Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/4/2015 10:00:00 PM

Sexo y felicidad

Tener relaciones sexuales es la actividad que más gozo les da a las personas. Sin embargo, incrementar su frecuencia generaría el efecto contrario.

Los economistas, especialmente aquellos que indagan sobre las cosas que hacen feliz al ser humano, han estado intrigados por el papel que el sexo juega en la satisfacción personal. Uno de los primeros aportes lo hizo el premio nobel Daniel Kahneman, al encontrar que la actividad que más placer generaba en las personas eran las relaciones íntimas. La peor, ir de la casa al trabajo.

Un estudio posterior hecho por David Blanchflower del Dartmouth College y Andrew Oswald de la Universidad de Warwick en Inglaterra, en el que participaron 16.000 personas, encontró además que un aumento de la frecuencia de los encuentros sexuales tendría una felicidad equivalente a consignar 50.000 dólares en el banco.

Estos dos trabajos demostraron que existía una relación positiva entre la frecuencia sexual y la felicidad, y por simple lógica se asumió que al aumentar la pasión el termómetro de la felicidad también subiría. Pero aún faltaba confirmar esta hipótesis. Finalmente, la semana pasada, un estudio lo hizo y sorprendió a todos con su conclusión: más sexo no llevó a más felicidad. Es más, aumentar la frecuencia de encuentros sexuales condujo más bien a un declive en el deseo y en el bienestar de la pareja.

El trabajo fue dirigido por el profesor de economía y psicología George Loewenstein, de Carnegie Mellon University, en la que participaron 64 parejas casadas, heterosexuales, de entre 35 y 65 años de edad. Todas fueron divididas en dos grupos: los que debían seguir teniendo relaciones sexuales en la frecuencia habitual y los que debían doblar el número de veces por semana de estos encuentros íntimos. Todos contestaron un sondeo sobre sus hábitos de salud, sus niveles de felicidad, el tipo de actividad sexual que tuvieron y el placer que esta les generó.

Las parejas a las que se les pidió más acción bajo las sábanas tuvieron, en efecto, más sexo, sin embargo, esto solo les representó apenas un pequeño aumento en la felicidad. Y no solo eso: reportaron menos deseo y una baja en la satisfacción sexual. Tanto hombres como mujeres manifestaron que las relaciones sexuales extra no fueron divertidas. Lo anterior indica que la relación sexo y felicidad no es tan simple como se creía. “Con solo incrementar la frecuencia sexual no se obtiene una prescripción para mejorar el nivel de felicidad”, dijo Loewenstein a SEMANA.

El experto explicó que el sexo por tarea, como sucedió en esta investigación, es un matapasiones, pues nada arruina más el placer que el deber. “Es lo que sucede cuando las parejas quieren tener hijos y le ponen horas a las relaciones para maximizar sus posibilidades de concebir”.

Muchos psicólogos recomiendan incrementar la frecuencia de las relaciones sexuales como antídoto para combatir el aburrimiento en la pareja. Pero lo más probable es que si el sexo es malo, incrementarlo no va a generar felicidad. Loewestein no se opone a esta solución pues considera que la mayoría de parejas hace el amor muy poco. Pero su estrategia es que en lugar de enfocarse en la cantidad, el foco se tenga en la calidad, lo que implica ser creativos para buscar un espacio que despierte la chispa del deseo. “Intenten nuevas cosas, hagan ejercicio, vístanse de manera sensual, contraten a una niñera, reserven una habitación en un hotel o encuentren un sitio aislado al aire libre…”, son algunas de sus sugerencias. Para él, es el placer del momento y no cada cuánto sucede lo que mejora el estado de ánimo de las personas.

Lo que dicen los estudios

En materia de sexo y felicidad la ciencia ha encontrado que:

1. El sexo, en particular el de calidad, produce felicidad.

2. El número óptimo de parejas sexuales es una.

3. Las relaciones sexuales no deseadas disminuyen el bienestar tanto para hombres como para mujeres.

4. Las infidelidades se asocian a menor felicidad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.