Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/25/2012 12:00:00 AM

Bogotá, ciudad cervecera

La disponibilidad de numerosas cervezas artesanales de alta calidad hacen de la capital colombiana una buena candidata al título de mejor ciudad de América Latina para tomar cerveza.

;
BBC
Berny Silberwasser no tiene ninguna duda: Bogotá es la mejor ciudad de Colombia para tomar cerveza.
 
¿Y de América Latina?
 
"No se, no conozco Santiago ni Buenos Aires, pero yo creo que estamos a muy buen nivel. Hay sitios cerveceros especializados en buena cerveza y (cada vez) hay más variedad", le dice a la BBC este caleño de 37 años, el principal responsable del boom de la cerveza artesanal en Bogotá.
 
Silberwasser fue uno de los fundadores de Palos de Moguer, el más antiguo de los muchos pubs -como se conoce a los tradicionales bares británicos- que comercializan su propia cerveza en la capital colombiana.
 
Pero es conocido sobre todo por ser el padre de otra BBC: la Bogotá Beer Company, fundada luego de su salida de Palos de Moguer "por diferencias de visión con los otros socios".
 
El primer pub de la Bogotá Beer Company fue inaugurado en 2002, pero su acogida ha sido tal que a inicios de este año la empresa inauguró su local número 12 en el tradicional barrio de La Candelaria.
 
Por su parte, Palos de Moguer -que se mudó de Cali a la capital colombiana en 1998- ya tiene cuatro locales.
 
Y, durante la última década, la ciudad se ha llenado con otros pubs y bares en donde también reina la cerveza artesanal, como The Pub, Colombian Pub, London Calling, Beer Station y Beer Lounge.
 
Así las cosas, en Bogotá no resulta difícil encontrar cervezas inspiradas en estilos británicos (ales, stouts, porters), alemanes (weissbiers, kolschs) o belgas (cervezas de abadía) que son producidas localmente.
 
Una interesante alternativa a la tradicional cerveza lager, rubia y ligera, que predomina en la región.
 
Clima y tráfico
 
Cerveza artesanal de calidad también se está produciendo en otras ciudades del país, aunque en ninguna el fenómeno ha alcanzado las dimensiones que en Bogotá.
 
"Así tu no lo creas, el clima ayuda mucho para vender ese tipo de cervezas. Yo creo que las mejores ciudades del mundo para tomar draft beer así, artesanales… son ciudades que no se caracterizan por ser muy soleadas y con la playa al lado. Y Bogotá tiene eso", explica Silberwasser.
 
Y la explosión en el consumo de cerveza artesanal también se explica por la buena acogida que ha tenido el concepto de pub, que a su vez parece haberse beneficiado de los problemas de tráfico que caracterizan a la capital colombiana.
 
"La gente sale de la oficina y dice '¡Miércoles! ¿Dos horas en el carro? Mejor espero, me meto aquí en Bogotá Beer Company, me quedo una hora, salgo y arranco para mi casa'", le dice a BBC Mundo el empresario cervecero.
 
Alejandro Marañón, quien confiesa ser un habitual de estos locales, destaca por su parte los méritos de un espacio "para quienes disfrutamos, no tanto del baile, sino de la cerveza y la buena música".
 
"Se combinan las dos cosas: el buen ambiente y el sabor de las cervezas. Tienen diferentes tipos y a mí me parecen deliciosas", confirma Alfredo Vargas, otro parroquiano.
 
Principal mercado
 
No fueron, sin embargo, el clima, el tráfico y la falta de pubs los factores que llevaron a Silberwasser a apostar por la capital colombiana para desarrollar sus proyectos.
 
Según el empresario cervecero, el traslado desde Cali respondió sobre todo a la necesidad de tener acceso a un mercado más grande, con consumidores más sofisticados, en el que popularizar la cerveza artesanal.

Y para Ricardo Díaz, presidente de la junta directiva de Palos de Moguer, la decisión se justificaba sobre todo por la intención de los inversionistas de apostar fuertemente por la cerveza embotellada, que se comercializa bajo la marca Cervecería Colón.
 
"Le quisimos dar primero empuje a todo lo que era almacenes de cadena y hoy por hoy somos los líderes (en cerveza artesanal comercializada en supermercados y tiendas de conveniencia)", le dijo Díaz a BBC Mundo.
 
Pero cuando Silberwasser eventualmente fundó la Bogotá Beer Company, decidió ir por otro camino.
 
La empresa sólo empezó a comercializar sus productos en los supermercados capitalinos en junio del año pasado, prefiriendo concentrarse en un primer momento en su cadena de pubs.
 
"En la vida yo ni soñé que iba a hacer bares. Pero era la plataforma para que la gente pudiera tomar la cerveza, la pudiera entender y no nos sacaran del mercado", dijo Silberwasser, refiriéndose a las dificultades planteadas por el dominio casi monopólico de Bavaria, la subsidiaria de la transnacional SABMiller que controla el 99% del mercado local.
 
"Producíamos las cervezas y las vendíamos en nuestros propios locales. Y yo creo que ha sido la decisión más inteligente que hemos hecho, sobre todo al inicio. Aunque en algún momento esperamos que la cadena de distribución sea tan importante como la cadena de pubs", explicó.
 
Compitiendo contra un gigante
 
El modelo ha sido tremendamente exitoso. Aunque por lo pronto las cervezas artesanales están lejos de constituir una amenaza para Bavaria, líder indiscutible de un mercado de US$6.200 millones anuales, según cifras de 2010 de la consultora Euromonitor International.
 
Cervecería Colón actualmente produce 5.000 litros mensuales y aunque la capacidad instalada de la Bogota Beer Company es cinco veces mayor, su producción conjunta apenas equivale a una gota de lo producido por Bavaria: unos 20 millones de hectolitros por año.
 
Y, en su conjunto, las cervezas artesanales que se producen en el país –entre las que también se destacan las marcas Apostol y tres Cordilleras, producidas en Medellín- nada más representan el 0,1% del mercado de cerveza local, por debajo incluso de las cervezas importadas, que suman el 0,9% del total.
 
Se trata además de un producto que, por su costo, parece estar reservado para una pequeña élite.
 
El precio sugerido de las marcas más populares de la cervecería Bavaria es de 1.300 pesos colombianos (US$0,70), una tercera parte de lo que cuestan los productos de la cervecería Colón en los supermercados de Bogotá, que se comercializan a unos US$2,15 al cambio actual.
 
Y la mayoría de cervezas de la Bogotá Beer Company cuestan todavía un poco más, con la notable excepción de su recién introducida Bogotá Lager que tiene un precio en el supermercado de 1.570 pesos.

Ya es posible encontrar cerveza artesanal hecha en Bogotá en otras ciudades del país.

Fernando Ospitia, gerente de los pubs Palos de Moguer, hace notar sin embargo que la diferencia de precios entre las cervezas producidas masivamente y las cervezas artesanales es mucho menor en los bares elegantes del norte de la ciudad.
 
Y es en ese segmento "premium" donde las cervezas artesanales están dando la batalla.
 
Además de en los pubs Palos de Moguer, la cerveza Colón puede consumirse en unos 85 establecimientos autorizados de la capital, mientras que la red de la Bogotá Beer Company ya suma más de 200 bares y restaurantes.
 
Y, según Ospitia, es posible encontrar cerveza artesanal Colón en ciudades como Cúcuta, Manizales, Medellín, Santa Marta, Cartagena y Pereira.
 
Silberwasser afirma que ese también es el objetivo de la Bogotá Beer Company.
 
"Tenemos un plan. Sólo estamos terminando de organizarnos en Bogotá".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.