Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2016/08/02 21:15

La importancia de la nutrición en pacientes con cáncer

Es necesario, entre otras cosas, aumentar la ingesta de proteínas, como la carne, el pollo y el pescado.

Según la OMS, cerca de 80.000 personas, desde 2014, estarían afectadas por el cáncer. Foto: Semana.com

Durante la quimioterapia los pacientes diagnosticados con esta enfermedad tienden a padecer náuseas e inapetencia, ocasionando la desnutrición.

Según la nutricionista de la Universidad del Atlántico, María José Herrera, se deben mantener unas normas de higiene, una dieta variada en todos los grupos de alimentos y evitar excesos con la sal, los conservantes y los embutidos.

Por ejemplo, un paciente diagnosticado con melanoma, en el periodo de radiación, desayuna una harina sin procesar, como una arepa, con un lácteo y un dulce. De media mañana toma una fruta que sea baja en fibra, como una manzana. Almuerza una harina y carne cocidas, con una ensalada verde. En la tarde puede tomar un dulce, y de cena, un lácteo.

Antes de comenzar con la quimioterapia, los pacientes deben tener una valoración según su estatura, complexión y peso, y deben someterse a un régimen alimentario hiper-calórico e hiper-protéico, para evitar la pérdida de masa muscular.

Esto quiere decir, que el paciente debe aumentar en la dieta la ingesta de proteínas, como la carne, el pollo, el pescado, así como la ingesta de carbohidratos no procesados, como la papa, la yuca y el arroz.

Después del tratamiento con quimioterapia, los pacientes deben continuar con la dieta alta en proteínas y carbohidratos, ingerir alimentos suaves al paladar, y evitar cualquier preparación con fibra por la sensibilidad del sistema gastrointestinal.

Según un estudio de la Universidad Complutense de Madrid, si el tratamiento intensivo es efectivo, el paciente puede llegar a subir de peso desproporcionado, respecto a la estatura. De ahí la importancia de mantener una dieta hiper-calórica e hiper-protéica.

De acuerdo con la nutricionista, ambas dietas consisten en aumentar la cantidad de calorías y proteínas de un régimen, según las necesidades nutricionales de cada paciente (con cáncer o no), ya que lo que sería una dieta hiperprotéica e hipercalórica para una persona pequeña, no lo es para una persona de contextura grande.

De todas formas es necesario el acompañamiento nutricional durante todas las etapas del tratamiento, debido a la sensibilidad que puede presentar el organismo de los pacientes diagnosticados con cáncer.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.