Lunes, 5 de diciembre de 2016

| 2016/06/28 21:16

¿Cómo hacer para que su matrimonio no fracase?

El año pasado en el país se presentaron 19.870 divorcios y sólo en el primer trimestre del 2016 se incrementaron las separaciones en 13 %.

Según la Superintendencia de Notariado y Registro de cada diez parejas que se casan, tres se divorcian y un 50 % lo hacen antes de cumplir los tres años de relación. Foto: Archivo SEMANA

Cuando una pareja decide contraer matrimonio generalmente no está pensando en separación. Por el contrario, habla de envejecer juntos, de los hijos, de los planes y metas del futuro. La ceremonia misma es pura felicidad, superada únicamente por la luna de miel.

Sin embargo, los procesos de divorcio han aumentado en el país. Según la Superintendencia de Notariado y Registro de cada diez parejas que se casan, tres se divorcian y el 50 % lo hacen antes de cumplir los tres años de relación.

La ciudad con mayor número de separaciones legales en el primer trimestre del año fue Bogotá (2.014), le siguen Cali (855), Medellín (576), Bucaramanga (332), Pereira (329), Barranquilla (296), Armenia (214), Pasto (142), Ibagué (140), Cartagena (131), Neiva (122) y Cúcuta (113).

Otros datos oficiales revelan que en el país se presentaron 8.484 divorcios y se realizaron 22.194 matrimonios civiles. Además, el año pasado en Colombia se presentaron 19.870 divorcios y en el primer trimestre del año aumentaron las separaciones legales en 13 %.

¿Por qué el divorció?

Álvaro Sierra, exprofesor de la Universidad de La Sabana, quien por más de 20 años ha investigado el matrimonio y por más de tres décadas ha asesorado a parejas, explicó a Semana.com que hay varias razones por las cuales los colombianos se divorcian.

Aunque es difícil generalizar, Sierra observa una la falta de disposición para afrontar dificultades. “Las parejas de esta generación prefieren escapar del problema. No buscan una solución para que el matrimonio permanezca”, aseguró.

Sierra también encuentra que las familias no están poniendo suficiente atención a la nutrición espiritual para el matrimonio. “Hay problemas de comunicación, que es fundamental para la solución de problemas. Las personas leen poco, la música que oyen y el consumo intelectual son pobres. Esto hace que la vida en familia sea más difícil”.

Otra de las razones que encuentra el experto para que los matrimonios fracasen es el egoísmo de las nuevas generaciones de parejas, el desconocimiento entre los esposos, la trivialización del noviazgo, las inseguridades, los miedos y el idealismo con respecto a la convivencia con otra persona.

¿Cómo no fracasar?

Sierra, quién escribió el libro Pero si nos queríamos tanto, recomienda reflexionar sobre la idea de que el matrimonio es un proceso y no un evento. “La felicidad es un proceso, no se alcanza en el momento de casarse”, afirmó.

Las familias, según Sierra, también deben enseñar a sus hijos a amar, a mostrar el valor de la familia y de enriquecerla: “No sabemos qué es amar. Nos engañan con las telenovelas, el cine y la literatura. Hay que reevaluar el amor, la ayuda mutua, el perdón, la motivación, la lucha, el servicio al otro, entre otras cosas.”

También dijo que para que un matrimonio dure es necesario decidir, dentro de los límites del respeto, hacer todo lo posible para que la familia se mantenga. “El enamoramiento dura tres años o menos. Uno decide amar independientemente de las emociones. Amar es decidir querer al otro”, explicó. También recomendó responder a estas preguntas antes de casarse:

1. ¿Mi pasado sentimental es, literalmente, ‘cosa del pasado’?

2. ¿Sexualmente me entiendo bien con mi pareja?

3. ¿Conozco el historial médico, físico o mental, de mi pareja y su familia?

4. ¿Estaría dispuesto a perdonar una infidelidad?

5. ¿Cómo peleamos y de qué manera resolvemos los conflictos?

6. ¿Mi pareja respeta mis creencias religiosas y yo respeto las suyas?

7. ¿Acepto la profesión de mi pareja y sus condiciones de trabajo?

8. ¿Tengo ideas semejantes con mi pareja sobre el manejo del dinero?

9. ¿Sé qué deudas, responsabilidades y bienes tiene mi pareja?

10. ¿He acordado con mi pareja cuántos hijos quiero tener y en cuánto tiempo?

11. ¿Comparto con ella el modelo de educación que quiero para mis hijos?

12. En caso de no poder tener hijos propios, ¿adoptaría?

13. ¿Mi pareja encaja bien en mi realidad socioeconómica y yo en la suya?

14. ¿Acepto a los amigos de mi pareja?

15. ¿Acepto a mi futura familia política y me relaciono bien con ella?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.