Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/9/2016 12:00:00 AM

Ayunar para vivir más

A pesar de las críticas, el ayuno intermitente empieza a ganar aceptación entre los científicos. No solo bajaría de peso sino que protegería del párkinson y el alzhéimer.

Muchos ayu-nan por motivos espirituales y religiosos. Desde hace un tiempo el hábito se ha expandido a personas que buscan bajar de peso, mejorar su salud y vivir más. El más conocido es el régimen 5:2, que consiste en comer normalmente durante cinco días y ayunar durante dos, con solo 500 calorías diarias. Pero hay otras versiones como comer un día y ayunar el otro, y la de ingerir todos los alimentos de un día en corto tiempo, por ejemplo, en solo 8 horas, y ayunar por las restantes 16. A pesar de su creciente popularidad, la comunidad científica ha estado dividida frente al tema.

Las críticas se basan en la falta de evidencia científica pues hasta ahora la mayoría de los estudios solo han incluido animales. Pero en la medida en que se han hecho más investigaciones en humanos, el ayuno está convenciendo incluso a los más incrédulos. Uno de los estudios abarcó a 107 mujeres con sobrepeso y obesidad a quienes se les dio una dieta de no más de 500 calorías al día por dos días consecutivos. Este grupo se comparó con otro al que se le asignó una dieta baja en calorías.

Tras seis meses de seguimiento, el líder del trabajo, Mark Mattson, neurocientífico del Instituto Nacional sobre el Envejecimiento, en Maryland, encontró que las de ambos grupos bajaron de peso, pero mucho más las de la dieta intermitente, y, especialmente, en el área de la cintura, donde la gordura genera mayor riesgo de diabetes y enfermedad coronaria. También se vio un mejoramiento en el control del azúcar en la sangre y la preservación de masa muscular.

Otro trabajo realizado por Krista Varady, investigadora de la Universidad de Illinois, mostró que alternar un día de ayuno con un día de dieta normal en pacientes obesos ayuda a perder en promedio seis kilos en ocho semanas. “Pensamos que la gente comería en exceso en los días normales para compensar pero eso no sucedió”, dijo la experta a The New York Times. Pero los efectos de la dieta fueron más allá, pues también se vio una reducción del colesterol malo (LDL), la presión arterial, los triglicéridos y la insulina. El beneficio aparecería porque el ayuno obliga al cuerpo a usar como combustible la grasa y no la glucosa.

Ayunar también parece ser bueno para prevenir enfermedades como el mal de Parkinson, el alzhéimer y el derrame cerebral. El profesor de ciencias biológicas de la Universidad del Sur de California Valter Longo hizo recientemente un experimento con personas que ayunaron durante cinco días seguidos al mes por tres meses. El ensayo mostró que los marcadores de regeneración celular aumentaron, al tiempo que disminuyeron los riesgos de diabetes, cáncer, enfermedad cardiovascular y envejecimiento. Su hipótesis es que el ayuno funcionaría como un estrés leve que fortalece las células y las prepara para soportar tensiones biológicas más graves en el largo plazo.

En estudios en ratones ya se ha mostrado que el ayuno intermitente logra extender la expectativa de vida en 30 años. Actualmente, Mattson reali-za una investigación rigurosa para verificar su beneficio en detener el declinar cognitivo en individuos entre 55 y 70 años, prediabéticos y con alto riesgo de alzhéimer.

A pesar de la nueva evidencia, el talón de Aquiles del régimen de ayuno es que resulta difícil adherirse. De hecho, en los estudios de Varady, entre el 10 y 20 por ciento de los participantes lo abandona muy pronto. Pero sus seguidores, entre quienes se encuentran Hugh Jackman, Benedict Cumberbatch y Jimmy Kimmel, señalan que el organismo está adaptado para tolerarla porque durante la mayor parte de la historia humana el hombre tuvo acceso esporádico a los alimentos, y “no hacía las tres comidas al día ni tomaba onces”, dice Mattson, quien lleva 35 años comiendo 2.000 calorías diarias en un lapso de seis horas que comienzan en la tarde. Aunque aún falta mucha más evidencia, este y otros expertos vislumbran el día en que se prescriban estos ayunos para promover la salud.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.