Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2002/04/22 00:00

Casino para futurólogos

El sitio preferido de los expertos en tecnología es un portal de Internet donde ellos hacen sus apuestas a largo plazo. Una manera divertida de predecir el futuro.

Casino para futurólogos

La mayoria de apuestas se hacen sobre resultados de carreras, marcadores, competencias deportivas y otros eventos que se pueden verificar en cuestión de horas o días. ¿Pero se atrevería alguien a pagar una alta suma de dinero por desafiar a otra persona frente a temas del futuro que sólo se definirán en una década o en un cuarto de siglo? Aunque muchos piensen que una apuesta a un plazo de 10 años es muy poco llamativa lo cierto es que hay un sitio web dedicado a establecer este tipo de desafíos. Se trata de Longbets.com, un portal que se fundó el año pasado para recoger las predicciones sobre cómo será el mundo en años, décadas e incluso siglos por venir.

Las reglas son muy sencillas. El valor mínimo de cada apuesta es de 1.000 dólares, el período mínimo de la predicción es de dos años y el tema de la apuesta debe ser relevante en el campo social y tecnológico. Sólo hay dos posibilidades: o se gana o se pierde. Estas características han hecho que los apostadores sean presidentes o altos ejecutivos de las compañías líderes en tecnología en el momento.

Para la muestra está Craig Mundie, un ejecutivo de Microsoft, quien desafió a Eric Schmidt, presidente de Google, a que en el año 2030 las aviones de pasajeros volarán sin piloto. Mundie argumenta su posición a favor diciendo que los computadores en 2018 serán mucho más poderosos que hoy. Schmidt, quien está en contra, dice que durante el decolaje será aún necesario tener un piloto que pueda manejar las emergencias. Al igual que ellos dos, Jason Epstein, cofundador de New York Review of Book, casó una apuesta con Vintor Cerf, ejecutivo de MCI y uno de los papas de Internet, acerca de que más del 50 por ciento de los libros en 2010 serán impresos a pedido en el punto de venta.

La más alta de todas hasta el momento es la de Ray Kurzweil y Mitchel Kapor, quienes apostaron 20.000 dólares a que una computadora pasará en 2029 el test de Turing, la prueba de que una máquina es suficientemente inteligente como para parecer humana. La más amplia en términos de tiempo está aún sin cerrarse y la propone Colin Galssey, quien dice que en 2100 un solo gobierno establecerá control sobre el mundo. Las apuestas sobre deportes están descartadas aunque el tema puede incluirse si se argumenta desde un punto de vista interesante para la sociedad como en el caso del actor Ted Danson, quien apostó con Mike Elliot, editor de la revista Time, la suma de 2.000 dólares a que la selección nacional de fútbol de ese país ganará una copa mundial antes de que los Medias Rojas de Boston triunfen en la serie mundial de béisbol. Danny Hillis y Nathan Myhrvold, también de Microsoft, se jugaron una suma similar por un motivo un tanto trascendental: que el universo eventualmente dejará de expandirse.

Si estos personajes aún están vivos cuando haya una confirmación científica del tema en cuestión se deben poner de acuerdo entre sí acerca del ganador, de lo contrario la organización decidirá quién se lleva las palmas. Y quien lo haga tendrá que conformarse sólo con el reconocimiento público de haber predicho el futuro correctamente pues el dinero de las apuestas se destinará siempre a una obra de caridad que escoja el ganador. Con las apuestas a más largo plazo el dinero en juego puede llegar a sumas poco despreciables. En la de la prueba de Turing los 20.000 dólares originales pueden convertirse en 50.000 para cuando la apuesta concluya en 2029. Si la obra de caridad escogida no existe en el momento de la resolución del tema el ganador puede escoger otra causa benéfica. Si el ganador ya no vive la organización escogerá una fundación similar a la que había seleccionado previamente el concursante.

