Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2008/12/13 00:00

Bienvenidos al futuro

Ver televisión y tener un teléfono celular serán, después de 2008, experiencias completamente nuevas.

Bienvenidos al futuro

El año que está a punto de terminar será recordado en la historia de la tecnología y las telecomunicaciones por un par de cambios sobresalientes que afectarán a todos los colombianos: la llegada de la televisión digital y de las primeras redes de telefonía móvil de tercera generación.

La decisión de la Comisión Nacional de Televisión para instalar en Colombia el estándar europeo de televisión digital terrestre no implica un simple cambio tecnológico que obligará a los colombianos a comprar televisores nuevos en los próximos 10 años, como sucedió cuando se pasó de la televisión en blanco y negro al color, en 1982. Su alcance es más profundo porque cambiará significativamente la forma como la gente consume este medio de comunicación. La tecnología digital trae dos novedades que harán de la televisión algo completamente diferente: la interactividad y la movilidad.

Los canales privados y los productores de contenidos ya están examinando las primeras opciones de explotación de la interactividad que viene con la televisión digital; la participación del público en realities a través de mensajes de texto y llamadas telefónicas serán prehistoria en breve, pues la señal digital permitirá hacerlo a través del control remoto del televisor, con efecto inmediato. Transmitir digitalmente significa que la señal se 'empaqueta' de manera parecida a como se envía la información en Internet. De esta manera, el televidente puede grabar en un disco duro la programación que recibe y hacer una pausa mientras va al baño, regresar minutos después y reanudar la transmisión sin perder detalle, por ejemplo, de un partido de fútbol en vivo. Eso sí, verá el siguiente gol minutos después que sus vecinos, pero podrá almacenar cualquier programa para verlo en la hora que más le convenga.

El sector bancario es uno de los más interesados en aprovechar este cambio tecnológico. Los televidentes podrán realizar transacciones en línea desde el televisor, consultar su saldo o pagar las facturas, si es que un acuerdo para ofrecer servicios financieros se concreta entre los bancos y las canales privados.

Y por supuesto, crecerá exponencialmente la oferta de contenidos y programación. Por donde ahora se transmite un canal, ahora podrán hacerlo cuatro canales simultáneamente. ¿Más de lo mismo? Ese es el gran reto que tiene la televisión colombiana; resolver si será capaz de explotar con significado y contenidos nuevos e innovadores esta banda ancha, o si -como ha ocurrido a algunos canales privados en Estados Unidos- ante la falta de imaginación y apoyo comercial repetirá por los otros tres canales, en horarios diferentes, la parrilla de su canal principal.

Naturalmente, el cambio más visible desde el punto de vista del televidente será la recepción de la señal, ahora completamente digital, con mejor calidad de imagen -y opción de Alta Definición si el televisor del usuario lo permite- sonido stereo 5.1 (como en un equipo de sonido) y menú en la pantalla para navegar los canales. Para disfrutar esto será necesario abandonar el viejo televisor análogo de tubo de rayos catódicos y reemplazarlo por un moderno televisor digital con pantalla de cristal líquido (LCD) y que incluya soporte para el estándar europeo. Este tipo de televisores estará en las vitrinas a partir de enero próximo, según han confirmado las diferentes marcas presentes en el mercado colombiano. No obstante, los actuales receptores análogos todavía serán útiles, porque se puede adquirir un decodificador de señal digital y porque coexistirán los dos tipos de señal por varios años. A más tardar en el año 2019 se producirá el llamado 'apagón' análogo y los televisores que actualmente utilizamos, literalmente no servirán para nada.

El reino del teléfono móvil

La telefonía de tercera generación significa realizar transmisión telefónica en banda ancha. Por lo tanto, con las redes 3G instaladas durante este año se puede hacer mucho más que hablar a través del teléfono, gracias a que se consiguen velocidades de transmisión de datos similares a las que ofrecen los proveedores tradicionales de acceso a Internet; de esta manera, los operadores celulares entraron a competir por el servicio de datos, con la ventaja de ofrecerlo en la modalidad en apogeo en el mundo: "en cualquier lugar y desde cualquier dispositivo". Esta frase encierra grandes posibilidades, pues como lo dice Howard Rheingold, autor de Smart Mobs, la Internet móvil no sólo es una manera para hacer las mismas viejas cosas de antes mientras la gente se moviliza de un lado a otro, sino permitirá hacer otras que nunca se habían hecho antes.

Al experimentar en carne propia las bondades de la movilidad, la gente ya no quiere mantenerse atada a un pesado aparato electrónico (sea el televisor o el computador de escritorio) para disfrutar de la televisión o de Internet. Las tecnologías inalámbricas actuales y la miniaturización alcanzada por la industria permiten llevar en el bolso o en el pantalón, ya no sólo la música y los archivos del trabajo, sino también la televisión en vivo y la web, entre muchas otras cosas.

Tigo ofrece cuatro canales de televisión a través del celular, Comcel ofrece las famosas videollamadas, mediante las cuales los interlocutores pueden verse las caras, y Movistar dispone de una completa tienda musical en línea, para acceder a ella desde los teléfonos. Pero sin duda el servicio que más ha seducido a los colombianos es el de la navegación en Internet para aprovechar la banda ancha móvil. Es cada vez más común ver a los

cibernautas conectados a computadores portátiles en cafeterías y restaurantes con dispositivos Modem con los que el usuario navega la web a velocidades promedio de un megabit por segundo. Nada que envidiar a los servicios de fibra óptica o Adsl que, por el contrario, obligan a sentarse en el escritorio de la casa.

Otro servicio de gran acogida este año fue el de la oficina móvil, cuyos principales clientes fueron las empresas. Un número creciente de ejecutivos y empleados se ha liberado de las ataduras del escritorio y carga, literalmente, la oficina en el bolsillo de su chaqueta. Utilizan teléfonos inteligentes o 'Smart Phones' dotados de suites tipo Microsoft Office y sistemas para gestionar el correo electrónico y las comunicaciones corporativas. A veces llevan también aplicaciones especiales de sus empresas para consultar información estratégica del negocio o aplicaciones de ventas y soporte a los clientes. Pero cada vez más usuarios individuales también se acogen a esta tendencia.

La llegada de las redes 3G permitirá una nueva opción en los teléfonos que seguramente causará sensación: la televisión digital móvil. Los canales RCN y Caracol, así como el nuevo tercer canal privado que entrará en escena, deberán ofrecer su señal digital a través de los celulares y allí sí que cambiará por completo la forma como los colombianos ven la televisión.

Nunca antes el pequeño teléfono móvil había amenazado tanto al imperio del televisor, que por décadas fue el aparato electrónico más importante en cualquier hogar. El teléfono es el dispositivo más ubicuo del planeta en el momento: casi 4.000 millones de personas en el mundo tienen un celular (38 millones en Colombia) y ahora estamos a punto de verlo convertido en el nuevo televisor portátil.

El computador, por su parte, que a finales de los años 90 parecía destinado a convertirse en el aparato más importante de la cultura moderna, también ha sido desplazado por el celular. Hay tres veces más teléfonos móviles que computadores personales en el mundo y el mercado parece preferir computadores portátiles en lugar del tradicional PC de escritorio. Una curiosa tendencia industrial ha hecho que los teléfonos se parezcan más a los computadores, y estos últimos, al mismo tiempo, tratan de parecerse un poco a los teléfonos móviles, imitando su tamaño y su portabilidad. Un aparato híbrido será, probablemente, el dispositivo más popular en los próximos años.
 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.