Sábado, 21 de enero de 2017

| 2009/12/12 00:00

Cambio de personalidad

Un estudio encontró que los antidepresivos vuelven a sus pacientes más extrovertidos y menos neuróticos. Se rompe el mito de que estas drogas sólo alivian los síntomas de la tristeza.

El neurotismo es una tendencia a experimentar emociones negativas. La extroversión no sólo implica ser más sociable sino tener una visión de la vida más positiva

Siempre se ha dicho que los pacientes en tratamiento antidepresivo con inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina, familia a la que pertenecen el Prozac y el Zoloft, alivian los síntomas de su tristeza y, como efecto secundario, se vuelven más extrovertidos. Sin embargo, una nueva investigación, realizada por Tony Z. Tang, de la Universidad de Northwestern, en Chicago, concluyó que estos inhibidores en realidad lo que hacen es corregir factores de riesgo en la personalidad que son clave para producir depresión: el neurotismo y la extroversión. El primer elemento tiene que ver con la tendencia a experimentar emociones negativas y a tener inestabilidad emocional. Ser extrovertido protege contra la depresión, pues fomenta un comportamiento más sociable y ayuda a experimentar emociones positivas. Este hallazgo es importante porque los sicólogos y siquiatras siempre habían creído que estos rasgos no son susceptibles de cambiar.

El estudio de Zang analizó a un grupo de pacientes que recibieron el antidepresivo conocido como paroxetina (que se vende bajo la marca Paxil) y lo comparó con un grupo que tomó un placebo, en una investigación que involucró en total 240 adultos con trastorno depresivo mayor. Aquellos que tomaron el medicamento tuvieron una mejoría de los síntomas depresivos, pero además tuvieron una disminución significativa de su neurotismo y un incremento en la extroversión, comparado con el grupo placebo. Aunque no se hizo un ensayo con los antidepresivos más comunes, como Prozac y Zoloft, el investigador sugiere que los resultados serían muy parecidos. Gracias a este trabajo, Zang concluyó que "la personalidad en realidad cambia, y sustancialmente, cuando las personas están bajo estos tratamientos". Este hallazgo también es relevante porque volverse más extrovertido y menos neurótico podría servir de pronóstico para saber qué tan bueno será el tratamiento a largo plazo y, por lo tanto, prevenir la recaída de la depresión. El estudio fue publicado en el Journal of Archives of General Psychiatry.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.