Viernes, 28 de noviembre de 2014

| 2014/02/06 00:00

11 maneras de acabar el vicio de revisar el celular

Si por más de intentarlo usted no puede dejar de revisar su celular todo el día, estos son los tips para que deje esa tonta esclavitud.

Foto: © Sonja Pacho/Corbis.

No se desespere si de la noche a la mañana no puede romper el vicio de revisar el celular a cada instante. Esto puede tardar varios días. No hablemos de meses para ser optimistas y que usted mismo ponga de su parte. Hablemos de un par de semanas máximo.

La nomofobia es la enfermedad que padecen quienes deben estar todo el tiempo con el celular en la mano y sienten pánico si lo dejan olvidado en algún lado.

Si supera ese vicio, no solo se curará de una enfermedad sino que ahorrará dinero, se quitará el problema de buscar dónde cargar su equipo durante el día y disfrutará más la vida real con las personas que tiene en vivo. Cuatro soluciones en una sola.

Con estos 11 consejos puede combatir ese mal. Algunos pueden parecer obvios o contradictorios con el mundo actual en el que predomina la inmediatez, pero si los practica, se dará cuenta de que pronto será un ser libre, libre como un pájaro (no precisamente el de Twitter).

1.       No al ilimitado: elimine su plan de internet ilimitado. Ese que con tanto ahínco se lo vendió el asesor de su operador móvil con el argumento de que lo mejor es tener internet ilimitado para no preocuparse por la cantidad de megas que consume.

Eso puede ser cierto, pero es un arma de doble filo ya que si usted sabe que es ilimitado, estará todo el día metido en internet. En cambio si sabe que tiene una cantidad reducida de megas, será más moderado en su navegación.

Este es el primer gran paso. Al principio se sentirá asfixiado y le faltará el aire al dejar de revisar 2 minutos sus redes, pero al poco tiempo se dará cuenta de que no pasa nada, que el mundo sigue y no se va a acabar si deja olvidado el mundo virtual por un momento.

2.       Elimine apps: aunque suene drástico, una buena idea es borrar de su teléfono las aplicaciones de Facebook, Twitter e Instagram. Si no las tiene instaladas, le dará pereza entrar a la versión web de cada red para revisarlas y mejor, para evitar la fatiga, dejará de revisarlas y punto.

3.       No al cargador: ¿Pero qué me dices? ¿Sin cargador? Sí señor. Aunque claramente los cargadores son hoy el objeto de deseo y los que hacen que nos hable ese personaje de la oficina que nos odia y que nunca saluda pero que nos lo pide prestado, no tener ese cablecito puede ser la salvación.

Solo piense en esto: cuando tiene poca batería y no tiene cargador, usted solo usa el celular para lo estrictamente necesario, ¿verdad? Pues bien, si desde que sale de su casa sabe que su batería debe durarle tooodo el día y que no hay lugar a cargarlo, solo usará el teléfono cuando realmente lo necesite con tal de prolongar su vida (y la del celular también).

Así evitará mirar Facebook cada tres minutos y se acostumbrará a echar un vistazo cada hora, cada dos, tres horas hasta que ya ni se acuerde.

La batería no le alcanza porque tiene el celular en uso todo el día, pero si le baja la intensidad, vivirá más tranquilo porque será suficiente para su día y se quitara un dolor de cabeza más.

4.       Sin notificaciones: Cuando mantiene activas las notificaciones de sus redes sociales e irrumpen en su pantalla, a usted le da piquiña y un afán incontrolable por responder un comentario chistoso de su amigo en Facebook o un tuit en el que fue mencionado.

Si configura su equipo para que no le lleguen notificaciones, solo se enterará de ellas cuando acceda directamente a la aplicación, no en tiempo real.

5.       No sea 'intenso': Diga no al 'check in'. Además de que a nadie le importa cada paso que usted dé y puede resultar cansón chequearse en cuanto lugar visite, bien sea en Foursquare o en Facebook, esta práctica es la que más lo esclaviza.

Piénselo. Los usuarios de Foursquare lo primero que hacen al llegar a un restaurante, antes de ver la carta, es hacer 'check in' y enseguida, ver quién hay cerca. ¿Muy terrible si deja de hacerlo? ¿Perderá amigos si no les informó a dónde llegó?

6.       Sea anacrónico: ¿Se acuerda de esa hermosa época (2007) cuando usted apenas descubría Facebook y debía esperar a llegar a la casa por la noche para revisarlo? ¿No siente nostalgia de ver que ahora está las 24 horas conectado a esta red?

