent Lamothe.

Fue la semana pasada durante la visita del presidente de Petrocaribe, Bernardo Álvarez, al parque industrial de Puerto Príncipe donde se ensamblan las tabletas.

"Esperamos las tabletas en Venezuela para ayudar a los jóvenes" dijo en ese mismo acto el presidente de esta asociación promovida por Venezuela, quien definió el encargo como una "muestra de las relaciones de amistad y cooperación" entre ambos países.

El pedido había sido adelantado el pasado mes de marzo por el propio presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, durante la visita del primer ministro haitiano a Caracas, cuando Lamothe le mostró las tabletas al mandatario venezolano y este dijo que iba a encargar en total 2,6 millones de unidades, si bien por ahora solo han solicitado 10.000.

Sin embargo, según los responsables de Surtab, aún no se han definido los plazos ni las características del envío con el gobierno venezolano.

¿Cómo es la tableta?

Trabajadores haitianos ensamblan tabletas en las instalaciones de Surtab, en Puerto Príncipe. Foto: Surtab.com.
Surtab surgió tras el terremoto en Haití del 2010, cuando una pareja danesa, Folsgaard y Ulla Bak, llegaron al país con la intención de crear un proyecto que ayudase a la reconstrucción, hiciera crecer la economía local y fuera sustentable a largo plazo.

Con la inversión inicial de los Bak y sus socios, el empresario local Richard Coles y el belga Maarten Boute, y una subvención de la Agencia para el Desarrollo Internacional de Estados Unidos de US$200.000, la compañía se registró en febrero del 2013. Luego, en noviembre de ese año, empezó la producción en masa.

La empresa ofrece tres modelos diferentes de tabletas fabricadas con componentes asiáticos, con pantallas de hasta 18 centímetros y que funcionan con el sistema operativo Android.

El modelo más simple, de 512 megabytes de memoria RAM que funciona con conexión wifi, cuesta US$100, mientras que el superior -de 2 gigas de memoria con conexión 3G- se vende por US$285, más impuestos.

"Aceptan tarjetas de memoria, tienen gran capacidad y dos cámaras: delantera y trasera. En cuanto a las características técnicas, se puede comparar con las tabletas de la competencia, con la única diferencia de que son mucho más baratas", afirma el Director de Desarrollo de Negocio, Patrick Sagna.

En la actualidad, se producen 3.000 tabletas al mes. Si bien, el número varía y, según Sagna, se espera multiplicar la producción en los próximos meses.

"Tenemos mucha demanda, así que esperamos impulsar la producción en los próximos meses hasta las 6.000 u 8.000 tabletas diarias", afirma.

De hecho, según explica, pese a que ya se han hecho exportaciones, como un envío de 600 tabletas a un grupo de abogados en Kenia en el 2013, desde diciembre no han podido enviar los aparatos al exterior porque la demanda interna ha crecido mucho y el nivel de producción no alcanza.

Orgullo ‘made in Haiti


Uno de los últimos pedidos del exterior es de Venezuela, que encargó 10.000 tabletas para universitarios. Foto: Surtab.com.
Por el momento, la fábrica cuenta con 65 empleados que no trabajan en una línea de producción convencional, sino que cada uno hace el proceso completo en una tableta y ganan bonos si estas pasan los procesos de control de calidad.

Una peculiaridad de Surtab es que solo tres de los empleados son hombres y, según advierte Sagna, "no es porque queremos tener mujeres, sino porque lo hacen mejor en los procesos de selección que los hombres".

Y precisamente eso, la preparación de los trabajadores y los controles de calidad, es en lo que el director de producción cree que está el secreto del éxito de la primera compañía de tabletas haitianas, lo que, dice, hace que los clientes queden satisfechos y regresen "por la calidad de los productos".

"Hay mucha gente con potencial en este país", dice orgulloso. "El hecho de que alguien tenga un título aquí, solo significa que ha tenido dinero para estudiar, pero no que sea más inteligente que los demás. Nosotros contratamos por potencial, no por títulos".

Todos los trabajadores que entran a la línea de producción pasan por dos meses de formación y, según la compañía, los empleados ganan entre más de dos y cuatro salarios mínimos, lo que, a juicio de Sagna, les ayuda a subir rápidamente a la clase media.

Aunque el sueño de las autoridades y muchos empresarios haitianos es que Haití se vuelva convertir en lo que fue en las décadas de 1970 y 1980, cuando tenía una potente industria de montaje o maquiladora -con la que acabaron las tensiones políticas internas y el embargo estadounidense-, los directivos de Surtab conocen sus limitaciones.

"Somos humildes. Sabemos que somos una compañía pequeña que no va a cambiar el mundo, pero tenemos responsabilidades como empresa (...) Pero este tipo de proyectos crea empleos y devuelven el orgullo", concluye Sagna.

Y es que, al final, lo que ven los clientes de Surtab al girar la tableta es el "Made in Haiti" grabado.

Trabajadores haitianos ensamblan tabletas en las instalaciones de Surtab, en Puerto Príncipe. Foto: Surtab.com.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.