Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/30/2016 8:00:00 PM

12 consejos para que el Año Nuevo no se convierta en una tragedia

El reconocido siquiatra Edwin Herazo Acevedo presenta una serie de consejos para evitar que los momentos felices terminen en riñas o malentendidos.

Las celebraciones de Navidad y fin de año en Colombia, en las que el disfrute de niños y niñas está llamado a ser el eje, representan encuentros con familiares, viejas amistades y el retorno a lugares significativos en la historia de cada uno de nosotros.
Lastimosamente en esta época también acontecen hechos lamentables como las riñas entre miembros de las familias, parejas, amigos, vecinos y conocidos. Estas peleas, que a veces no tienen consecuencias físicas graves, dejan secuelas afectivas, rompimientos y profundas enemistades que alteran para siempre el mapa sentimental y relacional de las personas y pueden ocasionar problemas de salud mental.

De acuerdo con cifras de la Policía Nacional, este año entre la noche del 24 de diciembre y la mañana del 25 en Colombia hubo 54 homicidios y alrededor de 6.800 llamadas por riñas a los números de emergencia del país. Sólo en Bogotá, las autoridades distritales informaron de 1.700 riñas. Estos números dejan por fuera muchas otras violencias silenciadas como la violencia intrafamiliar y la violencia sexual, además de los 309 quemados con pólvora durante las fiestas decembrinas, de los cuales casi la mitad (153) son niños.

Resulta inaceptable que las fechas especiales del año en que se conmemoran los eventos más apreciados por los colombianos terminen siendo momentos marcados por tragedias, tal como sucede en Navidad, año nuevo, fiestas patronales, carnavales, festivales, celebraciones familiares, conciertos musicales, partidos de fútbol, fiestas populares y el día de la madre, festejo que aventaja en número de víctimas mortales, riñas y lesionados.

Para que estas festividades no tengan consecuencias negativas en usted, su familia, pareja, amistades, vecinos y demás personas allegadas, tenga en cuenta estas sugerencias:

- Recuerde que el centro de las celebraciones en este período del año son los niños y niñas.

- Disponga de un entorno seguro para los niños y niñas, en el que no tengan acceso a elementos o sustancias que les puedan ocasionar daño.

- No pierda de vista a los niños, ellos requieren supervisión permanente por un adulto responsable. De poco sirve decir después de que algo suceda “sólo lo descuide un segundo mientras….”.

- Enséñeles a los niños y niñas de su familia que los regalos son algo simbólico y no un medio de ostentación o de competencia con otros familiares, amistades o vecinos. Para ello, los adultos deben dar ejemplo.

- Cuando salga de paseo o de compras, recuerde que el disfrute de los niños es el eje de las celebraciones de fin de año, no los presione con horarios o rutinas estrictas propias de los adultos.

- El momento de la comida genera frecuentes disputas en las familias y tristes recuerdos en los niños al sentirse obligados a comer alimentos que no son de su agrado o comportarse como adultos en la mesa. Escoja un sitio cómodo para los niños, recuerde que no son pequeños adultos, son niños y el objetivo es que disfruten la salida a comer en familia.

- Por ninguna razón compre o manipule pólvora.

- Sea prudente con el consumo de alcohol, ya que altera la capacidad de juicio y toma de decisiones y nos expone a accidentes e imprudencias. El alcohol es una sustancia que facilita socializar y compartir; el exceso de su consumo puede arruinar lo que sería una hermosa celebración.

- Es mala idea aprovechar el consumo de alcohol para hacer reclamos o decir “verdades”. Esto puede ser el inicio de un conflicto con desenlaces inesperados.

- Cuando surjan conflictos o malentendidos tómese un instante para reflexionar antes de reaccionar. Recuerde que una discusión, un mal gesto o falta de cortesía en estos momentos puede generar resentimientos y disputas para siempre. Es preferible esperar otro momento para las aclaraciones del caso. Eso brinda la oportunidad de que la situación se enfríe.

- Si percibe que la situación se está saliendo de control, tal vez sea el momento de irse a descansar.
Sea respetuoso y tolerante con las personas que comparten con usted estas festividades.

(*) Médico psiquiatra, magíster en bioética, magíster en historia, candidato a doctor en salud pública. Director del Instituto de Investigación del Comportamiento Humano.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.