Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/7/2009 12:00:00 AM

Colombia ‘mapeada’

La Internet colombiana alcanzó la edad de los mapas.

Primero hay que aclarar que mapas de las principales ciudades colombianas existen desde hace algún tiempo. En Google Maps se pueden encontrar, pero son sólo eso, unos gráficos con vista satelital o vista del relieve. Lo que acaba de poner en línea la compañía Publicar es mucho más que eso. Utilizando la misma cartografía de Google Maps, los mapas de Publicar agregan Georreferenciación, es decir, la posibilidad de escribir en lenguaje humano corriente una dirección y recibir en el mapa la localización exacta de ese punto. De esta diferencia con los simples mapas para ver que ya existían en Google, se desprenden poderosas funcionalidades: el usuario puede localizar casi cualquier cosa que necesite cerca de su ubicación actual: el restaurante chino más próximo, el hospital más cercano, la sucursal bancaria o lo que sea que necesite. El sistema lo señalará rápidamente en el mapa y trazará -y aquí viene la mejor parte- la ruta óptima para llegar allá desde donde usted está. Tal como hacen los sistemas GPS satelitales, los mapas de Publicar pueden guiar con lujo de detalles al transeúnte o al conductor hasta cualquier sitio.

Son cosas que ya funcionan en Nueva York, Madrid y tantas otras ciudades, pero que los colombianos fanáticos de las novedades tecnológicas sólo podían mirar de lejos. Ahora Bogotá, Cali y Medellín disponen de mapas con Georreferenciación, así como 'ruteo' (trazado de rutas óptimas) y servicios locales, puesto que Publicar, aprovechando su base de datos de Páginas Amarillas ha incluido 400.000 establecimientos comerciales en los mapas, con información de cada uno. Pero falta por contar algo más: el servicio es gratis, como les gusta a los colombianos.

Por otra parte, Nokia y un operador móvil preparan los pasos para implementar el mismo servicio dentro de poco, pero con la ventaja de que estará disponible especialmente en los teléfonos móviles y con la desventaja de que será un servicio de pago. Ambas noticias, los mapas de Publicar en la web y los futuros mapas de Nokia y otras empresas, en el teléfono móvil, ponen al país de frente al mundo del 'mapeo digital', una tendencia que hace furor en otras latitudes. Los norteamericanos revisan las rutas del tráfico cada mañana antes de salir al trabajo y los viajeros y turistas se ahorran la compra de guías impresas, consultando los mapas digitales.

Publicar agregó el servicio 'tour virtual', en el que se pueden conocer de antemano vistas 3D y videos 360 grados de los sitios emblemáticos de las ciudades, así como la ubicación de todos los centros comerciales, notarías, museos, bibliotecas y otros sitios de interés histórico, cultural o comercial. Las búsquedas se pueden formular en español o en inglés. El motor de búsqueda hace análisis semántico (un enfoque que busca aproximar los sistemas informáticos al lenguaje humano), de tal manera que se puede indicar un lugar sólo con escribir su nombre. Será suficiente con poner 'Unicentro' o 'La Rebeca', o se puede escribir 'Carrera 7' o 'Séptima', y el mapa sabrá qué cosa le están preguntando.

Hay un modelo de negocio atrás, que Publicar quiere explotar. Ya que las páginas amarillas en Internet no surtieron un gran efecto, los mapas podrían convertirse en las verdaderas páginas amarillas que hagan sonar la caja registradora. Si un anunciante paga 20.000 pesos adicionales al año, el sistema permitirá que el usuario que busca, por ejemplo, cierto establecimiento comercial, pueda llamar directamente (sin costo alguno) y pedir un domicilio. Internet empieza a resultar realmente útil. n
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.