Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/30/2014 10:12:45 PM

¿Qué tan privados son sus chats cuando habla en la oficina?

¿Es de los que suele chatear mientras trabaja? ¿Comenta con sus amigos sobre su trabajo o la relación con sus jefes? Puede ser una actividad común, pero muchas veces no es lo más recomendable.


La carta de despido, que le entregaron a Aura González, afirmaba que la razón era: ‘inconformidad con el entorno laboral’.

Tres días antes, Aura, secretaria de profesión, había dejado abierto su Messenger. No quedó bien parada después de que leyeron las opiniones que había compartido con una amiga sobre su jefe.

Utilizar chats de Gmail, Facebook o el propio correo electrónico en horas laborales es uno de esos ‘pecados’ que casi todos los trabajadores cometen. A veces, puede ser una buena herramienta de trabajo; en otras ocasiones puede ser el detonante de un problema laboral.

Muchas veces, la mensajería instantánea puede ser un espacio de desahogo de un mal día, una mala relación con algún colega o simple aburrimiento con la empresa. La pregunta es ¿utilizar equipos de la oficina para estos desahogos es recomendable?

Privacidad vs productividad, la eterna pelea


Como cualquier herramienta digital, las implicaciones del chat en la oficina dependen del uso que cada trabajador le dé a la plataforma. Una cosa es utilizar la herramienta para tener información más rápido y otra es utilizarlo para perder tiempo o hablar mal de su trabajo o compañeros.

¿Tiene derecho la empresa a tener acceso a estas conversaciones? Los equipos y la red de conexión son propiedad de la empresa, así que las labores que se desarrollen en ellos tienen la posibilidad de ser revisados en caso de ser necesario.

¿Entonces, qué pasa con el derecho a la privacidad y a la libre expresión? Aunque suene algo fuerte, en este caso no aplica. Se entiende que su tiempo laboral lo debe dedicar a cumplir con su trabajo, y no lo debería utilizar para chatear sobre temas no relacionados con su organización.

Lo mejor en estos casos es aplicar la frase de las abuelas, “es mejor prevenir que lamentar”.

Si el computador donde está chateando es de la empresa, en cualquier momento su jefe o el personal de sistemas está en la libertad de revisarlo y hacer seguimiento a todo lo que se haga allí.

Finalmente deben velar por la seguridad de la información de la compañía y por el mantenimiento de los equipos, así que la empresa tiene todo el derecho de rastrear llamadas y mensajes y más se trata de las líneas y del correo corporativo. Son para uso de la empresa.

Seguramente los mensajes que usted envía y las llamadas que hace ya están siendo monitoreadas sin que usted lo sepa así que mejor prevéngase.


Algunas recomendaciones:


- Cierre sesión de sus plataformas de chat (en Gmail, Facebook, Skype, entre otros), después de cada jornada laboral.

- Utilice dispositivos propios (celulares o tabletas) para conversar mediante chat con sus contactos personales.

- Si tiene inconformidades con su empresa, es mejor que las hable directamente con sus superiores, y no lo haga mediante plataformas de chat.

- En caso de tener algún problema con un compañero de trabajo, intente solucionar las cosas en la empresa y no propagar esta información con sus contactos.

- Utilice la lógica. Si los equipos son de la empresa, ¿usted va a impedir que revisen lo que hay en pantalla? ¿Va a exigir que no miren su chat cuando lo está haciendo en horas laborales? Seguramente no así que evítese molestias.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.