Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1993/12/27 00:00

AMOR DE VIEJOS

Betty Friedan, la mujer que hace tres décadas inició el movimiento de liberación femenina, se lanza ahora a la liberación de los viejos.

AMOR DE VIEJOS

A BETTY FRIEDAN, LA LEGENDARIA feminista de 72 años, le daba verguenza hace unos años decir que estaba escribiendo un libro sobre viejos. Cuando los amigos le preguntaban sobre que tema estaba investigando, ella respondía: "Sobre el cambio de papeles sexuales en la pareja". Y en voz más baja agregaba: "Y el proceso de envejecimiento". Pero su verguenza se acabo el día en que una mujer más vieja que ella, vestida como una colegiala -de minifalda y tenis- y mostrando sus piernas arrugadas, le dijo: "Ay, que tierno, me dijeron que usted esta escribiendo sobre la pobre gente vieja!". Sin ocultar su disgusto, la Friedan le respondió. "No, yo no estoy escribiendo sobre ellos. Estoy escribiendo un libro sobre nosotros". Desde ese día Betty Friedan se sintio más libre para continuar sus investigaciones y más convencida de que alguien les tenía que decir a los viejos que la vida no termina cuando la juventud se va y que es antinatural pretender prolongarla indefinidamente.
Este empeño culminó en un libro titulado "La Fuente de la Edad", que ha estado durante siete semanas en la lista de los más vendidos del periódico The New York Times. La importancia del libro no sólo se deriva de su mensaje sino de su mensajera. El libro ha sido devorado por la generación del baby boom, que se muestra aterrorizada ante la idea de envejecer. Pero en su éxito también ha influido que quien lo escribió es la mujer que hace 30 años prendió la chispa del movimiento feminista. Ella fue quien desafió a las mujeres a salir de las cocinas para ejercer un papel más activo en la sociedad. Como en The Femenine Myslique (1963) esta nueva obra es original, sorprendente y picante.
Su idea en este trabajo es la misma -liberacion- pero dirigida a otros marginados: los viejos. Su consejo para quienes entran en la tercera edad es que dejen de añorar la juventud o de tratar infructuosamente de extenderla a fuerza de cirugías, y se dispongan a vivir la vejez como una nueva etapa, diferente pero con múltiples posibilidades para hacerla feliz, vital y divertida. La Friedan expresa lo que aprendió durante sus 10 años de investigación acerca del envejecimiento y sexo. Y dice que es el temor a que el sexo no sea lo mismo que antes, o la verguenza de estar haciendo algo que no es normal para la gente de edad, lo que hace que muchos cierren un capítulo de la vida que no tiene por que ser clausurado. El problema no es la falta de deseo sexual -afirma Friedan- sino el miedo y la negativa a aceptar la edad. "Es la incapacidad de muchos hombres y mujeres (solteros, viudos, divorciados y casados) de ir más allá de las marcas sexuales de la juventud para llegar a una intimidad con su pareja que sólo es posible en esta edad", agrega.
" Uno de los factores que más han contribuido a la idea de que la vejez es incompatible con el sexo -asegura Friedan- es la falta de investigaciones sobre la intimidad entre la pareja de más de 60 años. En los famosos estudios de Master y Johnson, en las décadas de los 60 y los 70 sólo el 4,5 por ciento del total de hombres y mujeres entrevistados tenían más de 65 años. Los estudios clásicos afianzaron nuestra lúgubre imagen de la vejez porque estaban hechos con hombres y mujeres recluidos en instituciones. Pero cuando usted ve los estudios masivos más recientes, se da cuenta de que envejecer no necesariamente es terrible. Sin embargo, los hechos no han reemplazado los mitos". A falta de estadísticas, Friedan recoge en su libro cientos de testimonios que demuestran diversas formas de intimidad en la vejez. Son declaraciones francas de hombres y mujeres para quienes el sexo es mucho mas que penetración y orgasmo.
Uno de sus entrevistados, de 72 años, dice: "Ahora hay algo nuevo, diferente, en mi sexualidad. Esta medicina que estoy tomando para el corazón me debilita en términos de erección. Pero en términos de experiencia mi vida sexual es mejor que nunca. Aunque soy técnicamente impotente, la experiencia es más intensa. Y no exagero. Hay otra forma de contacto sexual, en el sentido de que no hay fronteras ni preocupaciones por el desempeño. Es como perderse, pero no en el tradicional orgasmo y la eyaculación. La idea de que el hombre es el que da y la mujer la que recibe se ha ido. Si las personas se aman, cualquier cosa que, hagan juntos se vuelve una experiencia sexual".
En pocas palabras, lo que Friedan dice es que si uno cambia la idea negativa que tiene acerca de envejecer, puede cambiar la forma como envejecerá: "Cuando vemos a alguien mayor de 60 años diciendo o haciendo algo interesante o aventurado, lo tildamos de "joven" en lugar de admitir que está envejeciendo activa y felizmente, porque la edad es percibida solamente como un deterioro de la juventud". Ella misma señala que, al comienzo de su investigación, al encontrar gente que no había declinado física o mentalmente con la edad pensaba que eran las excepciones. Pero luego se dio cuenta de que no lo eran. Y que los males achacados a la vejez, no son un destino.
Estos son algunos apartes de diversas entrevistas concedidas por Betty Friedan a raíz del lanzamiento de su libro.

