Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/24/2016 12:00:00 AM

Cómo saber de qué se va a morir

En Colombia cada vez más personas se hacen una prueba de ADN para conocer los males que pueden padecer en el futuro. Esta información ayuda a tomar medidas preventivas para evitar que aparezcan o al menos para detectarlos a tiempo.

“No tengo síntomas de ninguna enfermedad, pero en pocos minutos me dirán de qué me voy a morir”. Así definió Claudia Castro, una economista de 40 años, el momento en el cual le darán el resultado de una prueba genética a la que se sometió hace dos meses para conocer su riesgo de padecer ciertas enfermedades. El test en realidad no dice de qué se va a morir, sino cómo la programación genética la hace más o menos susceptible a ciertas enfermedades.

El impacto de lo genético pesa solo un 30 por ciento. Que estos riesgos se vuelvan enfermedades depende de otras variables como el estilo de vida, que aporta un 40 por ciento; los espacios y entornos saludables (si trabaja en una mina o cocina con leña) influyen 20 por ciento. Los servicios de salud y cómo ayudan a gestionar el riesgo ocupan el resto.

Conocer esta información será la base de la medicina preventiva. Si la gente sabe desde muy pronto su vulnerabilidad genética podrá adaptar su estilo de vida, y el sistema de salud también podrá enfocarse en prevenir en lugar de curar. Estas pruebas son hoy menos costosas. La primera secuenciación del genoma en 2003 costó cerca de 3.000 millones de dólares y hoy está en el orden de 1.000 dólares. Solo se requiere una muestra de saliva que se envía a España y Estados Unidos donde hacen el análisis.

La infancia es el momento ideal para hacer este examen, porque así se tendrá más tiempo para gestionar el riesgo. Los resultados se entregan físicamente y en un reporte digital en un sitio web al que se accede con clave para mayor seguridad. En la primera página están consignados los riesgos a enfermedades complejas, las que no solo se producen por factores genéticos sino también por estilo de vida, como la hipertensión. Esas enfermedades se agrupan en tres categorías: las de alto riesgo, “donde le pedimos al paciente concentrar el diseño del estilo de vida en el futuro”, explica Juan Carlos Granados, director médico de sistemas de salud de Rigs, una de las compañías que ofrece este tipo de análisis. Las otras son las de riesgo típico o intermedio y las de riesgo disminuido.

La segunda parte del informe menciona el riesgo de transferir una enfermedad genética a los hijos. “Si yo tengo el gen que la produce y voy a tener un hijo puedo verificar que mi pareja también la tenga”, dice el médico. La tercera muestra, la respuesta del cuerpo a los medicamentos según el perfil genético. Como algunas drogas no les hacen ningún efecto a ciertas personas, conocerlo de antemano serviría al sistema de salud para ahorrar mucho dinero.

Por último, el informe contiene lo que hace a cada ser humano único: el color de pelo, de ojos, piel, las probabilidades de llegar a una edad avanzada y hasta qué tanto le gusta el dulce.

“La ansiedad es grande porque imagino lo que podría pasar si mi mayor predisposición es el alzhéimer, un mal para el cual no hay prevención, tratamiento ni cura”, dice Castro. Por eso, un médico que explica el alcance de la prueba entrega los informes. Además, este se puede personalizar para que no se incluyan enfermedades mentales ni tumores. El riesgo de Claudia resultó ser cardiovascular: hipertensión (80 por ciento, es decir, ocho veces por encima de la media), diabetes e infarto de miocardio. “Si me hubiese hecho el examen a los diez años este riesgo habría salido igual. El problema de saberlo ahora es que hubiera podido adoptar un estilo de vida más sano mucho antes”, dice. El siguiente paso, por lo tanto, es entregarle el informe a su médico.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.