Usted puede decidir dedicarle media hora al día antes de salir de casa o en la noche al llegar para revisar mensajes, fotos y notificaciones y no entrar durante el resto del día.

Si a esto le suma el tip dos de eliminar la app de Facebook, va a lograr perfectamente ese encuentro mágico en la noche en su casa cómodamente con un vaso de leche caliente mientras chismosea la vida de sus amigos, en vez de hacerlo durante todo el día.

7.       Listas y tuits: La magia de Twitter es la inmediatez y el tiempo real, así que si bien, no se va a caer el mundo si en Facebook responde un “jajaja” cinco horas después, el debate en Twitter sí puede perder vigencia si lo deja para más tarde.

Aquí se puede dar una licencia y revisar más continuamente Twitter mientras deja Facebook solo para el computador de escritorio.

Pero ojo. Si sigue 1.000 cuentas, será interminable revisar las actualizaciones. Así que como la excusa de revisar Twitter es para mantenerse informado, lo mejor es que cree listas temáticas e incluya máximo cinco cuentas de noticias, solo sus favoritas y las deje en una lista llamada 'Noticias' y así, revisar durante el día solo esta lista.

Las cuentas de amigos, de empresas y de entretenimiento, déjelas en otras listas para que las revise luego en un computador cuando tenga tiempo o en su celular cuando esté solo.

8.       Honre a padre y a madre: “¡El teléfono se hizo para acortar distancias, no para alargarlas!”, reza el clásico dicho de los papás que querían ahorrar en la cuenta de teléfono fijo.

Pues bien, han pasado los años y ahora el dicho se aplica a las 'eteeernas' conversaciones en WhatsApp donde nada tiene un final y se puede estar todo un día hablando de todo y nada sin cesar. Hágale caso a sus papás.

Como se está ahorrando unos pesos y que NO paga un plan ilimitado de datos, destine esa platica para invitar a ese amigo de charlas eternas a tomar café. Sí, en vivo y en directo a la antigua usanza.

¿Qué vive en Kuala Lumpur? Mayor incentivo para ahorrar y visitarlo. O sin ir más lejos, aproveche otras herramientas tecnológicas. Póngale una cita en la noche para verse y hablar cara a cara vía Skype o FaceTime. Mejor, ¿no?

9.       Santifique las fiestas: Los domingos no se trabaja así que NO revise su correo los fines de semana. ¿En serio debe revisarlo en todo momento? ¿Verdad que no? Entonces, calmado.

10.   Hay que leer: La principal razón por la que la gente no suelta el celular es porque necesita un quéhacer en tiempos muertos durante el día, así que resultan cogiendo el celular para revisar redes, jugar 'CandyCrush' y demás.

¿No cree que si tuviera otro medio de entretenimiento usaría menos el celular? Claro, es un poco absurdo pensar en volver a la era en la que había que andar con un reproductor de música, un videojuego, un teléfono y demás todo por separado, pero algo se puede lograr.

Andar con un buen libro impreso por ejemplo, puede ser la solución a esos tiempos muertos en los que por ocio usted toma el celular. En cambio, si está inmerso en la lectura querrá aprovechar cualquier momento para leer y leer hasta terminar el libro.

Y lo más interesante es que si definitivamente no puede dejar el vicio de mirar el celular todo el día, puede incluso comprar libros y revistas digitales. Si tiene un iPhone le irá mejor pues tiene infinitas opciones de libros en la tienda iBooks y revistas en el Quiosco, mucho más baratas que las de papel y que puede leer sin necesidad de estar conectado a internet.

Así, si sigue con la manía de revisar el teléfono, al menos lo hará para algo más constructivo que jugar o revisar sus redes.

11.   Sea insoportable: así como los miembros de la familia deben apoyar a quien hace dieta y no comer como cerdos en frente de quien quiere bajar de peso, con la nomofobia pasa igual, pero del mismo modo en el sentido contrario (citando a la Reina).

Seguramente sus amigos notarán su cambio y se alegrarán de que usted ahora les presta más atención y se volvió un excelente escucha.

Incluso si está de conquista, lo amarán porque su celular ya no es lo más importante en una cita sino su pareja.

Pero eso sí, si su amigo, pareja, hijo, o lo que sea, sigue con el jueguito del celular, sea drástico, váyase y déjelos solos que sigan con su celular.

Usted ya tiene todas las de ganar porque está demostrando respeto y así lo tilden de insoportable, terminarán dándole la razón. Le pedirán consejos y usted compartirá estos 11 tips.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×