Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/12/2006 12:00:00 AM

Adiós mundo cruel

Los hombres de Medellín se quitan la vida por falta de afecto. Así lo demuestra la primera investigación hecha en Colombia sobre los factores de riesgo.

Antes de suicidarse, Henry Ángel* visitó seis veces a su médico personal en sus tres últimos meses. Se le quejó por los dolores de cabeza, el cansancio en las piernas, la falta de apetito y, aunque no era su sicólogo, también le contó los problemas afectivos y el deseo que tenía de morirse. Una investigación del departamento de siquiatría de la Universidad de Antioquia demostró que, como en el caso de Henry, la gran mayoría de los suicidios en la ciudad de Medellín presenta esa misma característica: manifestar el deseo de morir a familiares, amigos o, como en este caso, al médico de cabecera. Dicho estudio obtuvo, el pasado 7 de noviembre, el primer puesto a la mejor investigación realizada durante 2005 sobre salud mental en población latina, en un congreso celebrado en Princeton, Estados Unidos. Durante dos años (2002-2004), un conjunto de siquiatras de Medellín, encabezados por Carlos Palacio, se dio a la tarea de reconstruir el perfil sicológico de 110 personas que habían cometido suicidio por esos años. En dicha reconstrucción encontraron, entre otras conclusiones, que la mayoría eran jóvenes entre los 15 y los 25 años de edad, que el suicidio es más común en hombres que en mujeres (por cada tres hombres suicidas hay una mujer) y que el desempleo es una razón de peso para quitarse la vida. Hasta aquí, nada se diferencia con los estudios en otras ciudades del mundo. Sin embargo, la investigación también demostró que, por ciertas características culturales, la soledad de las personas en Medellín no representa un factor de riesgo para suicidarse y que pertenecer a un grupo religioso reduce dichos factores. Otro de los hallazgos que más sorprendieron a los siquiatras fue el de las motivaciones que tienen tanto hombres como mujeres para terminar con su vida. La falta de dinero es el principal factor que conduce al suicidio en las mujeres, mientras que para los hombres es la falta de afecto. Según Palacio, esto último tiene una explicación muy lógica: "En nuestra cultura, a los hombres se les tiene prohibido llorar o expresar todos sus sentimientos con total tranquilidad. Los hombres de Medellín tienden a esconder y a tragarse todos sus problemas". Varios de los resultados de esta investigación están permitiendo crear diferentes mecanismos de prevención como el que se presenta, por ejemplo, con los médicos generales de algunos hospitales de Antioquia. Muchos de ellos vienen preparándose con especialistas sicosociales, por si acaso, en algún momento, los visita un paciente como Henry Ángel y, además de sus dolores, les confiesa sus intenciones de quitarse la vida. *Se cambió el nombre del paciente por solicitud de los investigadores.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.