Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/27/1989 12:00:00 AM

COLOMBIA, TIERRA QUERIDA

La riqueza natural del país está entre las mayores del mundo.

Muchas generaciones crecieron repitiendo la frase que se leía en la Historia de Colombia de los Hermanos Cristianos Henao y Arrubla y que decía "Colombia es un país bañado por dos mares y extraordinariamente rico en recursos naturales". La frase quedó grabada en la memoria, como muchas otras, pero tal vez el significado nunca se entendió en toda su magnitud, como por estos días.
En este tema, como en muchos otros, la sentencia popular de "nadie es profeta en su tierra" se volvió realidad. A los hermanos cristianos no se les pusieron muchas bolas y tuvo que ser una publicación extranjera, The Economist la que, reseñando estudios realizados por entidades especializadas en el manejo de los recursos, colocó a Colombia dentro de los siete países del planeta con mayores riquezas naturales. Sólo entonces la frase se convirtió en una realidad. Para muchos esto no era nada nuevo. La gente vinculada directa o indirectamente con el Instituto Nacional de los Recursos Naturales Renovables y del Ambiente, Inderena, la de los Colegios Verdes, creados recientemente, la de las fundaciones de Medio Ambiente y Desarrollo, y otras más interesadas en el hábitat, ya lo sabían. Y es más, se hallan desarrollando trabajos de investigación, que nada tiene que envidiarle a los que se hacen en países desarrollados.
La fundamentación de esta nueva posición está basada en una concepción que el gerente del Inderena, Germán García Durán, recogiendo las palabras del científico colombiano Armando Dungand, apropió como filosofía. El doctor Dungand escribió hace 28 años: "Mientras un país no haga investigación propia, quedará en actitud de servidumbre mental ante lo foráneo; y no puede caberle ningún prestigio científico a una nación que, careciendo de investigación propia, desconozca su naturaleza y se contente con datos de segunda o tercera mano". Por esto, los científicos colombianos no se durmieron con los laureles de vivir en un país rico en recursos naturales sino que se dieron a la tarea de realizar un inventario sobre fauna, flora y en fin, riqueza natural, para saber con qué se cuenta y en qué estado se encuentra esa riqueza.
Este inventario realizado por el Inderena es sorprendente y hace que la frase que se oye cuando un boxeador costeño gana un título o cuando la selección colombiana de fútbol clasifica: "Viva Colombia, país inmortal que nos acoge en su seno inefable", se convierta en verdad de a puño ante la maravilla que nos rodea.
UN GIGANTE BIOLOGICO
Pero como todo no es alabanza a ultranza, los resultados del inventario natural son del siguiente porte. A pesar de que Colombia sólo representa el 0.77% del área continental emergente del planeta, alberga más de 10% de la biota (fauna y flora) mundial. Después del Brasil, es el país con mayor diversidad vegetal y posiblemente lo supera si se tiene en cuenta la relación con la extensión territorial. En plantas con flor, por ejemplo, los científicos nacionales han establecido 50 mil especies de capital. En orquídeas, flor nacional, es el país más rico del mundo. La diversidad vegetal es de tal proporción que, una de cada cinco especies de plantas del planeta están dentro de las fronteras del país. Brasil con una superficie 7.45 veces mayor, reporta 55 mil clases de plantas y en todo el continente africano existen tan sólo 30 mil especies.
En avifauna se posee el 19.4% del total mundial (1.750 especies), el Brasil cuenta con 17.62% y Africa con el 15%. De 900 especies de murciélagos se tiene la sexta parte, es decir, 1.500 especies. Aproximadamente uno de cada ocho primates del mundo (227 especies) están en el territorio nacional. El mico titi blanco y otros igualmente exóticos son endémicos del país. En anfibios, de 2.800 especies identificadas, 600 encuentran aquí su hábitat. Se estima que un 14 a 16% de la fauna total del planeta está en Colombia. Es además el segundo país del mundo en anfibios y el tercero en diversidad de reptiles.
En cuanto a aves, el inventario arroja superávit y coloca a Colombia como el país más rico en diversidad, con una increíble cifra: 1.755 especies de aves que son casi el 20% del total que habitan en la tierra. Es decir, aquí viven una de cada cinco especies.
