Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/29/1993 12:00:00 AM

COPIAS HUMANAS

El anuncio de clones de embriones humanos obtenidos en laboratorio plantea un escenario digno de la ciencia ficción y desata una acalorada polémica mundial.

EL NIñO, CUANDO NACE, NO TIENE PAdre ni madre, sino solamente un dador del cual es un duplicado genético exacto. En vez de un individuo nuevo y único, tenemos la repetición de uno ya existente"... Esta frase, escrita hace 15 años por Ira Levin en su novela de ciencia ficción "Los niños del Brasil, puede hoy aplicarse a la realidad. Los clones humanos -individuos genéticamente idénticos- han pasado de ser un tema exclusivo del cine y la literatura pa ra convertirse en noticia de primera página. La semana pasada, dos investigadores de la Universidad George Was hington de Estados Unidos, lograron duplicar embriones humanos en un laboratorio.
La noticia ha conmocionado al mundo y desatado una acalorada polémica moral sobre hasta dónde puede la ciencia manipular la vida y cuáles deben ser las restricciones. El Vaticano condenó el experimento tras calificarlo de "perverso", y de "histo ria de horror", y su órgano oficial, el Osservatore Roma senaló que es una experiencia "que humilla a toda la humanidad'. Pero mientras los especialistas en bioética ponen el grito en el cielo y lo ven como una pesadilla que nunca ha debido suceder, algunos científicos lo proclaman como el surgimiento de una nueva era en la historia de la procreación artificial.
La verdad es que este temido paso estaba pronosticado desde hace 15 años, cuando nació -en julio de 1978- Louise Brown, la pri mera bebé probeta. El inicio de la fertilización in vitro no sólo representó una buena noticia para las parejas infér tiles sino que despertó un interrogante ético sobre el cual hoy todavía no hay respuesta.
Desde entonces 15 mil seres humanos han sido concebidos en un laboratorio, pero la manipulación de embriones ha abierto opciones que éticamente son aún muy cuestionadas y que llegan a su punto culminante ahora, cuando los científicos han lo grado embriones genéticamente idénticos y señalan que es posible, con la información genética de uno, triplicarlos o cuadru plicarlos.
Esto, que ocurre en forma natural en los humanos en el caso de los mellizos, trillizos, etc., se realizó por primera vez en un laboratorio. Y aunque la creación de clones humanos ha sido una oculta tentación científica, es la primera oca sión en que un hecho de esta naturaleza es reportado. Eso fue lo que hicieron los doctores Jerry Hall y Robert Still man, en un reciente encuentro de la Sociedad Americana de Fertilidad, en Montreal (Canada). Los científicos, que trabajan en programas de fertilización in vitro, estaban tratando de idear un método para obtener más embriones para implantar cuando las parejas no producen un suficiente nú mero para su fertilización. "Si una mujer sólo tiene un óvulo fecundable, las posibilidades de embarazo son del 10 por ciento. En cambio, si se reproduce el embrión en cinco ejempla res, las probabilidades aumentan en forma espectacu lar", dice Stillman.
La duplicación de embriones no representa, sin embargo, el descubrimiento de una nueva técnica. Los clones animales son un procedimiento común para obtener ejemplares genética mente idénticos. El método consiste en dividir el em brión una o más veces y dejar que el nuevo grupo de células se desarrolle para implantarlo en una hembra.
Pero hasta ahora esta técnica no había sido aplicada en humanos. Hall y Stillman tomaron 17 embriones descar tados para implantación por anormales y los subdividie ron en 48. Y si bien estaban en el estado de solo unas pocas células y no se iban a implantar en el útero de una mujer, con ello dieron el más osado paso hasta ahora en manipulación genética. Ante el escándalo, los investi gadores se apresuraron a aclarar: No teníamos intenciones de ir más alla. No nació ningún niño. Pero si la sociedad no desea que los científicos sigan este camino, será mejor iniciar un debate ético ahora, antes de que alguien pase a la acción" .
Esta acción es lo que les ha puesto a muchos la piel de gallina. El dilema no es de poca monta. Con los avances de la fertilización in vitro, que hacen posible la congelación y almacenamiento de embriones para ser usados posteriormente, podría ser posible que las parejas decidieran tener todos sus hijos genéticamente idénticos. Bastaría congelar los clones de los embriones del primero para utilizarlos años después y obtener así "gemelos" de diferentes edades. Aunque algunos ex pertos en fertilidad han defendido esa idea, los eticistas señalan: y, si por el contrario, a los padres no les gusta su primer hijo, mandarían a destruir los embriones? Pero el asunto es aún más complicado. Como explicó un experto en bioética, podría llegar el caso en que se elige a un niño "perfecto" y se tienen a otros 10 iguales congelados en nitrógeno. Es más: podrían venderse los embriones sobrantes a las parejas infértiles, quienes verían desde antes cómo será el niño que se producirá con ese embrión.
Las perspectivas pueden ser, incluso, más espeluznantes en la era de los trasplantes. Cabría la posibilidad de que los padres guar daran las copias de los embriones de su hijo para que, si éste requiere un órgano de reemplazo, la madre dé a luz a un gemelo idéntico, que sería el donante perfecto. Y esta no es una especulación.
Hace unos años fue ampliamente debatida en Estados Unidos la decisión de una pareja, que encargó otro hijo únicamente para salvar la vida de la mayor, una quinceañera quien necesitaba un trasplante de médula espinal. Se ha dicho también que podría darse el caso de que los padres congelaran un embrión "de reserva" para obtener el reemplazo idéntico de su hijo en caso de que este muriera.
La alternativa de reproducir embriones humanos genéticamente idénticos plantea un escenario digno de la ciencia ficción y todo tipo de interrogantes, que van desde el derecho de todo ser humano a su individualidad hasta los derechos de los padres a controlar sus propios embriones. Hoy no son pocos los que se preguntan: "qué sucederá si a alguien le dá por multiplicarse en seres genéticamente idénticos? "El ambiente también juega un importante papel -señala un bioeticista que ha terciado en la polémica-. Usted puede tomar 100 embriones de Hitler y criarlos, pero nunca conseguir un Hitler de nuevo". Sin embargo, aunque quienes trabajan en procreación artificial aseguran que no tienen intenciones de duplicar embriones humanos, nadie puede afirmar que no aparezca un doctor Mengele que, como en la novela de Levin, quiera inundar el mundo con sus clones. El primer paso de la micromanipulación ya se ha dado.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.