Viernes, 2 de diciembre de 2016

| 2016/05/16 16:04

¿ El cigarrillo electrónico ayuda a dejar de fumar?

Semana.com habló con el cardiólogo Konstantinos Farsalinos, quien aseguró que este producto sí es una alternativa para aquellos que quieren dejar ese hábito.

En Colombia El Instituto Nacional de Cancerología está en contra del uso del cigarrillo electrónico para dejar de fumar. Foto: lindsayfox/Pixabay

La semana pasada Konstantinos Farsalinos, un cardiólogo e investigador griego, especializado en temas como el tabaquismo y los cigarrillos electrónicos, estuvo en Colombia para hablar sobre los nuevos dispositivos que reducen el daño del tabaco en el organismo. SEMANA.COM lo entrevistó y le contó que aunque no recomienda estos productos para aquellos que nunca han fumado, estos sí son una alternativa necesaria para quienes ya son fumadores y quieren dejar ese hábito.

Semana.com: Dicen que el riesgo de la nicotina y el riesgo de fumar son diferentes…

Konsantinos Farsalinos: Eso no es nada nuevo. La primera vez que se mencionó esa distinción fue en 1976 cuando se dijo que la gente fuma por la nicotina y se muere por el alquitrán. Eso sucede porque los cigarrillo de combustión crean unos subpoductos por el proceso de quemar el tabaco. Es algo que sabemos desde décadas.

Semana.com: ¿De qué se culpa entonces a la nicotina?

K.F.: Es responsable de la adicción pero no es la principal razón por la que se producen enfermedades. Tiene de hecho un efecto mínimo en las enfermedades que se producen por fumar. Hay desinformación no solo en el público sino entre los funcionarios del gobierno y  profesionales de salud que confunden los efectos de fumar con los de la nicotina. Y es crucial difernciarlos hoy porque hay nuevos productos que tienen una reducción del daño del tabaco.

Semana.com: ¿Qué son los productos de reducción del daño del tabaco?

K.F.: su objetivo es reducir el daño,  como las agujas estériles lo son para prevenir que quienes usan drogas intravenosas contraigan otras enfermedades como Hepatitis o VIH. Estos son aceptados por todas las autoridades de salud en el mundo, porque tienen beneficios para estos grupos de personas. La idea con estos productos en el caso del tabaco es tener una forma más limpia de suministrar la nicotina a los adictos a ella. Imagine si se aplicara este principio a 1 billón de fumadores en el mundo. Sería más grande el impacto porque hay más prevalencia de fumadores.

Semana.com: ¿Cuáles son esos productos más limpios?

K.F.: La primera categoría aceptada es la llamada terapia de remplazo de nicotina en la que están los parches, los chicles y los inhaladores para dejar de fumar. Estos están justificados por la FDA  porque cualquier riesgo por uso a largo plazo de  estos productos es mínimo al lado del riesgo de fumar continuamente. La otra categoría están el ‘snooze’, los cigarrillos electrónicos y los productos que no queman el tabaco sino que lo calientan y generan un vapor. Todos se crearon para dar una forma más limpia de nicotina.

Semana.com: ¿Por qué han surgido estos dispositivos?

K.F.: Porque las terapias de reemplazo de nicotina y las medicaciones para dejar de fumar no han tenido el éxito esperado. Estos tratamientos tienen 20 por ciento de éxito, según estudios publicados. Eso significa que con estas estrategias la gran mayoría no deja de fumar. Además hay otra gente que no quiere ir al médico para dejar de fumar porque no se siente enfermo.

Semana.com: ¿Y cómo estas nuevas terapias sí ayudarían?

K.F.: La OMS predice que va a haber un billón de muertes causadas por fumar. Se necesitan nuevas estrategias porque hay que tener opciones para los fumadores. La idea no es acabar con los esfuerzos que ya existen sino complementarlos para añadir y acelerar el proceso de reducir ese riesgo.

Semana.com: ¿Qué evidencia científica tienen de los cigarrillos electrónicos? ¿Son seguros?

K.F: Se han publicado por lo menos  40 estudios y el hallazgo principal es que estos dispositivos son 95 por ciento menos dañinos que el cigarrillo convencional y que si un fumador se pasa a este tipo de productos tiene muchos beneficios.

Semana.com: Pero mucha gente dice que no son seguros…

K.F.: Por eso prefiero usar el término menos dañino y no más seguro, porque no hay nada totalmente seguro en el mundo. Podemos discutir desde el punto de vista filosófico si la comida que uno come es segura o si es seguro manejar el carro. Los cigarrillos electrónicos no son absolutamente seguros.

Semana.com: ¿Cuál es su opinión sobre la regulación de estos productos?