Esta biodiversidad fue estudiada en el Foro Internacional del Instituto Smithsoniano en Estados Unidos, el cual identificó a las regiones más importantes en este aspecto. Los siete países que contienen dentro de su territorio más de la mitad de la diversidad biológica, fauna y flora del planeta son: Brasil, Costa Rica, Colombia, México, Madagascar, Malasia y Sur Africa. Sin excepción, teniendo en cuenta las diferentes familias y especies que posee, Colombia logra estar dentro de los tres primeros lugares.
La Sierra de la Macarena y la región del Chocó emergen como zonas únicas en el mundo. La primera, debido a que su ecosistema de data muy lejana en el tiempo al del sistema andino, revela la existencia de un sistema biológico muy particular y de evolución independiente y anterior a los de las demás cordilleras. En lo que respecta a la zona del Chocó, que para los científicos comprende tierras panameñas, el Pacífico colombiano y un parte del Ecuador, sus condiciones excepcionales son: llueve todo el año en centenares de kilómetros cuadrados, y aún cuando en Birmania o en lugares del Africa, llueve también en grandes cantidades, nunca en extensiones tan grandes como las chocoanas. La humedad permanente hace que crezcan en sus tierras una inmensa variedad de flora y que se radique allí una fauna que no se consigue en otra parte del globo. De las 50 mil plantas del país, entre 8 a 9 mil se encuentran en el Chocó, así como 17 clases de helechos endémicos. Esta región produce, además, palmas especiales como el chontaduro.
Según el jefe de la Unidad de Investigaciones del Inderena, Jorge Hernández Camacho, quien es considerado un sabio en el tema de los recursos naturales, este privilegio tiene diveras explicaciones. En primer lugar, el desarrollo de la región ha sido independiente y en América del Sur no se han vivido períodos de aridez como en otros continentes. De otro lado, Colombia ocupa una posición territorial privilegiada que la convierte en entrada y salida del continente, hecho que permite el alto índice de migraciones de aves y especies marinas. Así mismo, la diversidad climática da origen a una variada porción de aspectos biológicos que permiten el crecimiento y la permanencia de ecosistemas endémicos en diversas regiones con caracteristicas únicas.
Pero estas regiones excepcionales hacen parte de las 37 unidades de conservación establecidas por el Inderena y adscritas al Sistema de Parques Nacionales. Son 5.928.003 hectáreas cobijadas, lo que equivale aproximadamente al 5% del territorio nacional. Estas áreas se caracterizan por una enorme heterogeneidad en cuanto a formas de relieve, un complejo historial geológico y unas condiciones climáticas peculiares.
Sin embargo, no todo lo que brilla es oro. A pesar de la riqueza natural las estrategias de conservación del medio no van de la mano con el potencial. Cerca del 75% de la superficie colombiana estuvo cubierta por algún tipo de bosque natural y más del 80% de las especies que integran la fauna terrestre, dependen del hábitat forestal. Investigaciones realizadas en 1987, sobre este aspecto, demostraban que, pese a que más del 68% de los suelos del país son de vocación forestal, la cobertura vegetal descendió al 48% y el desplazamiento de la frontera agrícola sigue disminuyendo vertiginosamente este porcentaje.
A esto se suma, los índices de deforestación que son alarmantes. No sólo las entidades gubernamentales que se encargan de la gestión ambiental llaman la atención sobre este aspecto, sino que las entidades internacionales conservacionistas ya han dado voz de alarma. De los 10 millones de kilómetros cuadrados de bosque tropical mundial existentes en 1982, casi 100 mil kilómetros cuadrados se han talado en menos de cinco años. Un reciente informe de la revista Time incluyó a Colombia en la lista de los países líderes en la tala de bosques en el mundo, con por lo menos 800 hectáreas anuales.
Por esto, organizaciones como la Fundación Medio Ambiente y Desarrollo, se han creado con el fin de realizar un trabajo paralelo al de los organismos gubernamentales, pero involucrando no sólo aspectos ambientales y ecológicos, sino económicos, políticos y culturales. La interacción de diferentes instituciones y personas en la conservación del medio es la gran responsabilidad que tiene el país frente al mundo y a las generaiones venideras, ya que en este caso el problema no es sólo para el pais sino para el planeta entero.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.