Lunes, 20 de febrero de 2017

| 2001/06/04 00:00

Adiós al dolor

Después del láser y la abrasión por aire llega al mercado colombiano un nuevo gel que ayuda a remover la caries sin anestesia.

Adiós al dolor

Han pasado mas de 100 años desde la aparición de la fresa y la humanidad todavía no ha sido capaz de inventar un método capaz de reemplazar a uno de los artefactos más temidos. Esta herramienta mecánica se emplea en la mayoría de los tratamientos odontológicos y es la culpable de que muchas personas sientan físico pavor cuando van al dentista. Para tratar de vencer el miedo en los pacientes los investigadores han desarrollado nuevas técnicas que, si bien no suponen el adiós definitivo a la fresa, por lo menos ayudan a reducir el dolor en afecciones tan comunes como la caries. Cada año en Colombia se tratan 57.600.000 casos y son los niños los más propensos a desarrollarla. Actualmente ya es posible realizar tratamientos para la caries sin anestesia (se ha demostrado que la aguja produce tanto miedo como la fresa) gracias al uso del láser, la abrasión por aire y, lo más novedoso, un gel transparente que ayuda a remover el tejido infectado. Con estos tres métodos el dolor se puede reducir en un 90 por ciento de los casos. Con el láser desaparecen el calor, la vibración y el ruido producidos por la pieza de mano y en cuestión de minutos la caries puede ser removida sin generar mayores molestias en el paciente. El láser también ayuda a blanquear los dientes y a sellar los túbulos dentinarios expuestos, que son los responsables de la sensibilidad dental, es decir, la intolerancia a los estímulos fríos y calientes. Sin embargo su uso se ve restringido cuando el tejido se halla debajo de una calza dado que el rayo no puede actuar. En esos casos es preciso recurrir a la fresa para remover el metal. Otra alternativa es la abrasión por aire, sistema que elimina la caries a través de un chorro a presión que expulsa partículas microscópicas de óxido de aluminio. Aunque es un procedimiento silencioso, que no produce calentamiento ni vibración, su uso tiene ciertas limitaciones ya que sólo se puede emplear en cavidades pequeñas y algunas veces se requiere una herramienta manual para completar la remoción del tejido enfermo. La última novedad en el mercado colombiano es un gel de alta viscosidad que actúa sobre la pieza dental, eliminando la caries. El método químico mecánico fue investigado en Suecia y será comercializado en el país bajo el nombre de Carisolv. “El gel es bastante seguro pues no afecta la pulpa ni la encía. Sólo se necesita un orificio abierto para introducir la sustancia, se deja actuar durante 30 segundos y luego se remueve la caries con un instrumento”, señala Juan Manuel Bretón, uno de los odontólogos que ha tenido oportunidad de emplear este método en su consultorio. Al no necesitar anestesia Carisolv ha sido bien recibido por los niños y los pacientes más nerviosos dado que el uso de la fresa se limita a los casos en los que se necesita abrir una cavidad o remover una amalgama. Después de retirar el tejido enfermo se rellena el espacio con el empaste tradicional. Con estos nuevos productos el dolor ya no se sentirá en la boca sino en el bolsillo, pues los materiales para realizar dichos procedimientos suelen ser bastante costosos y eso se verá reflejado en el aumento de precio de la consulta.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.