Domingo, 26 de febrero de 2017

| 2017/02/15 12:20

El cáncer en niños sí se cura

En países desarrollados 9 de cada 10 niños sobrevive a esta enfermedad siempre y cuando tengan diagnóstico y tratamiento oportuno. A pesar de esto, en Colombia, solo el 40 por ciento de ellos se cura.

El cáncer en niños sí se cura Foto: 123rf

El 15 de febrero se conmemora el Día Internacional del Niño con Cáncer, una fecha para tomar conciencia sobre la importancia de mejorar la atención y proteger los derechos de los niños que padecen esta enfermedad. En Colombia, 2200 pequeños son diagnosticados con cáncer cada año y se estima que al menos el 40 por ciento de ellos no sobreviven, según datos de la Asociación Colombiana de Hematología y Oncología Pediátrica.

En 2010 el Congreso aprobó la Ley 1388, por medio de la cual se garantiza la prestación de servicios de salud a estos niños. Esta legislación ha tenido como resultado una atención más oportuna, disminución en las barreras de acceso a los grandes centros de tratamiento oncológico para los niños, mejoras en los tiempos de entrega de medicamentos, así como mayor educación en torno a la patología y su tratamiento, por lo menos en los centros de atención ubicados en Bogotá, Medellín, Cali, Bucaramanga, Pasto y Barranquilla.

Le recomendamos: Niños en Colombia mueren de cáncer más que en otros países

Aún así, los problemas persisten, sobre todo, en algunas zonas del país como en la Costa Caribe, explica Yolima Méndez, presidenta del Observatorio Interinstitucional de Cáncer Infantil (OICI). “Lo que hemos detectado es que muchas veces algunos funcionarios de las entidades aseguradoras desconocen gran parte de la información en torno a la enfermedad, entonces, siguen teniendo en su imaginario que cáncer es igual a muerte”, explica. Esta situación hace que el promedio nacional de tasas de sobrevivencia supere el 60 por ciento, cifra que sigue siendo alarmante si se tiene en cuenta que en países desarrollados, e incluso en instituciones puntuales del país que cuentan con atención de calidad, llega al 80 por ciento.

Contrario a lo que muchos creen, el cáncer en los niños tiene una alta probabilidad de supervivencia y curación, siempre y cuando se haga un diagnóstico preciso y se dé un tratamiento oportuno. “Las altas tasas de supervivencia son posibles siempre que se cumpla con rigor el tratamiento y se garantice la atención y la integralidad del servicio”, añade Méndez. La leucemia es, con ventaja, la neoplasia más común en niños y adolescentes, seguida de tumores del cerebro y otros del sistema nervioso central, así como el linfoma.

Le sugerimos: Superamos un cáncer infantil

Uno de las razones para esta situación es que sus síntomas no son muy específicos (fiebre, agotamiento, malestar) y se confunden con otras patologías. Y en los niños con cáncer el tiempo es oro. Por eso, es importante que los médicos se sensibilicen frente al tema para que sospechen de estos síntomas y se puede agilizar el diagnóstico. Lo mismo debe hacerse con padres y maestros y todos aquellos que intervengan en la formación del menor.  

Pero hay otras barreras y es el acceso a los grandes centros de atención que se encuentran en las ciudades principales. “Esos desplazamientos implican el desarraigo de sus ciudades de origen por largo tiempo, porque los tratamientos son de dos años mínimo”, dice Méndez. “Además tiene implicaciones a nivel de la estructura de la familia y se presentan desajustes, crisis en la pareja… son muchas cosas las que están en juego ahí”, afirma la experta. Adicionalmente, requiere de la atención total del cuidador del niño y una inversión de recursos con la que en muchos casos no se cuenta.

Estos obstáculos llevaron a que años atrás el abandono de niños con cáncer en las instituciones que los atendían fuera del 30 por ciento. Hoy en día, gracias a la ley y a la acción de fundaciones como el OICI, no se han reportado más estos casos. “Siempre y cuando la familia tenga todo el soporte psicosocial, las probabilidades de abandono son menores. Si una familia tiene apoyo psicológico, tiene albergue, comida, si tiene transporte no se va, porque está recibiendo ayuda, pero hace 10 años eso no era así”, cuenta Méndez.

Puede leer: Radiografía del cáncer infantil en Colombia

Por otro lado, el tema del acceso eficiente es uno de los puntos más problemáticos porque depende de la acción rápida de las EPS -convenios y contratos- con su red de servicio. “Hay EPS que no tienen el músculo financiero para sostener el aseguramiento de alto costo. Entonces, cuando tienen a un paciente de estos, como no tienen cómo pagar, empiezan a buscar los servicios más baratos y las remisiones se demoren”, asegura Méndez y añade que lo que hace falta es que esas EPS tengan sus convenios y contratos vigentes para prestar servicios de oncología, para garantizar la red de prestación de servicios para los niños.

La buena noticia es que cada vez hay más comprometidos con evitar la muerte de niños con cáncer, una enfermedad que es curable. Las familias están más informadas con respecto a la patología, a sus deberes y derechos en salud; la normatividad para cáncer pediátrico está dando resultados y entidades como OICI, las defensorías y el Ministerio de Salud, hacen seguimiento al accionar frente a estos pacientes para sobrepasar mejor los obstáculos para luchar contra este padecimiento.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.