Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/25/2016 4:48:00 PM

El club de la buena energía

Decenas de niños de Clubes de Ciencia, en alianza con Colciencias y el Sena, participaron en un taller en el que les enseñaron a generar energía renovable a través de una celda solar.

Las sociedades han tomado conciencia de que el cambio climático y la contaminación son amenazas serias para la población mundial, para la continuidad de la vida en el planeta. La industrialización de los países, si bien ha traído desarrollo, también ha causado un fuerte impacto ambiental que ya dejó de ser un problema de otros para convertirse en un asunto de todos.

De ahí la importancia que han tomado las energías verdes, limpias o renovables, las que se obtienen de fuentes inagotables. El impacto que estas generan es menor en el ambiente en comparación con las que provienen de fuentes convencionales, además de ser mucho más económicas. Por ello Clubes de Ciencias, en alianza con Colciencias y el Sena, ofrecieron esta semana, desde el lunes hasta el sábado, cursos intensivos gratuitos a niños y jóvenes en Bogotá, Medellín, Pereira, Barranquilla, Bucaramanga y Túquerres (Nariño), en diversos temas como innovación y emprendimiento, ingeniería, inteligencia artificial, nanotecnología y salud, dirigidos por profesores vinculados a varias de las más importantes universidades del mundo, como Stanford, Cornell, Columbia, MIT y Harvard.

Uno de esos talleres del programa Clubes de Ciencia, ‘La energía en tus manos. Fuentes alternativas de energía: luz y calor’, se desarrolló en la Universidad de los Andes y fue dirigido por Camilo Arturo Mesa Zamora, con la participación del instructor Mikel Fernando Hurtado Morales. Asistieron niños y jóvenes de diferentes colegios de Bogotá y sus alrededores, quienes aprendieron a crear energías renovables y también sobre la responsabilidad que los seres humanos deben tener frente a estas y con el planeta.

Mesa Zamora afirma que en la zona norte del país hay una buena radiación solar, estable durante todo el año, pero que está poco explotada.

“Hay cierta producción de electricidad a través de paneles fotovoltaicos, pero no masivamente como podríamos hacerlo. Un problema a resolver es el acceso de ciertas comunidades a la electricidad. Muchas comunidades aún cocinan con carbón, gasolina o con lo que puedan en regiones rurales. Con paneles solares, que se transportan relativamente fácil, se solventaría esa necesidad. Hay otras problemáticas en cuanto a redes de electricidad en las que nos hace falta mucho”, expresa Camilo Mesa Zamora, químico de la Universidad de los Andes, magíster en Materiales y sensores del sistema de tecnologías ambientales y estudiante de doctorado en Transformación de energía solar en combustibles solares, en el Imperial College of London.

El académico sugiere el diseño y la implementación de políticas gubernamentales encaminadas a la protección del medioambiente y a la generación de energías limpias, a través de programas que involucren a la academia, al Estado y a las comunidades, basados en incentivos económicos que impulsen investigaciones que ayuden a transformar los entornos, a disminuir la contaminación y a conservar la vida.

De hecho, Clubes de Ciencias, en alianza entre Colciencias y el Sena, les aportan conocimientos a los niños y les despiertan una conciencia hacia la conservación en beneficio de ellos mismos. “Los niños, que vienen de unas condiciones socioeconómicas difíciles, no solamente tienen el potencial de hacer investigación, ciencia y tecnología, sino también el deseo. Asisten a sus tecnoacademias con el Sena y a estos clubes. Aquí les mostramos que sus ganas les abrirán puertas para tener un mejor futuro, distinto al que tienen. Entendieron que el conocimiento que les brindamos, y que adquirieron, los llena de un poder increíble”, explicó el profesor Camilo Mesa.

Hoy los gobiernos apuestan a transformar la energía porque saben que así podrían transformar,  a su vez,  la vida en la sociedad. “Les hemos dicho a los chicos que ese poder tan grande que adquirieron esta semana con los Clubes de Ciencia, produce una transformación social que les permite ver que sus ganas los pueden llevar a puntos más altos, y que los límites no existen, que los límites están en nuestras cabezas; ellos entienden que el cielo es la meta. Les hemos dado charlas también sobre esa transformación social en el sentido de la igualdad y la equidad de género. En el salón la mitad eran niños y la otra mitad niñas. Eso es bueno porque las niñas se sienten empoderadas y los niños las respetan; somos iguales. Es una transformación desde todo punto de vista, y por supuesto, científica”, dijo el docente.

Estos talleres buscan crear una mejor sociedad a través de la ciencia. A los niños les hicieron ver, entre muchas otras cosas, que ser científico no solamente es estar metido en un laboratorio, sino también generar conocimiento y compartirlo con las comunidades.

“El taller me pareció muy bueno porque nos dio elementos para prepararnos para el futuro. Ahora tengo más conocimientos para ayudar a nuestro país. He aprendido cosas que no sabía, como por ejemplo a generar energías renovables. Los profesores me han parecido chéveres porque le enseñan a uno de una forma muy dinámica”, comentó Daniel Santiago Moreno Jaimes, 13 años, estudiante de grado noveno del Colegio Militar Almirante Padilla, de Soacha.

 Daniel y sus compañeros trabajaron en la creación de una celda solar. “Las celdas solares sirven para generar energía eléctrica renovable. Lo bueno es que solo usa energía solar, no tiene que hacerse un proceso de combustión, por lo que no emite gases hacia la atmósfera. Creo que el conocimiento ayuda a que el país sea mejor. El planeta se está dañando, y acá nos enseñaron a crear energía limpia, que no hace daño”, concluyó el estudiante.

Hay un nuevo despertar frente a los entornos del hombre, cuyas acciones, por desconocimiento o maldad, hirieron el planeta. Sin embargo, programas como Clubes de Ciencias hacen un buen aporte de conocimientos en los niños que mañana llevarán, desde distintas posiciones y profesiones, las riendas del mundo.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.