Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/30/2016 10:09:00 PM

¿Por qué el tratamiento del sida ha superado al del cáncer?

Aunque ambas enfermedades son muy graves, la medicina para tratar el VIH ha avanzado lo suficiente para que los que padecen el virus puedan tener una vida normal.

Según la Organización Mundial de la Salud actualmente 36,7 millones de personas en todo el mundo tienen VHI, de las cuales solo se han diagnosticado 18 millones. Semana.com habló con Isidoro Prudente, jefe de Asuntos Médicos de ViiV Healthcare en Latinoamérica, una compañía que viene realizando investigación en VIH y nuevos fármacos, sobre cómo el tratamiento de esta enfermedad ha avanzado para mejorar la calidad de vida de las personas que la padecen.

Semana.com: ¿Cuáles son los avances?

Isidoro Prudente: Han pasado 30 años desde la epidemia del virus y el tratamiento antirretroviral ha avanzado mucho. Se ha ido mejorando en cuanto a eficacia ya que se ha logrado que el virus no circule en la sangre para las personas tratadas, se ha logrado que la carga viral sea indetectable en un 90 %. Además, los tratamientos ahora son bien tolerados por los pacientes y no tienen efectos secundarios. Los tratamientos han logrado que solo sea necesario tomarlos una vez al día y que no tenga ningún impacto con relación a la comida. Todo esto para mejorar la vida del paciente.

Semana.com: ¿Cuál es el tratamiento que se está usando más?

I.P.: Los Inhibidores de la integrasa, unos fármacos que evitan que actúe la enzima ‘integrasa‘, la cual es la responsable de que el ADN del virus se una a la célula infectada, gracias a la inhibición de esta enzima se evita que el virus del VIH se replique. Ya está siendo recomendado por las guías internacionales de salud e incluso por la OMS. Se ha encontrado que tiene resultados muy eficaces y que se puede usar en diferentes pacientes; hombres, mujeres, personas que padecen otras enfermedades como tuberculosis o hepatitis sin que la eficacia del tratamiento se altere o afecte otros tratamientos.

Recomendamos: Sida: de enfermedad mortal a crónica

Semana.com: ¿Qué pasa ahora que no pasaba antes con estos avances?

I.P.: Antes teníamos pacientes que tenían que utilizar ocho o más comprimidos tres veces al día y eso alteraba su calidad  vida. Ahora es sólo un comprimido en la mañana. El tratamiento es mejor tolerado y con menos efectos secundarios. Ahora también los pacientes que se están tratando viven más años. Tenemos pacientes que viven durante 40 años con el tratamiento, algo similar a la expectativa de vida de la población adulta en general. El medicamento tiene pocas interacciones con otros medicamentos, antes la eficacia del medicamento se perdía cuando el paciente tenía que tomar otros medicamentos. Esto es importante porque ahora nuestros pacientes con VIH están envejeciendo y empiezan a sufrir otras enfermedades. La idea es que el tratamiento funcione independientemente de eso. 

Semana.com: Muchos pacientes no quieren lucir enfermos…

I.P.: En eso también se ha avanzado. Antes un paciente con VIH lucía amarillo por la ictericia, su cara se volvía delgada y su abdomen por el contrario se inflaba debido a que se acumulaba grasa en esta parte del cuerpo. Esto ya no pasa. El hecho de que tampoco sufran de diarrea, náuseas u otros trastornos gastrointestinales hace que su semblante sea saludable.

Semana.com: En el caso de los embarazos, ¿cómo ha avanzado?

I.P.: Si la mamá es tratada, la trasmisión del virus se reduce a 2 % de probabilidades, pero si no es tratada la probabilidad de contagio está en un rango entre 15 y 45 %. Si son madres tratadas lo único que cambia con respecto a las que no padecen el virus, es que la madre no puede dar lactancia.

Sugerimos: 2,5 millones de personas siguen infectándose cada año con VIH

Semana.com: ¿En cuánto se han reducido las infecciones?

I.P.: Si  miramos a nivel global las infecciones se han reducido mucho gracias a estos medicamentos. Tenemos un millón de muertes al año, que es mucho, pero antes la tasa era más alta. Hay aproximadamente 18 millones de personas que están siendo tratadas y eso hace que 18 millones de personas no estén infectando a otros. Pero la meta es que las 36,7 millones de personas que tienen el virus sean tratadas.

Onusida dice que la meta es que para el año 2020 estén diagnosticados el 90% de los portadores del virus y sean tratados, de tal manera que la circulación en la sangre sea indetectable en un 90 %. Esto va a implicar que tendremos que diagnosticar a más personas en el mundo. Pero el hecho de que aumente el número de diagnosticados no es algo malo, es algo bueno porque significa que las personas están siendo tratadas y las posibilidades de nuevos contagios son menores.

Semana.com: ¿Cuál es el principal obstáculo para alcanzar esta meta?

I.P.: La principal barrera es el estigma y la discriminación. En muchos países se ha avanzado, pero en otros es difícil por creencias religiosas y por políticas del gobierno. Todavía hay personas que siguen pensando que el padecimiento de la enfermedad es para ciertos grupos de personas como los trabajadores sexuales o los homosexuales. Pero lo cierto es que cualquiera podría ser contagiado y por eso todas las personas deberían hacerse el test. De esta manera se avanzaría en el diagnóstico y si el virus se detecta temprano se beneficiaría el pronóstico del paciente a largo plazo.

Semana.com: ¿Qué tan probable es que una persona tratada contagie a otra?

I.P.: Quiero dejar en claro que si una persona no está diagnosticada la probabilidad de contagio es alta. Pero si está diagnosticada y se está tratando las posibilidades son mínimas. Pero todo depende de factores como la frecuencia de exposición y la carga viral. Si tiene una carga viral indetectable en la sangre la probabilidad de contagio es de 5% o menos.

Puede leer: Una inyección cada dos meses será el futuro tratamiento del sida

Semana.com: Algunos dicen que es preferible el tratamiento del cáncer que el del sida, ¿usted qué opina?

El VHI  es una enfermedad crónica, es una infección que va a tener medicamentos como un hipertenso. En cambio, el tratamiento del cáncer puede ser más agresivo. La expectativa de vida de una persona con VIH es la misma a una persona que no tiene el virus. Eso no sucede con el cáncer. Además, la calidad de vida de una persona con VIH es mucho mejor que la de una persona con cáncer porque si están tratados y controlados físicamente se ven bien, pueden comer de todo, no hay restricciones, se ven saludables, no hay efectos secundarios.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.