Lo interesante del sistema es que las apuestas no son simples adivinanzas sino que cada participante debe justificar con argumentos sólidos su posición. De hecho, uno de los objetivos del sitio web era establecer una especie de foro para fomentar discusiones acerca de cualquier predicción posible. “Creo que le ayuda a la gente a pensar en detalle sobre qué puede pasar en el futuro”, dijo a SEMANA Stewart Brand, presidente de la fundación. “Por ejemplo, hay una apuesta abierta por Martin Rees (del Instituto de Astronomía del King’s College en Cambridge) en la que dice que para 2020 habrá un momento de ‘bioterror o bioerror’ que causará millones de muertes. Eso indica que muchos ahora consideran ese evento como muy posible”, agregó.

Por otra parte, las apuestas ayudan a generar una competencia pues son tomadas como un premio por alcanzar algo, como podría suceder en el caso de la disputa entre Epstein y Cerf. “Leer las apuesta no sólo da una sensación de cómo ven estos pesos pesados de la industria el futuro sino que también es una experiencia altamente enriquecedora”, afirma Tim Bajarin, colaborador de ABC News.

Pero el hecho de que las apuestas deban ser sobre temas de importancia para la sociedad no quiere decir que tengan que ser de interés global. Como explica Brand, pueden hacerse predicciones de interés para los colombianos y las ganancias destinarse a obras de caridad en este país. “Cualquiera puede hacerlo y entre más grande la representación mejor porque eso significa que habrá una variedad de preguntas acerca del futuro y muchas opiniones de expertos en pro y en contra de esa posibilidad”.

Longbets.com hace parte de un proyecto de la Long Now Foundation, una institución creada por un grupo de intelectuales preocupados por promover el tiempo para pensar en el futuro, la producción de ideas de mayor calidad y estimular la creatividad en los próximos 10.000 años. Dentro de sus proyectos también está la construcción de un reloj que se mueva cada año y cuyo ‘cucú’ salga cada milenio. Así mismo quieren establecer una biblioteca digital que contenga todo tipo de información en un sistema electromagnético que pueda ser leído por todo el mundo.

¿En 20 años las drogas estarán legalizadas en el mundo? ¿Asumirá la Presidencia por primera vez en Colombia una mujer en un cuarto de siglo? ¿En una década habrá buses de Transmilenio en todas las vías principales de Bogotá? ¿De aquí a 50 años Colombia no podrá realizar eventos deportivos de importancia mundial? Se reciben las apuestas.

La mayoria de apuestas se hacen sobre resultados de carreras, marcadores, competencias deportivas y otros eventos que se pueden verificar en cuestión de horas o días. ¿Pero se atrevería alguien a pagar una alta suma de dinero por desafiar a otra persona frente a temas del futuro que sólo se definirán en una década o en un cuarto de siglo? Aunque muchos piensen que una apuesta a un plazo de 10 años es muy poco llamativa lo cierto es que hay un sitio web dedicado a establecer este tipo de desafíos. Se trata de Longbets.com, un portal que se fundó el año pasado para recoger las predicciones sobre cómo será el mundo en años, décadas e incluso siglos por venir.

Las reglas son muy sencillas. El valor mínimo de cada apuesta es de 1.000 dólares, el período mínimo de la predicción es de dos años y el tema de la apuesta debe ser relevante en el campo social y tecnológico. Sólo hay dos posibilidades: o se gana o se pierde. Estas características han hecho que los apostadores sean presidentes o altos ejecutivos de las compañías líderes en tecnología en el momento.

Para la muestra está Craig Mundie, un ejecutivo de Microsoft, quien desafió a Eric Schmidt, presidente de Google, a que en el año 2030 las aviones de pasajeros volarán sin piloto. Mundie argumenta su posición a favor diciendo que los computadores en 2018 serán mucho más poderosos que hoy. Schmidt, quien está en contra, dice que durante el decolaje será aún necesario tener un piloto que pueda manejar las emergencias. Al igual que ellos dos, Jason Epstein, cofundador de New York Review of Book, casó una apuesta con Vintor Cerf, ejecutivo de MCI y uno de los papas de Internet, acerca de que más del 50 por ciento de los libros en 2010 serán impresos a pedido en el punto de venta.

