Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2001/11/05 00:00

Contra el tiempo

La mayoría de personas se ven más viejas de lo que en realidad son. Un experto explica cómo controlar el desfase entre la edad biológica y la cronológica.

Contra el tiempo

“A ti no te pasan los años”, es el mejor cumplido que puede escuchar cualquiera después de cumplir los 30 años. Pero la verdad es que en la mayoría de ocasiones ese piropo es una simple frase para quedar bien y nada tiene que ver con la realidad. De hecho, los casos de personas que se ven mucho más jóvenes de lo que son se cuentan con los dedos de las manos. Un ejemplo es Catherine Deneuve, la actriz francesa que a sus 56 años tiene la apariencia de una mujer de 45. El escritor argentino Julio Cortázar publicó su famosa novela Rayuela a los 52 años y en ese entonces parecía un adolescente de 18. También está la reina madre de Inglaterra, quien a sus más de 100 años tiene el vigor y la apariencia de una abuelita de 80. El actor Michael J. Fox, protagonista de Spin City, ha contado con la misma suerte de ellas. Actualmente tiene 41 años pero todavía encarna en sus películas a hombres menores de 30 años. Y para no ir más lejos está el caso del embajador de Colombia en Washington, Luis Alberto Moreno, que refleja muchos años menos de los que tiene.

Pero estas son las excepciones. Un científico especializado en el proceso de envejecimiento acaba de concluir que el caso más común es el contrario, es decir, el de las personas que aparentan más edad de la que registra su cédula. Aún más, según el científico la edad biológica siempre le toma la delantera a la cronológica

Saber el misterio que yace detrás de este fenómeno ha sido durante 10 años uno de los intereses del científico canadiense David Wikenheiser. Luego de trabajar en el tema ha concluido que la excepción son las personas que se ven jóvenes para su edad pues la mayoría van 15 años adelante en la biológica respecto de la cronológica. “Todo el mundo ha visto gente que tiene 30 años y parece de más de 40 y otros que tienen 70 y se ven como de 50”.

El proceso de envejecimiento está condicionado por la genética. Es mucho más probable vivir más tiempo si los antepasados también lo hicieron. Pero además de esto hay un factor medioambiental y de estilo de vida que hace que ciertos organismos se deterioren más rápido que otros.

Para saber a ciencia cierta la edad aparente y la real este experto desarrolló un test que indaga sobre el estilo de vida de las personas. El cuestionario incluye preguntas sobre la dieta diaria, la sal, el movimiento intestinal, el sueño y las bebidas alcohólicas que ingieren las personas. En estos aspectos cotidianos es en los que él cree que se marca la diferencia entre parecer más joven o más viejo. Se trata, además, del factor más susceptible de modificar para poner en reversa el proceso de envejecimiento. Wikenheiser asegura que es posible quitarse 10 años de edad biológica comiendo en forma más saludable, haciendo ejercicio y controlando mejor el estrés. “Es difícil alterar los genes pero comiendo lo correcto y tomando suficiente agua para eliminar las toxinas en tres meses la persona puede sentirse más joven”.

Si se tratara de buscar un culpable del envejecimiento se debería señalar a los radicales libres, unos compuestos oxidantes que se generan en el metabolismo de la célula como una reacción a la polución, a los rayos ultravioleta, al estrés, al cigarrillo, al alcohol y a los pesticidas. Por fortuna los antioxidantes neutralizan el efecto devastador de los radicales libres en el cuerpo. Wikenheiser recomienda el uso de multivitaminas y antioxidantes aun si la persona siente que está consumiendo suficientes verduras y frutas. “Cada vez se encuentran menos minerales esenciales en el suelo y, por lo tanto, en los productos que comemos tampoco están en grandes cantidades”, afirma.

Una última recomendación del experto es: comer tres veces al día, ingerir las grasas debidas e investigar qué tipo de amalgama tienen las calzas de sus dientes. Algunas de ellas no son estables y pueden contribuir a aumentar los niveles de metales tóxicos en el cuerpo.

Y por si quedan dudas, cualquiera puede obtener una copia del test escribiendo a info@savant-health.com. Es muy probable que luego de tomar las recomendaciones de Wikenheiser le digan por todas partes: “Cómo estás de conservado”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.