¿ENVEJECEN LAS MUJERES MEJOR QUE LOS HOMBRES? Si. Y mejor que las generaciones previas de mujeres. En los últimos 30 años las mujeres se han liberado de la vieja costumbre de definirse a si mismas solamente en términos de su relación con los hombres -como esposas o madres- para empezar a definirse como gente. Estos esfuerzos han hecho mujeres más fuertes a romper con un nuevo mito: que la edad significa declive.
Cuando inicié mi investigación encontré que las mujeres que habían roto el mito femenino no tenían la menopausia en la misma forma que las de generaciones anteriores. Según ellas, esto no era algo traumático sino simplemente un fenómeno fisiológico. Entonces empecé a pensar que la forma como la mujer se define a sí misma afecta el proceso de envejecimiento. En cuanto a los hombres, ellos han sido definidos exclusivamente en términos de trabajo y poder. Pero vivirán mejor su vejez si rompen con sus tradicionales roles en la forma en que las mujeres rompieron los suyos. La edad no es una definición en sí misma. Pero la negación de la edad es letal. Cuando uno se define a sí mismo basado en su sexualidad juvenil, no pueden apreciar el glamour de su madurez. Yo tengo más glamour a los 72 años del que tuve a los 32, porque ahora sé quien yo soy.

POR QUE LA EXAGERADA PREOCUPACION DE HOY POR EL ENVEJECIMIENTO? Porque la vida está concebida en términos de juventud. A los 30 se piensa que después de los 50 se deben dejar atrás muchas cosas -reducir la actividad sexual, perder el atractivo físico-, pero algunas de esas personas se van a sorprender cuando pasen a un nuevo período de la vida y se encuentren con sus grandes potenciales, cuando aprendan que la sexualidad no se evalúa en la forma como lo hicieron cuando eran jóvenes y que hay toda una nuvva dimensión del sexo que va más allá de los récords de cronómetro. Los hombres, quienes han centrado su virilidad en el desempeño sexual, pueden sentir horror ante la terrible amenaza que es la vejez. Pero aquellos que continúan evolucionando, libres de obsoletos e inapropiados imperativos, aprenden un nuevo lenguaje sexual, el de los sentimientos, y son más abiertos a nuevos placeres y posibilidades. Yo estoy hablando acerca de la clase de intimidad en la cual el acto sexual es solamente una expresió.

¿QUE PIENSA DE LOS HOMBRES QUE SE CASAN CON MUJERES MAS JOVENES?
Casarse con una mujer joven y repetir una familia no le da juventud a un hombre. Pero sí puede darle algo que incluso no está buscando. Una mujer de una generación anterior espera diferentes cosas de un hombre, y eso le puede permitir desarrollar algunas cualidades de afecto y compromiso emocional que a lo mejor no se había visto impelido a mostrar antes.

¿QUE PIENSA ACERCA DE LOS IMPLANTES DE PENE QUE ALGUNOS HOMBRES DE EDAD ACOSTUMBRAN USAR COMO AYUDAS SEXUALES?
Ellos son dispositivos para disimular el sexo de la juventud. Yo no pienso que eso puede impedirles pasar a una sexualidad más evolucionada y más satisfactoria. Con la edad, ésta no tiene por qué estar divorciada del cuerpo, pero no tiene los mismos imperativos de la juventud. Es una aventura, un descubrir que la afirmación y comunicación sexual puede ser, pero que sólo se da cuando se liberan viejos tabués o de lo que "debería" ser.

¿QUE PIENSA DE LOS ESTIRAMIENTOS FACIALES?
Yo veo una maravillosa vitalidad y glamour en las mujeres de edad. Pero cuando las mujeres y los hombres han tenido demasiados estiramientos, no lucen glamourosos, y tampoco lucen jóvenes.

¿PERO NO ES EL DECLIVE UNA PARTE INEVITABLE DE LA EDAD? Eso es lo que mi libro está tratando de romper. Yo hice una extensa investigación que muestra que la definición de edad -deterioro, senilidad y enfermedad- no es cierta. De acuerdo: envejecer tiene sus problemas. Mucha gente que entrevisté había enfrentado el cáncer o ataques cardiacos o sufrían artritis. Pero su espíritu continuaba evolucionando y eso los conducía a una vejez vital.
Tenemos que dejar de hablar de la edad como sinónimo de enfermedad porque eso conduce a problemas reales: que la gente vieja esté forzada a retirarse del trabajo; que sea menospreciada porque denigrar de la vejez reduce el potencial estos años. Las expectativas de vida actuales requieren modelos de la vitalidad. Y eso no está programado biológicamente: depende de la escogencia que uno haga.

¿QUE DEBE EMPEZAR A HACER UNA PERSONA JOVEN PARA ASEGURAR UNA FABULOSA VEJEZ?
Vivir su vida al máximo sin importar el período en que esté. Pero vivirlo es reconocer que hay cambios. Es importante recordar que, independientemente de la edad, se debe tener siempre deseo de aventura. La vida es una sorpresa continua de tristezas y felicidades. Y eso es válido hasta el final.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.