La más alta de todas hasta el momento es la de Ray Kurzweil y Mitchel Kapor, quienes apostaron 20.000 dólares a que una computadora pasará en 2029 el test de Turing, la prueba de que una máquina es suficientemente inteligente como para parecer humana. La más amplia en términos de tiempo está aún sin cerrarse y la propone Colin Galssey, quien dice que en 2100 un solo gobierno establecerá control sobre el mundo. Las apuestas sobre deportes están descartadas aunque el tema puede incluirse si se argumenta desde un punto de vista interesante para la sociedad como en el caso del actor Ted Danson, quien apostó con Mike Elliot, editor de la revista Time, la suma de 2.000 dólares a que la selección nacional de fútbol de ese país ganará una copa mundial antes de que los Medias Rojas de Boston triunfen en la serie mundial de béisbol. Danny Hillis y Nathan Myhrvold, también de Microsoft, se jugaron una suma similar por un motivo un tanto trascendental: que el universo eventualmente dejará de expandirse.

Si estos personajes aún están vivos cuando haya una confirmación científica del tema en cuestión se deben poner de acuerdo entre sí acerca del ganador, de lo contrario la organización decidirá quién se lleva las palmas. Y quien lo haga tendrá que conformarse sólo con el reconocimiento público de haber predicho el futuro correctamente pues el dinero de las apuestas se destinará siempre a una obra de caridad que escoja el ganador. Con las apuestas a más largo plazo el dinero en juego puede llegar a sumas poco despreciables. En la de la prueba de Turing los 20.000 dólares originales pueden convertirse en 50.000 para cuando la apuesta concluya en 2029. Si la obra de caridad escogida no existe en el momento de la resolución del tema el ganador puede escoger otra causa benéfica. Si el ganador ya no vive la organización escogerá una fundación similar a la que había seleccionado previamente el concursante.

Lo interesante del sistema es que las apuestas no son simples adivinanzas sino que cada participante debe justificar con argumentos sólidos su posición. De hecho, uno de los objetivos del sitio web era establecer una especie de foro para fomentar discusiones acerca de cualquier predicción posible. “Creo que le ayuda a la gente a pensar en detalle sobre qué puede pasar en el futuro”, dijo a SEMANA Stewart Brand, presidente de la fundación. “Por ejemplo, hay una apuesta abierta por Martin Rees (del Instituto de Astronomía del King’s College en Cambridge) en la que dice que para 2020 habrá un momento de ‘bioterror o bioerror’ que causará millones de muertes. Eso indica que muchos ahora consideran ese evento como muy posible”, agregó.

Por otra parte, las apuestas ayudan a generar una competencia pues son tomadas como un premio por alcanzar algo, como podría suceder en el caso de la disputa entre Epstein y Cerf. “Leer las apuesta no sólo da una sensación de cómo ven estos pesos pesados de la industria el futuro sino que también es una experiencia altamente enriquecedora”, afirma Tim Bajarin, colaborador de ABC News.

Pero el hecho de que las apuestas deban ser sobre temas de importancia para la sociedad no quiere decir que tengan que ser de interés global. Como explica Brand, pueden hacerse predicciones de interés para los colombianos y las ganancias destinarse a obras de caridad en este país. “Cualquiera puede hacerlo y entre más grande la representación mejor porque eso significa que habrá una variedad de preguntas acerca del futuro y muchas opiniones de expertos en pro y en contra de esa posibilidad”.

Longbets.com hace parte de un proyecto de la Long Now Foundation, una institución creada por un grupo de intelectuales preocupados por promover el tiempo para pensar en el futuro, la producción de ideas de mayor calidad y estimular la creatividad en los próximos 10.000 años. Dentro de sus proyectos también está la construcción de un reloj que se mueva cada año y cuyo ‘cucú’ salga cada milenio. Así mismo quieren establecer una biblioteca digital que contenga todo tipo de información en un sistema electromagnético que pueda ser leído por todo el mundo.

¿En 20 años las drogas estarán legalizadas en el mundo? ¿Asumirá la Presidencia por primera vez en Colombia una mujer en un cuarto de siglo? ¿En una década habrá buses de Transmilenio en todas las vías principales de Bogotá? ¿De aquí a 50 años Colombia no podrá realizar eventos deportivos de importancia mundial? Se reciben las apuestas.

Long Bets

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.