Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 8/22/1994 12:00:00 AM

ANTIBIOTICOS: UN ARMA DE DOBLE FILO

Existe una nueva generación de antibióticos de acción más rápida y con menos efectos colaterales; sin embargo, el gran problema sigue siendo la automedicación.

DESDE EL DEScubrimiento de la penicilina, hace 40 años, la medicina se ha preocupado por conseguir armas más efectivas para combatir toda clase de infecciones. Cada día son más los estudios científicos dirigidos al perfeccionamiento de los antibióticos. Considerados por el común de la gente como un medicamento "milagroso" la verdad es que así como son de benéficos para combatir infecciones bacterianas pueden ser de nocivos si su consumo es indiscriminado.

Si bien es cierto que el medio ambiente está poblado de millones de microorganismos con capacidad de producir diferentes enfermedades, el ser humano también posee los mecanismos de defensa para contrarrestarlos. El médico inmunólogo Tomás Molina explica que existen barreras físicas e inmunológicas para impedir el paso y el crecimiento de agentes invasores (parásitos, bacterias, hongos y virus) en el organismo. "La piel, las mucosas y la flora microbiana pertenecen al grupo de las barreras no inmunológicas que impiden el crecimiento de bacterias a través de sus secreciones o de sus movimientos (como es el caso del aparato gastrointestinal que está renovando sus células cada 30 horas). Por su parte, el sistema inmunológico, compuesto por anticuerpos y billones de células de defensa, circulantes por la sangre y los tejidos, es el encargado de combatir las infecciones una vez han entrado al organismo. Cuando una de estas barreras se rompe, aparecen enfermedades infecciosas que, en muchos casos, son tratadas con antibióticos", dice.

Las principales causas de la propagación de epidemias e infecciones bacterianas son las condiciones higiénicas inadecuadas. Esto, sumado a la contaminación y la superpoblación, suele alterar el funcionamiento del sistema inmunológico. Bajo estas condiciones, la transmisión de las bacterias se realiza fácilmente a través de cualquier secreción. " Una vez eliminadas estas bacterias empiezan a crear resistencia y a perfeccionarse. Y en la medida en que evolucionan, es necesario también crear antibióticos más efectivos ", señala Molina.

Los nuevos tratamientos de antibióticos no sòlo son más cortos (una dosis durante tres días), sino que buscan la concentración de la sustancia en el lugar preciso y la disminución de los efectos colaterales. Esto significa que dentro de los 150 derivados de antibióticos que existen hasta el momento, los médicos encontrarán el medicamento indicado contra cada bacteria, acompañado además de elementos que estimulen el sistema inmunológico. A diferencia de los antibióticos del pasado (que requerían tres dosis diarias, y más de tres días de tratamiento), los nuevos ayudan a reducir el vicio de los pacientes de interrumpir el tratamiento por olvido o por suspensión del medicamento, antes del tiempo recomendado.

NO SON BUENOS PARA TODO

El abandono del tratamiento no es el único error de los pacientes que toman antibióticos. Existe también la creencia de que estos medicamentos pueden ser utilizados para contrarrestar todo tipo de síntomas -dolor de garganta, fiebre, dolor de oído, gripa, tos y resfriado-, los cuales deben ser controlados con otro tipo de droga (como antihistamínicos, antipiréticos o acetaminofen). Estudios realizados en Colombia por el microbiólogo e infectólogo Jean Claude Pechere, conferencista del reciente Simposio de Actualización de Antibióticos, y el laboratorio Pfizer muestran que las reacciones más comunes entre los pacientes afectados por infecciones respiratorias (amigdalitis, faringoamigdalitis, sinusitis aguda, bronquitis y otitis media) son acudir a los remedios caseros o a la farmacia, antes de consultar al médico. Y la tendencia a guardar los antibióticos de tratamientos anteriores para usarlos en el futuro.

Estas actitudes no son tan inofensivas como parecen. Los antibióticos deben ser usados exclusivamente en casos de infecciones bacterianas, bajo prescripción médica, y no para combatir virus (gripa), hongos o parásitos, explica el doctor Molina: "Ocasionalmente la llamada terapia ciega es efectiva. Pero en general es más peligrosa que buena. La consecuencia es una cura aparente, es decir, la supresión de los síntomas, que puede retardar el reconocimiento de la enfermedad y posponer el tratamiento por falta de un diagnóstico efectivo" .

Pero no es el único riesgo. De no ser suministrados correctamente, los antibióticos pueden destruir la flora microbiana normal (uno de los sistemas de defensa) y producir una nueva enfermedad, con sólo una bacteria que sobreviva al medio. Este es el caso de las superinfecciones que se manifiestan cuando el paciente abandona el tratamiento y la droga pierde su efectividad en un período determinado. Por ejemplo -explica Molina-, a una faringitis le pueden aparecer otros síntomas como diarrea, fiebre, tos y hongos en la boca. Pero las cosas pueden complicarse aún más. Según el especialista, la automedicación indiscriminada de antibióticos puede, además de aumentar la resistencia microbiana, ocasionar daños renales, problemas del nervio auditivo, daño en los tejidos del hígado y, en ocasiones, la muerte. De allí que, aunque los antibióticos son efectivos a la hora de curar las infecciones, las dosis cambian ampliamente de acuerdo con la enfermedad. Por eso no es recomendable tomarlos sin un diagnóstico médico.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.