Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1998/03/02 00:00

AS DE COPAS

Estudios recientes muestran que una pequeña dosis diariade alcohol prolonga la vida.

AS DE COPAS

Los científicos siempre les había causado curiosidad el hecho de que entre los habitantes del Mediterráneo _franceses, italianos y griegos_ se registraran bajos niveles de enfermedad coronaria y una de las más altas expectativas de vida. Los principales ingredientes de su dieta eran las aceitunas, el pan, los jamones, los mariscos, los quesos y el aceite de oliva, todo esto acompañado siempre de una o dos copas de vino a la hora de las comidas. En un principio se creyó que la combinación de todos estos alimentos era lo que hacía a la gente más saludable. Sin embargo, hace unos años se sorprendieron cuando una investigación adelantada por unos científicos daneses encontró que el elemento que más ayudaba a mantener a las personas alejadas de los riesgos cardíacos era el vino. Hace una semana esa teoría fue ratificada por científicos de la Sociedad Americana de Lucha contra el Cáncer, la Organización Mundial de la Salud y la Universidad de Harvard. Un completo estudio sobre el consumo de alcohol realizado por investigadores de estas tres instituciones dio como resultado que un trago al día puede reducir considerablemente la posibilidad de muerte. Este es el estudio más extenso que se ha hecho hasta el momento sobre el tema. Tomó un período de investigación de nueve años y examinó las costumbres y la causa de muerte de 500.000 personas entre 30 y 104 años. Para sorpresa de los médicos los resultados indicaron que las personas que se tomaban un trago de vino, cerveza o alcohol al día tenían una posibilidad de muerte del 20 por ciento menos que quienes no ingerían alcohol. La proporción de trago que utilizaron en el estudio correspondió a cinco onzas de vino, 12 onzas de cerveza o un coctel. La mayoría de los sujetos eran blancos, de clase media, casados y con estudios universitarios. El director de la investigación Michael Thun aclaró que en la muestra no se incluyó a ninguna persona con problemas severos de alcoholismo ni a jóvenes menores de 30 años debido a que el objetivo del estudio era reflejar las experiencias de personas que tienen un estilo de vida estable y que no abusan del licor. Los investigadores encontraron que los beneficiados con un trago al día son personas que tienen una historia de problemas coronarios, el colesterol elevado, la tensión alta o que ya han sufrido de ataques de corazón. El estudio encontró que el alcohol ayuda al corazón porque reduce la formación de los coágulos de sangre que desencadenan los ataques cardíacos. Además aumenta el nivel de contenido de sangre en relación con el colesterol, lo cual protege también contra estos ataques. Pero el corazón no es el único que resulta favorecido. También se descubrió que el consumo de bebidas alcohólicas ayuda a disminuir el riesgo de enfermedades en los ojos, especialmente las que están relacionadas con la edad y la pérdida de la visión. Estos datos fueron publicados en el New England Journal of Medicine y en el estudio participaron hombres y mujeres entre los 45 y los 74 años. Los resultados indicaron que las personas que toman una copa de vino al mes tienen menos probabilidad de contraer enfermedades en los ojos. Este dato es de gran importancia si se tiene en cuenta que este tipo de enfermedades afecta solamente en Estados Unidos a cerca de 1,7 millones de personas mayores de 65 años.No sólo el vino es saludable. Los médicos establecieron que alcoholes más fuertes como el vodka y el whisky también pueden mejorar el funcionamiento del organismo si se ingieren con moderación. En el caso de la cerveza, los efectos son similares a los del vino pero en menor escala.Si bien los resultados del informe son alentadores y demuestran los múltiples beneficios del licor, los científicos son conscientes de que el abuso de éste es perjudicial para la salud. Por esto los investigadores advirtieron que el estudio tiene un carácter exclusivamente científico y no debe ser tomado como un permiso para incluir en la dieta diaria el consumo de alcohol. Agregan que si una persona no bebe no debe empezar a hacerlo como resultado de la investigación, pues ésta se realizó entre personas que habitualmente ingieren licor y que por lo tanto saben manejarlo. Este tipo de advertencias fue necesario debido a las múltiples protestas que produjo el informe entre quienes han luchado por combatir el alcoholismo durante años. Los médicos recomendaron que quienes quieran ahondar más en este tema deben recurrir a su médico de cabecera para evitar que el remedio pueda resultar peor que la enfermedad.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.