Lunes, 23 de enero de 2017

| 1994/09/19 00:00

CLARO Y PRESENTE PELIGRO

Recientes estudios demuestran que los riesgos de fumar son más altos para las mujeres.

CLARO Y PRESENTE PELIGRO

Los altos riesgos del tabaquismo son bien conocidos. Sin embargo el número de mujeres que fuma lejos de disminuir parece haber aumentado en los últimos años . Como consecuencia de ello los expertos en salud creen que las enfermedades relacionadas con el cigarrillo aumentarán entre la población femenina en los próximos años. Una consecuencia de ello ya se está viendo en Estados Unidos donde el cáncer de pulmón mata más mujeres que el cáncer de seno.
Pero aunque el creciente peligro que entraña el hábito de fumar es una razón más que suficiente para dejarlo parece que en el caso de abandonarlo las mujeres necesitan algo más que fuerza de voluntad. Recientes estudios muestran que mientras para los hombres a la hora de tomar la decisión de dejar el hábito priman las cuestiones de salud las mujeres presentan una mayor resistencia y generalmente posponen la decision por varios años. Como se sabe, los fumadores que intentan dejar el vicio deben luchar no sólo contra la adicción química a la nicotina sino también contra la adicción sicológica. Y según los estudios de la investigadora estadounidense Karen Monaco, existen dos razones que influyen también en el hecho de que mientras las campañas en contra del cigarrillo parecen estar teniendo eco en la población masculina como lo muestran los declives en las tasas de fumadores en las mujeres no se traducen en una disminución significativa.
La primera tiene que ver con la vanidad. El temor a ganar peso como consecuencia de dejar el cigarrillo es -según las cifras de la doctora Monaco- tres veces mayor en las mujeres que en los hombres. Según los estudios realizados en este sentido, los fumadores que dejan el hábito gana en promedio de cinco a siete libras en los siguientes seis meses. Esto se debe a que fumar aumenta artificialmente la rata metabólica de una persona e inhibe el apetito. Pero aunque está demostrado que una dieta adecuada y ejercicio logran perder en poco tiempo los kilos ganados con la medida la gran mayoría de las mujeres no parecen querer enfrentarse a esos kilos de más así sea a costa de su salud.
No obstante ese es sólo el comienzo. Los estudios también muestran que más hombres que mujeres tienen éxito al terminar un programa antitabaquismo. En opinión de la doctora Monaco, las fumadoras tienen especiales necesidades emocionales al intentar abandonar el vicio. "Ellas parecen tener más necesidad de apoyo emocional que los hombres a la hora de perseverar en su propósito", dice la especialista. "La mayoría de lás mujeres utilizan el cigarrillo como una forma para manejar ciertas emociones como la ira, la frustracion o la ansiedad" Es por ello que en los nuevos programas para dejar el hábito los consejeros a menudo animan a las mujeres a manifestar sus sentimientos en lugar de ahogarlos en humo.


FUMANDO ESPERO
Recientes estudios, directamente enfocados a conocer los riesgos de las mujeres fumadoras, sugieren preocupantes consecuencias:

Las mujeres fumadoras son más susceptibles a desarrollar cáncer del pulmón que los hombres.

Las mujeres que fuman parecen tener cuatro veces mas riesgo de sufrir un ataque cardíaco.
Se ha encontrado una relación entre el hábito del cigarrillo y la menopausia prematura.

Los riesgos de sufrir osteoporosis (descalcificación de los huesos) son mucho más altos entre las mujeres que fuman que en aquellas que no lo hacen.

La estrecha interrelación entre el hábito del cigarrillo y los anticonceptivos orales, coloca a las mujeres que consumen la píldora en un grupo de alto riesgo para una variedad de complicaciones, incluyendo coágulos sanguíneos y ataques cardíacos. En mujeres fumadoras el riesgo para infarto del miocardio es 260 veces mayor que en las no fumadoras.

Fumar aumenta el riesgo de una mujer de morir de cancer de seno en una tasa del 25 al 75 por ciento, dependiendo del número de cigarrillos diarios y el total de años como fumadora.

Los efectos adversos del tabaquismo en el embarazo son: recién nacidos con bajo peso, mayor incidencia de abortos espontáneos, partos prematuros y muertes neonatales.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.