K.F.: Yo apoyo la regulación porque aseguraría dos cosas. Primero, que los estándares de calidad sean óptimos, y segundo, que se creen las reglas para la publicidad de los cigarrillos con el fin de que llegue al público correcto. No es un nuevo hábito para promover entre los que nunca han fumado sino un sustituto del cigarrillo para los fumadores y ex fumadores. También debe asegurar que tienen una ventaja competitiva frente a los cigarrillos convencionales porque hoy están compitiendo por precio y  accesibilidad. Pienso que se debe promover el acceso de los electrónicos y prohibir el del convencional. Es muy desafortunado que en muchos países en el mundo prohíban el producto más seguro pero dejan vender legalmente el más letal.

Semana.com: ¿Cuáles son los temores de las personas que no quieren estos productos?

K.F.: Sus decisiones están basadas en lo que yo llamo en mis estudios un abuso del principio precautelar. Les da miedo que pueda llegar a los no fumadores. El tema de atraer a la juventud y a los nunca fumadores es muy legítimo y aceptable, pero son temores teóricos. Hasta ahora lo que vemos es que el uso regular de cigarrillos electrónicos está sucediendo en fumadores y ex fumadores y solo en una minoría en los nunca fumadores. La adicción no se ha visto en ninguno de los nunca fumadores y los cigarrillos electrónicos tienen mucha probabilidad de ayudar a dejar de fumar a un no fumador.

Semana.com: ¿Tienen evidencia de eso último?

K.F.: Si, hay un estudio reciente hecho en varios países de la Unión Europea que concluyó que la tasa de cesación del hábito de fumar en usuarios actuales de cigarrillo fue de 35 por ciento. Se vio además un adicional 32 por ciento en reducción de consumo de tabaco por el uso de estos dispositivos. Entonces el total beneficio es de 67 por ciento. No hay otro producto en la historia que tenga este impacto en la población.

Semana.com: Y en cuanto al riesgo que pondría en no fumadores, ¿qué se sabe?

K.F.: En el estudio el riesgo de volverse adicto al uso de nicotina en nunca fumadores fue de 0.09 por ciento, y la iniciación de productos de tabaco debido a esto fue 0.8 por ciento. Esto es evidencia real.

Semana.com: ¿Por qué en el Reino Unido se ha apoyado estos productos?

K.F.: Porque probablemente es el país con mayor evidencia ya que ha hecho monitoreo sobre el efecto de los cigarrillos electrónicos en la población. Se calcula que 3 to 4 millones de usuarios de estos productos y más de un millon ha logrado dejar de fumar con estos aparatos.

Semana.com: pero aquí en Colombia El Instituto Nacional de Cancerología y otras agencias de salud están en contra. ¿Por qué esa diferencia?

K.F.: No es solo aquí. Es en muchas partes. Y es por lo siguiente: A la Organización Mundial de la Salud no le gusta recomendar productos que tengan nicotina lo cual tiene sentido. Yo la apoyo. Yo no aconsejaría eso a nadie. Pero lo cierto es que dejar de fumar no es fácil y esa es la realidad que vemos nosotros los médicos. Es facil decir en teoría no use nada de nicotina pero cuando uno ve que no pueden dejarlo pensamos que la gente debe tener más opciones.

Semana.com: ¿Y este debate si sirve al fumador que quiere dejarlo?

K.F.: Lo que vemos es que el consumidor está muy confundido y no sabe qué hacer  porque  oyen un dia que el cigarrillo electrónico es bueno y al otro que es malo. Yo pienso que si no apoyamos al fumador a que haga el cambio va a ser difícil motivarlo. Debemos ser cuidadosos, debemos dar informacion balanceada. No es decirle úselo sino darle evidencia para que el sepa qué es mejor y tome decisiones informadas.

Semana.com: Como médico, ¿qué recomenida a un fumador?

K.F.: Lo primero que le diría es déjelo sin ayuda de nada. Si eso falla, le diría déjelo con ayuda de una medicación aprobada por la FDA, y si no puede con ninguna de esas apoyaría uno de estos productos. Cualquier cosa es mejor que dejarlos continuar con el cigarrillo. Hay que enfrentar la realidad. No es ético dejarlos solos.

Semana.com: ¿Y qué les diría a los no fumadores?

K.F.: Les diría que esta discusión no es para ellos. No los puedo forzar a hacer o no hacer algo pero no hay razón para que alguien que no fuma empiece a inhalar algo, no importa si es menos malo que fumar. Los humanos solo están hechos para inhalar aire puro, entonces también les recomendaria que se alejaran de los sitios donde hay mucha polución.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.