Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/3/2017 10:11:00 AM

¡Este año sí!: Recuperar viejas amistades

Las psicólogas Rochy Vargas y Sandra Bello Mengual aseguran que en ocasiones los seres humanos evitan afrontar un conflicto para escapar del malestar del enojo y la pena de reconocer los errores.

Cuando estamos terminando el año tenemos la oportunidad de pensar en esas personas que por algún motivo ya no están en nuestras vidas. A veces dudamos si debemos llamarlas porque las extrañamos, pero por temor u orgullo no nos atrevemos. Quisiéramos recuperar viejas amistades, pero no sabemos cómo hacerlo. La dificultad aparece cuando lo que estamos evitando es el malestar emocional del conflicto y pensamos “si no vas a ganar la pelea, retírate y que se pierda la relación”.

Recomendamos: Pedir perdón y saber perdonar: una forma de trabajar el ego

La importancia de la reconciliación

Recuerde que el perdón y la reconciliación son la forma en la que podemos recupera los vínculos que para nosotros son importantes. Reconciliarse implica: aprender a ser más efectivo y regulado emocionalmente, implica mostrar mayores habilidades de empatía, toma de perspectiva, identificación de consecuencias sociales, mayor efectividad conductual y otras funciones superiores que tenemos los humanos en nuestro repertorio pero que a veces son difíciles de desarrollar por las oportunidades personales o culturales que tenemos para hacerlo.

Estas ocasiones son oportunidades de aprendizaje increíbles. Tiene ventajas a nivel de nuestro sistema inmunológico, nuestro ánimo en general, nuestro autoconocimiento, auto valoración y sentido de competencia social, nos ayuda a ser más flexibles y respetuosos de los otros y de nosotros, permite satisfacer necesidades, lograr objetivos y desarrollar potencialidades.

Sugerimos: Aprendiendo a perdonar

¿Cómo reconciliarnos?

Es importante, antes que nada, establecer si la relación que quiere recuperar es sana o nociva. Es una relación que no debería recuperar cuando se corta porque de alguna manera pone en riesgo su integridad personal, a nivel físico, económico, sexual o emocional. Es decir, si hay algún tipo de violencia presente.

Si se trata de relaciones importantes, sanas, significativas, que se dejan inconclusas después de un conflicto, hay que ver qué es lo que está ocurriendo y si está evitando a la persona por lo que le pueda decir, por una nueva confrontación o eventos privados (emociones, pensamientos) que le incomodan.

Aprender a concluir, si es el caso, y cerrar en paz es uno de los principales aprendizajes en las relaciones con otros, pero es de lo más difícil de hacer. Ahora, si la relación es importante, ¿por qué dejarla inconclusa?, ¿vale la pena?, ¿es importante para usted? Muy seguramente sí, entonces, ¿qué hacer para recuperarla?

Es importante identificar qué emociones son las que están presentes (rabia, tristeza, indignación, temor, sorpresa, vergüenza, frustración) y considerar cómo hubiera querido resolverlo. Es decir, cuál era el punto que quería solucionar, expresar o al que quería llegar en un acuerdo (a veces este es el paso más difícil del proceso y no sobra algo de ayuda profesional). Al tener claro esto, hay que pasar al siguiente nivel; crear la oportunidad para acercarse.

Casi siempre puede crear una oportunidad de acercamiento siendo un poco arriesgado. Esto significa que tiene que actuar. En términos de Polk y Schoendorff (2014), se trata de moverse de la zona de confort. Debe intentar algo, sin perder todo el impulso en la planeación de la situación perfecta, y sin perder su propio estilo.

También hay que tener en cuenta en las relaciones ser compasivo y autocompasivos, ya que es la forma en la que nos relacionamos con nosotros mismos y con otros. Esto puede ser la base de la curación emocional, lo que aporta mayor bienestar emocional a nuestra vida cotidiana y mejora nuestras relaciones personales. 

Puede leer: "En la vida real las amistades se van diluyendo. En Facebook, la señal del fin de la amistad es clara"

Es más costoso de alguien que realmente nos importa, que además sigue en el círculo de familia, amigos, trabajo, y con quien necesariamente tenemos contacto.

Piense que quizás está distanciado de alguien hace mucho tiempo, y que en ése tiempo esa persona que pudo haber cambiado y seguramente usted también lo ha hecho. Eso es una oportunidad para acercarse.

Cuando tenemos clara la situación que queremos resolver, la emoción que nos genera, y la importancia de la relación, podemos tener una perspectiva más amplia para que se nos ocurran ideas para acercarnos. Cuando tenemos la oportunidad, entonces tenemos que buscar la manera de expresar, de forma pacífica y asertiva, nuestro punto de vista y entrar en una negociación gana-gana, de ser posible. Si no, es una oportunidad de soltar en paz, libertad y con afecto.

*Por: Rochy Vargas y Sandra Bello Mengual: Magister en Piscología Clínica/Magister en Piscología Clínica.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.