Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/2/2014 12:00:00 AM

Diez consejos para tomar buenas fotos de alimentos

No hay que registrar todo lo que se come y no todas las fotos de comida se ven bien, pero si insiste, siga estos tips para no espantar a sus seguidores.

1. ¿Para qué tomar la foto?

Es lo primero que debe preguntarse. No caiga en el error de tomarle foto a todo lo que se come. No solo queda mal usted sino que aburre a sus seguidores. ¿Un acto tan cotidiano como comer merece ser fotografiado? A la gente no le interesa saber todo lo que usted se come. Créalo.

Si quiere pavonearse de que está en un sitio sofisticado, seguro hay objetos mejores para fotografiar que la comida. La decoración, la arquitectura, el ambiente, la carta, la manera en que disponen de una mesa, los uniformes de los empleados, el área de trabajo del chef, la zona del bar, el jardín…

No es nada fácil fotografiar comida porque es algo que altera nuestro sentido del gusto y el olfato así que si no se siente seguro, mejor acuda a estos elementos muertos que le pueden quedar mejor, porque solo acuden al sentido de la vista de su público.

2. ¿La comida se ve bonita?

Si definitivamente quiere tomarle fotos a la comida, piense que en ocasiones un plato sabe bien pero no se ve igual. Piense también que una cosa es la imagen que usted ve en su celular en pantalla pequeña junto con el aroma de la comida y el momento, y otra la que ven sus seguidores en una pantalla grande como una tableta o un computador donde la comida puede hasta provocar náuseas si no es una buena foto o si el usuario está repleto.

El objetivo de tomarle fotos a la comida es mostrarles a sus amigos lo apetitosos que son los alimentos que va a consumir. Así que lo importante es que la imagen refleje la textura y la frescura del plato. Hágalo solo cuando verdaderamente la decoración del plato sea impactante. Si el plato está roto o muy lleno, olvídelo.

3. Piense en el color

La combinación de colores en los alimentos es clave. Dos o tres son mejor que uno. Un pedazo de carne oscura por si solo se ve mal. Los chefs profesionales juegan con los colores para lograr mejores platos así que una buena combinación puede marcar la diferencia.

Nada de excesos de amarillos en un plato lleno de harinas o de naranjas o rojos en un pedazo de carne o pollo. Si el plato no tiene nada más, olvídese de la foto.

Una imagen en la que se vean sabores diferentes, será más atractiva que una que comunique un solo sabor.

4. Piense en las formas y en las proporciones

Un plato con varias formas y figuras y que juegue no solo con lo ancho sino con la altura, puede crear un buen efecto en la foto. Por eso la comida aplastada no se ve tan bien. Si la comida tiene altura juegue con el ángulo y tómela desde arriba pero con un ángulo de inclinación diagonal para que resalte ese efecto.

El tamaño de la porción y la relación con el plato, muestran también armonía, así que no siempre un plato lleno se verá bien.

5. Olvídese de lo oscuro

La gracia de la foto de un plato es destacar los colores y las texturas. Si no se ven bien, mejor no tome la froto y dedíquese a saborear el plato.

Si está en un bar o en un restaurante oscuro no tome fotos. En un sitio con luz, lo más recomendable es acercarse a las ventanas. De esta forma, los reflejos exteriores harán que la imagen sea más atractiva.

6. Evite el flash

Si utiliza luces directas como un flash se pueden perder la textura y los colores originales de los alimentos, lo que haría la imagen menos apetecible. El exceso de luz directa si no lo sabe manejar no es recomendable así que mejor use la luz ambiente.

7. Utilice las servilletas

Para eliminar sombras y resaltar los colores del plato, utilice en el fondo o debajo de los platos, servilletas blancas. Es mejor si evita distracciones del mantel o de otros elementos de la mesa y la foto se concentre en el plato.

8. Piense en el ambiente

Si bien el fondo puede distraer, un buen ambiente puede ayudar, según el contexto. Piense antes de disparar en el color de las paredes, las cortinas y los manteles. Es más, puede lograr un buen cuadro si juega con las copas y los accesorios de la mesa. Todo esto puede enriquecer la imagen si están ubicados en una composición armónica y coherente con el plato.

9. Acérquese a los alimentos

Una foto lejana no muestra los cortes de la carne o lo frescas que puedan estar las verduras, por ejemplo. Así que no tema acercarse con su cámara o celular para captar detalles.

10. Si no lo hizo al principio, no lo haga

Por último, el consejo que debe tener en cuenta al principio cuando le sirven el plato. Si se le ocurrió tomar la foto cuando ya partió la carne o mordió la hamburguesa, ya no tome la foto.

Nada más desagradable que un pedazo de pollo mordido en una pantalla de 42 pulgadas. Solo tome la foto cuando le sirvan el plato y después disfrute la comida y disfrute de la compañía. No se incomode untando el celular en plena ingesta ni trate de readornar el plato después de haber empezado.

No pasa nada si no les mostró a sus amigos lo que está comiendo. Si quiere un recuerdo bonito del plato (no sabemos para qué), acuda a la carta del restaurante o a las publicaciones especializadas en alimentos que seguro le proporcionarán mejores imágenes y así usted podrá comer tranquilo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.