Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/26/2004 12:00:00 AM

Amigos del alma

Uno de los miembros de la familia Kennedy viajará a Colombia para promocionar su fundación, que busca integrar los discapacitados mentales a la sociedad.

Juana es una joven de 22 años que a menudo pasa inadvertida para la gente. Es como si no la vieran. Cuando ingresa a un sitio público, como un centro comercial, una universidad o un edificio, no le piden una requisa de su cartera como a los demás visitantes. Y aunque sabe contar como cualquier otra persona de su edad, si va a comprar algo, por ejemplo una boleta para cine, los vendedores no la atienden. Prefieren hacer la transacción con cualquiera de las personas que la acompañan. Algo parecido sucede cuando Juana va a un restaurante. Ella puede hablar y entender lo que le dicen, pero nunca le preguntan directamente qué desea ordenar. Este trato diferente tiene que ver con el hecho de que ella es diferente. Nació con síndrome de Down, una enfermedad genética que afecta sus habilidades cognitivas.

Pero no su corazón. Como la mayoría de seres humanos, ella necesita el aprecio, el reconocimiento y el afecto de una buena amistad. Pero en la vida práctica lograr esto no le resulta tan fácil porque la sociedad tiene la falsa idea de que estas personas no pueden relacionarse con los demás. Por eso nadie los llama, no tienen autonomía y sufren de baja autoestima.

Para cambiar esta mentalidad, en febrero se abrirá el primer capítulo de Best Buddies en Colombia. Se trata de una fundación que nació en 1987 en Estados Unidos para cambiar, a través de amistades sinceras, la percepción que la sociedad tiene sobre los discapacitados cognitivos. El programa más importante es el que enlaza estudiantes de colegios y universidades con personas de su misma edad que tengan algún tipo de retardo. "Van al cine, toman café, se reúnen para almorzar y en esos espacios se da un aprendizaje de doble vía", dice Olga Lucía Lacouture, directora ejecutiva de Best Buddies en Colombia. A través de este mejor amigo (la traducción al español), el niño con problemas aprende a vivir mejor en la sociedad, pero a la vez al estudiante voluntario esta experiencia le ayuda a afianzar valores como la generosidad, la paciencia o la compasión y a generar una conciencia social. "Es un programa muy bueno porque estos niños y jóvenes aprenden a vivir en el mundo normal, a hablar en forma adecuada y a divertirse", dice la sicóloga Annie de Acevedo. Dentro de este grupo de personas hay grandes diferencias. Algunos tienen retardos leves y otros, más profundos. Los de retardos menos graves sufren problemas de autoestima y la idea de tener un amigo es fundamental para ganar confianza en ellos mismos. Por eso el trabajo de los voluntarios debe ser un compromiso profundo, pues abandonar el programa es romperles el corazón.

La fundación fue creada por Anthony K. Shriver, un joven empresario de 35 años dedicado a esta causa. Su apellido es muy familiar, ya que pertenece a una de las familias más reconocidas de Estados Unidos: es hijo de Eunice Kennedy, hermana del fallecido John F. Kennedy, y hermano de María Shriver, esposa del actor Arnold

Schwarzenegger, actual gobernador de California. La vocación de ayuda a los demás nació en su propia casa: Eunice fue la abanderada de las olimpiadas especiales en el mundo. No obstante, cuando Anthony estudiaba en la universidad de Georgetown pensó que este tipo de actividades ayudaba a segregar aún más a estas personas. Sin darle más vueltas al asunto empezó a contactar amigos y celebridades para que adoptaran a un amigo con discapacidad mental. Hoy la fundación cuenta con 900 capítulos alrededor del mundo. Shriver estará en Colombia del 4 al 6 de febrero para promocionar su fundación.

En Colombia, Shriver encontrará mucho para hacer. En el país, 10 de cada 100 niños son discapacitados. Según la Secretaría de Educación, sólo en Bogotá un 17 por ciento de la población presenta estos problemas y 60 por ciento de ellos están entre los 5 y los 18 años. A pesar de esta alta tasa, el panorama es muy duro. 99 por ciento de ellos no trabajan y se estima que de 50 a 83 podrían ocupar cargos de acuerdo con su nivel. En Estados Unidos, estos individuos realizan actividades muy repetitivas como contar monedas en los peajes. Además es frecuente que los padres no sepan cómo manejarlos y muchas veces llegan a los 50 años sin poder valerse por sí mismos. "Los padres se demoran mucho en aceptar la situación y ahí se pierde mucho tiempo, pues con terapias tempranas se puede mejorar su nivel", dice la sicóloga. Otro obstáculo es que no existen muchas instituciones especializadas para tanta gente. De 300 escuelas estatales, solo 50 ofrecen programas de integración para estos niños. La legislación colombiana tampoco ayuda. "Se les considera menores de edad para cuestiones laborales y no están cubiertos por las EPS", dice Bernardo Vargas, otro padre involucrado en este proyecto.

En un comienzo se trabajará con voluntarios de las universidades Javeriana y de la Sabana y el colegio VAL. Cada capítulo está conformado por 20 estudiantes y 20 discapacitados. Pero la idea de Best Buddies en Colombia es que en un futuro se puedan desarrollar los otros programas de la fundación. Uno de ellos consiste en identificar puestos de trabajo para este tipo de personas. También, en establecer la posibilidad del amigo virtual para que estas personas puedan tener la amistad de otro joven en la red. Para 2006 proyectan tener siete capítulos en el país y en 2010 esperan haber ayudado a 700 personas. Pero la meta final es que cuando alguien vea a una persona como Juana la salude, le dirija la palabra y la tenga en cuenta como si fuera su par. "Ese día, cuando el discapacitado sea aceptado, la fundación habrá cumplido su misión y podrá cerrar sus puertas", dice Vargas.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.