Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/9/1993 12:00:00 AM

ALTA TENSION

Llega a Colombia un novedoso tratamiento que, además de controlar la hipertensión, protege los órganos que están en riesgo.

CERCA DE CUAtro millones de colombianos sufren de hipertensión, una traicionera enfermedad que se caracteriza por la elevación permanente de la presión de la sangre en el lecho vascular, lo cual afecta en forma grave órganos como el corazón, el cerebro, los riñones y los vasos sanguineos. Esta afección puede originar accidentes cerchro-vasculares, cardiopatías. insuficiencia renal y trastornos oculares.
Desde hace cuatro años se está aplicando en el mundo un rcvolucionario tratamiento que no sólo controla la hipertensión sino que protege los tejidos de los órganos que están en riesgo. Se trata de una sustancia llamada Ramipril, que inhihe la producción de una hormona, que es la culpable de la vasoconstricción. Estudios clínicos realizados por los investigadores de Hoechst muestran que este medicamento consigue reducir la presión arterial prácticamente en todas las formas de hipertensión. Pero, además, carece prácticamente de efectos secundarios.
Estudios realizados en el país señalan que la incidencia es mayor entre los habitantes del area central y el litoral Pacífico. En Bogotá, el grupo de población más afectado son las mujeres. Aunque en el 90 por ciento de los pacientes hipertensos se desconoce el origen de la enfermedad, se sabe que a ella contribuyen factores ambientales, genéticos y raciales. Hay tres veces más predisposición en personas cuyos padres son hipertensos. La obesidad -especialmente en la parte superior del cuerpo-, la alta ingestión de sal -por encima de tres gramos diarios- el estrés, el tabaquismo y el consumo de alcohol son factores que la disparan. -
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.